Hace ya una semana España se despertó con unas noticias que sorprendían a muchos, el PSOE presentó un anteproyecto de ley para eliminar gradualmente el dinero en efectivo en España. Desde entonces BeInCrypto ha recibido una multitud de opiniones al respecto. Analizaremos las razones que hayan podido motivar tal medida como sus consecuencias pueden afectar a la ciudadanía.

Hace una semana El PSOE presentó un anteproyecto de ley para eliminar gradualmente el dinero en efectivo en España. Este tema levantó ampollas tanto en la ciudadanía como en las instituciones, obteniendo una rápida respuesta del Banco Central Europeo (BCE) reprimiendo al gobierno español aclarando que remover el efectivo no era legal y escapaba sus competencias.

Con todo el revuelo causado y con el veloz revés de la institución responsable del euro, el anteproyecto de ley tiene varios indicios de tener muy poco recorrido político como funcional. Aún así, la sola mención de dicha medida supone una advertencia de cómo un gobierno podría cambiar las vidas del ciudadano afectando al dinero per se. BeInCrypto preguntó a varios expertos de la industria blockchain, cripto, jurídico, económico como tributario para escuchar diversas voces y puntos de vista.

El control absoluto del fraude pero también el fin de la privacidad financiera

La retirada del efectivo tiene un claro objetivo, eliminar uno de los medios más comunes utilizadas para el fraude. El dinero en efectivo no se puede rastrear, siendo uno de los instrumentos más comunes para defraudar al estado o para evadir impuestos. Como comentó Javier Antonio Bravo, Docente en el Master de Blockchain de la Universidad Europea Miguel de Cervantes y Nodo Economía en Blockchain España:

La motivación principal de esta medida es la lucha contra el fraude fiscal, el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo

En España, parte de este fraude fiscal es conducido por una economía paralela. Es bien conocido su extensión y práctica casi sistemática de la llamada economía sumergida. Varias profesiones como la construcción, hostelería o servicios del hogar  entre muchos otros son industrias que tienen un alto porcentaje de dinero negro o dinero B. Como comentó Cristina Carrascosa, Abogada fiscal y parte del Core Working Group EU Blockchain Observatory:

(La medida) Afectará a la economía sumergida, sobre todo. Creo que la mayoría de la población ya utiliza medios digitales de pago y que el cambio para este gran sector, no va a ser muy diferencial. Sin embargo, para la parte de la economía sumergida supondrá su total eliminación, y el control casi absoluto del fraude.

Erradicar el fraude es claramente una ventaja del cual se beneficia un gobierno como la sociedad bajo ese sistema. La economía sumergida acarrea y estimula la famosa precariedad que ha caracterizado a España desde la crisis del 2008.

En contraste, le proporcionaría a un gobierno un poder de control sin precedentes, el control absoluto del dinero. Cualquier gasto sería registrado por un sistema digital en la que el gobierno podría acceder. Como comentó Eneko Knörr, cofundador en Onyze y angel investor:

es muy peligroso que los gobiernos nos vayan llevando hacia un control total. Yo soy de tarjeta, ya no llevo cash para nada, pero creo que hay que trabajar para eliminar la economía sumergida sin llegar a extremos.

El miedo que el estado obtenga un poder tan implacable viene dada por el temor a la condición humana y sus abusos de poder. Para algunos como Javier Pastor, CSO de Bit2me, está en juego la integridad de la privacidad. El poder del control absoluto financiero por parte de un gobierno podría virar fácilmente a un control de la ideología, declarando que estaríamos ante una:

pérdida de privacidad también sería un medio de censura y de control contra pensamientos opuestos al propio poder.

Abriendo la puerta para instaurar los tipos de interés negativos

La crisis económica derivada por los efectos de la pandemia del coronavirus ha traído consigo varios efectos colaterales. En primer lugar, una impresión de dinero fiat sin precedentes por todo el globo, siendo los estadounidenses los líderes pero seguidos por el BCE en Europa con “sólo” 1,35 billones de euros.

Estas ayudas están diseñadas para paliar la situación actual, pero obtendrán un efecto muy claro que nadie discute, la inflación. Por ello, no sería de extrañar que el gobierno haya querido promover esta medida ya que se va a ver obligado a una mayor presión fiscal hacia los ciudadanos para recaudar fondos que necesitará por los gastos astronómicos que haya podido suponer los ERTE u otras medida extraordinarias. Ante esto recalcó Alberto Toribio,

Embajador de Crytoplaza, que el estado le parecía interesante esta medida debido a la:

fuerte presión fiscal que sufre el el estado del bienestar en este momento debido a las medidas de estímulo económico y de protección social.

Desde hace tiempo el sistema fiduciario está podrido y ha mostrado varias señales de agotamiento. Como ya informó BeInCrypto, hace 7 meses en Alemania algunos bancos han comenzado a ofrecer intereses negativos debido al crisis del sistema. Básicamente, los bancos cobrarían a los clientes por tener dinero en sus cuentas bancarias. Pastor ve en la eliminación del efectivo una buena escusa para poder instaurar los intereses negativos de la manera más eficaz:

Permite instaurar los tipos de interés negativos, el dinero en efectivo mantiene el valor nominal de los ahorros, si los gobiernos se financian con este modelo, no podríamos controlar los depósitos bancarios con libertad, ya que nos veríamos obligados a usar las cuentas para poder transferir. Si los bancos financian a empresas ruinosas con intereses negativos estaría subsidiando compañías que tienen pérdidas. Si los clientes no podemos disponer del dinero en efectivo, el banco nos puede trasladar esas pérdidas a los usuarios finales.

En toda crisis hay una oportunidad

Es bien sabido que en las crisis hay pocos victoriosos y cambios drásticos en la sociedad que después no son revertidos. Con la crisis derivado por el coronavirus, varios países, entre ellos España, han anunciado aplicaciones para controlar la geolocalización de todos sus ciudadanos.

Seguramente exista una intención bondadosa que es utilizar la tecnología a favor de la sociedad para ayudar erradicar el Covid-19. Sin embargo, ¿Quién garantiza que después no se seguirá utilizando esta herramienta con otros fines? Con esta medida puede que algunos organismos hayan visto una oportunidad de oro para aplicar un mayor control financiero y el momento oportuno para eliminar el efectivo de manera abrupta como apunta Knörr:

Alguien habrá visto que ya es posible técnicamente eliminar el efectivo y se habrá tirado a la piscina.

Zonas rurales, la juventud como los mayores serían los más afectados

El anteproyecto de ley afectaría todos de manera universal, sin embargo existiría unos grupos más vulnerables que otros, como aclara el economista tributario Bravo:

Jóvenes de 18 a 24 años y los mayores de 64 años, siendo el grupo de jóvenes de 18 a 20 años los que más utilizan el efectivo, con un 97,9%.

En la vida urbana el pago con tarjeta está muy extendido pero en varias partes rurales de España los sistema de pagos digitales no están tan extendidos. El problema no es tan sólo técnico sino cultural, como prosigue  Bravo:

Además, hemos de tener en cuenta que el uso de medios de pago distintos del efectivo requiere de una serie de competencias tecnológicas de las que ciertos grupos sociales carecen, bien sea por su edad, bien sea por su educación.

Por ello, esta medida beneficiaría de nuevo a las gran urbes reforzando más si cabe la narrativa de la “España vacía”.

¿Cómo encaja las criptomonedas en este nuevo escenario?

En todas las intervenciones queda claro que las criptomonedas de una manera u otra les afectaría la medida, por lo general en positivo. Toribio no ve que las criptomonedas pudiesen ser utilizadas para un medio de pago en el estado actual:

El principal uso de las criptomonedas en la actualidad no es el de medio de pago sino el de servicios de inversión.

Otros piensan que los criptoactivos permanecerían en el mismo estatus sin verse afectadas por la medida, pero que a la larga si serían interesantes por la crisis actual del sistema fiat, como dice Carrascosa:

Creo que no habrá afectación. Es decir, el sistema fiduciario ni beneficia ni perjudica a cripto por ser más o menos digital. Otra cosa distinta es que el sistema fiduciario atraviese crisis, momento en el cual ha quedado patente que las criptomonedas se ven beneficiados pues se convierten en valor refugio.

Un aspecto que la comunidad cripto apoya es que este tipo de propuestas pueden hacer despertar en la ciudadanía un sentimiento de control absoluto por parte de los gobiernos y forzarles a buscar alternativas como las criptomonedas, como apunta Pastor:

El carácter descentralizado y poder de soberanía sobre la riqueza, van a hacer que muchos se planteen almacenar valor en este tipo de dinero.

Varias personas podrían sentir su libertad siendo coaccionada en contra de su voluntad, haciendo crecer el interés por las criptomonedas como Bitcoin, un símbolo de la libertad financiera real, ante esto Knörr señala:

Hay quien ve una voluntad de control por parte de Estado, y quien quiera ser “libre”, si no hay efectivo, verá en las criptomonedas esa libertad.

Pastor apuntaló esta idea obviamente al ser una de las grandes bazas de la comunidad cripto y al representar uno de los ideales básicos detrás de la creación de Bitcoin:

usar Bitcoin como refugio y garantía de que nadie pueda meter la mano en tú cuenta bancaria. La impresión de dinero y potencial devaluación FIAT es otra razón.