Según una investigación, realizada por el Deutsche Bank (DB) que analiza el futuro de los métodos de pagos una nueva infraestructura es urgente. La conclusión es que el efectivo sorprendentemente sobrevivirá, mientras que las tarjetas de crédito y débito desaparecerán por el auge de los pagos digitales.

En los años noventa las innovaciones ayudaron a desarrollar Internet y ahora el mundo no se podría entender sin Internet. Las innovaciones actuales de blockchain, ayudarán de la misma manera el avance de las criptomonedas, pagos P2P y servicios de pago digitales.

En el próximo decenio, los pagos digitales y sus plataformas tienen un camino allanado y muy brillante, mientras que las tarjetas físicas de crédito y débito desaparecerán paulatinamente.

Plataformas de pago con tarjetas en peligro de extinción

Un tema caliente que parece que seguro que transformará los pagos digitales serán las liquidaciones del efectivo entre el banco y los comerciantes, el informe de DB declara:

El desarrollo de los pagos entre pares y las carteras electrónicas para facilitar las transferencias no monetarias entre personas perturbará las plataformas de tarjetas. Una aplicación puede conectarse directamente a una cuenta bancaria y asegurar que se finalicen los pagos de los monederos electrónicos. Si estas plataformas se utilizan ampliamente para las transacciones comerciales, entonces también podrían acortar los negocios que suministran tarjetas a los consumidores.

Este es un ejemplo de cómo la tecnología se come a intermediarios, en este caso el proceso de pago. Seguramente veamos movimientos hacia la digitalización por parte de empresas especializadas en métodos de pagos con tarjetas como Visa y Mastercard, que por ejemplo se unieron al proyecto de Libra para después retirarse debido a los problemas regulatorios.

Bancos comerciales y plataforma de tarjetas primeros afectados

Estas plataformas en funcionamiento sólo reforzarán el uso de las criptomonedas al tener un medio sólido en el cual desenvolverse. Las monedas digitales pueden perturbar y cambiar el sistema existente porque se comercian de igual a igual sin necesidad de un banco comercial o una plataforma de tarjetas.

Las criptomonedas abren varias fronteras para que un usuario pueda no sólo saltarse el paso de utilizar una plataforma de pago, sino en varios casos ser su propio banco.

La necesidad de tener el patrimonio en un banco era originalmente para la seguridad, posibilidades de ahorro con intereses y una plataforma del cual se pueda transferir fondos a otras personas sin la necesidad de llevar efectivo encima. Las criptomonedas hacen temblar todas estos razonamientos.

Actualmente los bancos están pasando una mala etapa y empieza haber casos en los que se ofrece intereses negativos a sus clientes como ha pasado en Alemania, básicamente cobran dinero por tener sus ahorros en el banco. Esto puede despertar la curiosidad de clientes en búsqueda de alternativas como las criptomonedas.

Ante esta situación ya frágil para los bancos, hay que añadir que las finanzas descentralizadas (DeFi) están creciendo a niveles vertiginosos y atrayendo a nuevos inversores.

La combinación de todos estos factores fuerza a los bancos a mutar y adaptarse a los nuevos retos o poco a poco ir perdiendo clientes.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

China e India a la cabeza de pagos digitales

Los pagos digitales no es una fantasía, aunque en occidente aún falta mucho por recorrer, varios países emergentes como China e India están a la cabeza del mundo en el desarrollo de los servicios de pago digital, el informe cita:

“Podemos deducir mucho sobre el futuro de los pagos a partir de los acontecimientos en China, donde el país está desarrollando una infraestructura de pagos digitales líder en el mundo. Allí, el valor de los pagos en línea equivale a tres cuartas partes del PIB, casi el doble de la proporción en 2012. Hoy en día, poco menos de la mitad de las compras en tiendas en China se realizan a través de una cartera digital, muy por encima de los niveles de los mercados desarrollados”.

Occidente se está quedando atrasada con problemas internos en Europa mientras que Estados Unidos y Trump siguen sin regular o enfatizar esta industria. En el otro lado, China se ha decidido a promover la evolución de blockchain, el cual puede suponer que China le  robe el status de líder tecnológico a Estados Unidos.

El dólar en peligro de extinción

El dólar siempre ha sido la divisa dominante en el mercado global. Aún es muy poderoso, pero la irrupción de las criptomonedas, la intención de China de ser la potencia número uno y la creación de la moneda digital estatal de China hacen peligrar el estatus del dólar.

En este punto la investigación de Deutsche Bank predice:

“A medida que China (y la India) desarrollen estrategias electrónicas, cripto y estrategias de P2P, el epicentro del poder económico mundial podría cambiar. China está trabajando en una moneda digital respaldada por su banco central que podría utilizarse como una herramienta de poder sutil o duro. De hecho, si las empresas que hacen negocios en China se ven obligadas a adoptar un yuan digital, sin duda se erosionará la primacía del dólar en el mercado financiero mundial”.

El debate sobre la regulación de las criptomonedas está en la mesa desde hace mucho, sin llegar a ninguna resolución. Mediante los bancos centrales e organizaciones crean nuevas medidas para crear sus propias criptomonedas, la regulación está estancado y empieza a ser algo indispensable.

La actual presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, dice lo siguiente al respecto:

“Mi convicción personal sobre el tema de las stablecoins es que es mejor que nos adelantemos. Hay claramente una demanda ahí fuera a la que tenemos que responder.”

En el Foro Económico Mundial de Davos, en una mesa redonda organizada por Sheila Warren (líder de blockchain del Foro Económico Mundial), apoya la misma idea:

Los gobiernos occidentales deben abordar y emitir normas reglamentarias antes de que la interrupción tecnológica y los cambios en los servicios de las economías emergentes creen una crisis potencial.

Adopción de las criptomonedas

Por último, el informe de DB habla de la futura adopción:

“Para ganar esa legitimidad, las criptomonedas deben lograr la estabilidad de los precios y ofrecer ventajas a los comerciantes y consumidores. También deben permitir un alcance global en el mercado de pagos. Para ello, deben forjarse alianzas con los principales interesados: aplicaciones móviles, proveedores de tarjetas y minoristas”.

Leyendo este apartado lo interesante es que no se pone en duda la adopción de las criptomonedas.

Para que la regulación se ponga de acuerdo, varios organismos y entidades privadas tendrán que ponerse de acuerdo en un marco legal que incluya las criptomonedas. Las criptomonedas son en su mayoría descentralizados y no conocen fronteras, por ello la regulación tendrá que ser global, un nuevo reto para este mundo globalizado.