La máxima autoridad bancaria en Europa ha decidido aumentar el Pandemic Emergency Purchase Programme, conocido por sus siglas como PEPP en un 80%. El fondo de ahora 1.350.000.000 de euros se extenderá hasta el año 2021 y está destinado para la compra de títulos de deuda y bonos de los países más afectados dentro de la Unión.

Las ingentes inyecciones de liquidez que se han venido dando en los últimos meses para sobrellevar la difícil situación económica que ha dejado el coronavirus no ha dejado a nadie indiferente. Particularmente la Unión Europea ha visto cómo España e Italia fueron duramente golpeadas, dejando una situación económica delicada al sur del continente.

Para paliar la situación, el BCE ideó en marzo un programa de compra de deuda, diseñado originalmente con 750 mil millones de euros. Sin embargo, el fondo se ha quedado corto y la institución dirigida por Lagarde ha decidido este 4 de junio agregar 600 mil millones de euros más al fondo.

Igualmente, han extendido la duración del programa hasta junio del 2021, dándole así una prórroga de 6 meses. Aunque, como coletilla la institución menciona que se mantendrán haciendo compras “hasta que juzgue que la crisis del coronavirus ha terminado”, dejando abierta la posibilidad de que se hagan compras aún después de junio del próximo año.

La institución también ha mencionado que mantendrá la “flexibilidad” en el proceso de compra de activos y entre las jurisdicciones que conforman la Unión, lo que implica que podrán adquirir deuda más allá de su impacto en el capital, tal y como ya han venido aplicando con Italia, a la que han ya comprando unos 37.365 millones de deuda. [La Vanguardia]

Mayor liquidez ante un sombrío panorama

Cuando la Unión Europea presentó su plan de 750 mil millones de euros, ciertamente era un número que palidecía frente a los 6 billones de dólares que los Estados Unidos

está inyectando en la economía americana, sin embargo, 1,35 billones de euros es un monto que ahora parece más preocupante.

Pero, lo cierto es que la liquidez, al menos para las autoridades europeas, se hace necesaria ante el difícil panorama económico que se avecina. Al momento del anuncio del aumento de los fondos para el PEPP, Christine Lagarde, mencionó que la zona Euro estaba frente a una “contracción sin precedentes, solo comparable con los números que se vieron en la Segunda Guerra Mundial, agregando que las proyecciones indicaban un descenso del 8,7% en el Producto Interno Bruto de la Unión. [Expansión]

La recuperación de la economía europea, según lo mencionado por la francesa, vendría para los años 2021 y 2022, en donde espera que el PIB aumente un 5,2% y 3,3% de forma respectiva.

¿Cómo reaccionó el mercado?

A pesar de que un aumento en la liquidez podría verse como una señal de debilitamiento para el euro, su apreciación frente al dólar es visible en el mercado. Al momento de redactar esta nota, en el mercado FOREX el par EUR/USD tuvo una apreciación del 0.25%, llegando a los 1.126, un precio que no veía desde el mes de marzo.

El índice IBEX español también reaccionó al alza con la medida y llegó a marcar los 7667, una marca que no veía tampoco desde el mes de marzo. Sin embargo, la euforia del mercado no duro mucho puesto que, a las horas de la subida, se desplegó, en una volátil jornada como la de hoy, una importante bajada hasta los 7521 puntos.