El Banco Central Europeo (BCE) ha contestado a la propuesta no de ley del PSOE de eliminar el dinero en efectivo con una advertencia de que dicha acción no está permitida. ¿Saldrá esta propuesta a la luz o se quedará en el banquillo?

El sábado 13 de junio, una noticia provocó el sobresalto de varios ciudadanos españoles. El PSOE tiene la intención de presentar una nueva medida ante el congreso para eliminar gradualmente el efectivo en España. Ante esta extraordinaria medida, el BCE no ha tardado en responder con un sólido mensaje contra la medida realizada por el partido socialista que actualmente gobierna en España.

El BCE considera la medida “desproporcionada”

Para el BCE, la autoridad monetaria sobre el euro, consideran esta medida completamente “desproporcionada” por diversas razones.

Los colectivos sociales más vulnerables sufrirían el mayor impacto

El argumento más sólido para el BCE es que perjudicaría a los colectivos sociales más vulnerables: como los ancianos, inmigrantes y las zonas rurales.

Una medida de este tipo chocaría de frente contra el movimiento surgido en las últimas elecciones españolas de la “España vacía”, que busca proteger al aislamiento de las zonas rurales por su abandono, de la que el Partido Socialista Obrero Español presentó como una de sus en sus propuestas estrellas de gobierno.

En el plano europeo la medida ataca directamente al tratado de la Unión Europea, que garantiza y aboga por el uso de efectivo y de monedas, y podría ser considerada como una acción fuera del espectro de control del gobierno español, al no ser de su competencia sino del organismo europeo.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Las comisiones por pago por transferencias y por el uso de tarjetas serían obligatorias

Adicionalmente, el BCE subraya que el uso obligatorio de las tarjetas como medio de pago proporcionaría un poder ilimitado a los bancos, ya que los ciudadanos no podrían eludir las comisiones impuestas por las transacciones al no haber otro medio de pago. Un aspecto muy relevante teniendo en cuenta que España es uno de los países de la Unión Europea con las comisiones bancarias más altas de Europa. [Diario16]

No habría un plan de respaldo si el sistema fallase

La advertencia del BCE se enfoca también en tener una dependencia completa en los pagos digitales y las repercusiones si habría un fallo en la red o se cayese el sistema durante varias horas.

Eliminar el efectivo no ofrecería un plan B si “las infraestructuras técnicas subyacentes utilizadas por los proveedores de servicios de pago” fallasen, básicamente si Internet o el suministro eléctrico. En el caso de un fallo generalizado o localizado inmovilizaría por completo la economía.

Ministerio de Hacienda de España y sus nuevas medidas limitadoras

Paralelamente el Ministerio de Hacienda está preparando una reforma legal para cambiar el límite de pagos en metálico entre particulares de 2500 a 1000 euros. Estas medidas están diseñadas para un mayor control por parte del fisco y por ello una mayor recaudación de impuestos, un dinero muy necesitado por parte del gobierno debido al gran gasto provocado por el coronavirus.

Parece que hay una intención clara por parte del gobierno español de aprovechar la oportunidad, provocado por el Covid-19, para digitalizar y controlar la fiscalidad de los ciudadanos.

Mientras tanto, existen nuevas leyes que se enfocan en las criptomonedas que pretenden un mayor control sobre ellas, mostrando señales de que el gobierno español parece dislumbrar un futuro en el que sólo existirán los pagos digitales, en las que las criptomonedas cobrarán una mayor relevancia.

Muchas criptomonedas como Bitcoin, ofrecen una libertad financiera en la que el ciudadano puede convertirse en su propio banco y en la que las comisiones son ridículas, sin que un gobierno tutele sus acciones. Las medidas cubiertas en este artículo pueden suponer argumentos para que los ciudadanos comiencen a buscar alternativas independientes a un control total por parte del gobierno de algo tan esencial para la sociedad, el dinero.