El mes marzo del 2019 será recordado como una fecha funesta para la mayoría de los venezolanos. Uno de los apagones generales más fuertes que hayan acontecido en la historia moderna global paralizó al 80% del país durante días enteros. ¿Cómo se vieron las criptomonedas en medio de esta situación?

Jueves 07 de marzo, eran cerca de las 5 de la tarde en el horario venezolano. Se estaba por concluir una jornada laboral en medio de la complicada situación económica y social por la que atraviesa la nación sudamericana. Repentinamente, se presentó un corte en la energía eléctrica. Para muchos venezolanos, los cortes de luz son algo cotidiano que inclusive pueden ver hasta varias veces en un mismo día.

Sin embargo, la situación no se antojaba parecida a como en ocasiones anteriores. Los venezolanos empezaron a hacerse llamadas, mandarse mensajes y publicar en Twitter, el apagón se había sentido en todo el país. El gobierno de Nicolás Maduro salió rápido a afirmar que se trataba de un sabotaje y un ataque de los Estados Unidos, pero, lo cierto es que los venezolanos poco le importaba quien había sido el autor, ellos querían una solución. [CNN Español]

El servicio eléctrico se restableció en casi todo el país el jueves 14 de marzo. Casi una semana entera duraron los venezolanos sin ningún tipo de energía eléctrica, una epopeya que puede sonar imposible para cualquier lector extranjero.

Los servicios más básicos como el agua, los alimentos y la seguridad se vieron fuertemente perjudicados. No había posibilidad de utilizar ningún tipo de teléfono puesto que las antenas también se habían quedado a oscuras, no hubo baterías que aguantaran la cantidad de horas sin energía eléctrica.

Criptomonedas en medio de la oscuridad

¿Qué paso con las criptomonedas? La “cripto-nación”, como suele ser llamada por muchos, se vio inmersa en el caos que se genera cuando no funciona ningún servicio. Sin internet ni energía eléctrica, el acceso a las criptomonedas se vio complicadísimo, por no decir imposible, para muchos. La realidad supero la teoría y los planes de expansión que se han hecho alrededor de las criptomonedas sobre Venezuela quedaron en nada.

Durante el apagón las pocas operaciones comerciales que llevaron a cabo se llevaron en dólares en efectivo. Al no haber posibilidad de utilizar puntos de venta, las tarjetas de débito/crédito quedaron solo como unos pedazos de plásticos, los bolívares en efectivo hace mucho tiempo que se dejaron de utilizar para grandes operaciones debido al volumen que se debe manejar además de que los mismos son un tanto escasos dentro de la economía nacional. La única solución que tuvieron los venezolanos fueron los dólares.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Además de ser limitado, el caos generó que el mercado se convirtiera excesivamente costoso. Hay anécdotas tan rocambolescas como la de una persona que tenía una planta eléctrica y cobraba 1 dólar por 10 minutos de carga para el teléfono.

Para poder evaluar el impacto que causó la falta de conexión dentro del mercado de las criptomonedas, podemos recurrir a los datos que se manejan en LocalBitcoins, portal P2P para la compra-venta de Bitcoin y uno de los portales más populares en la Venezuela de aquel momento.

Según los datos que nos brinda Coin.Dance, la semana en donde inició el apagón fue la más paupérrima en el primer trimestre del 2019 en cuanto a Bitcoins comercializados se refiere dentro del mercado venezolano. Con tan solo 1143 Bitcoins comercializados durante la semana del 03 de marzo al 09 de marzo, se marcó un fuerte descenso de los 1953 que se habían movilizado en la semana anterior dentro de la misma plataforma.

Inclusive en bolívares, una marca que casi nunca baja debido a la constante hiperinflación a la que se enfrenta la moneda, las operaciones durante la semana del apagón reflejaron una bajada, llegando a comercializar 14 mil millones de bolívares frente a los casi 26 mil de la semana anterior. Fue la tercera semana más pobre del 2019 en lo que se refiere a bolívares en circulación dentro de LocalBitcoins.

El hándicap de Venezuela

Cuando Peter McCormack vino a Venezuela el mes anterior y relató la situación real del país, levantó muchas polémicas. A pesar de que tuvo muy poco tiempo en el país, una de sus conclusiones fue que el país no cuenta con la infraestructura necesaria para llevar a cabo una adopción plena de las criptomonedas y situación con la que se vivió en marzo del 2019 pueden corroborar tal hipótesis.

Venezuela podrá tener la necesidad económica de adoptar activos independientes del Estado, no censurables y que no sean inflacionarios como resultan ser las criptomonedas, pero, la carencia propia de su sistema puede presentarse como un hándicap para lograr precisamente ese uso que se plantea.