La impresión de dinero “infinito” que está haciendo la Reserva Federal de los Estados Unidos para contener la crisis económica que ha generado el Coronavirus se  ha convertido en un chiste para demostrar las falencias del sistema Fiat frente a las criptomonedas. Las últimas medidas del Banco Central Europeo hacen entender que la impresora también se está encendiendo en el viejo continente.

Christine Lagarde, actual presidenta del Banco Central Europeo y expresidenta del Fondo Monetario Internacional, ha tenido que afrontar una situación económica bastante complicada que hace 6-8 meses era impensable. Las economías europeas se encuentran en aprietos y la máxima institución bancaria de Europa tiene que salir en su rescate. El problema es que la ayuda no parece tener fondo.

Como muestra de la “caída sin final”, se pueden ver las dos subastas de liquidez ejecutadas por el Banco este martes. Según reportan los medios

, cerca de 19 mil millones de dólares fueron solicitados por 40 bancos de toda Europa. [Europa Press] Además de la cifra, el préstamo se hace con un interés negativo del 0,5%, lo que implica que los Bancos tendrán que devolver un 0,5 menos de lo que recibieron inicialmente.

¿Cuánto dinero han pedido ya los bancos al BCE?

En cuanto a los préstamos para aumentar la liquidez en los bancos europeos, la máxima entidad del continente ha dado ya un total de 360.562,95 millones de euros. Sin embargo, estos préstamos no han sido las únicas medidas que han llevado a cabo las autoridades europeas para tratar de sostener el ímpetu económico dentro de los distintos países que forman la Unión.

La compra de bonos y títulos de deuda también ha sido una acción planteada por el Banco como parte de su “Plan de Compras de Emergencia Pandémica (PEPP)”, ideado sobre todo para ayudar a países como Italia y España, que han decidido aumentar la emisión de títulos soberanos para cubrir el aumento en el gasto público que ha conllevado la pandemia del Coronavirus dentro de sus respectivos países.

El pasado 25 de mayo, el BCE informó sobre la compra de bonos por 40 mil millones de euros, lo que hace que la suma total de 211.858 millones de euros.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
La totalidad de los fondos del PEPP (hasta los momentos) es de 750 mil millones de euros, lo que implica que ya se han gastado cerca de un 30% de los fondos, un 28,24% para ser exactos. En teoría, esos fondos fueron planteados para ayudar a sostener la economía hasta el fin del año.

¿Cómo afectará este aumento de liquidez a las criptomonedas?

Más allá de la retórica conocida en la comunidad cripto de que las criptomonedas y su modelo deflacionario son la respuesta en medio del sistema inflacionario por diseño que está presentando el sistema Fiat, es conveniente evaluar con números concretos si esta liquidez está repercutiendo en un aumento de la adopción de las criptomonedas.

Hasta los momentos, uno de los datos más precisos con los que contamos es la investigación anual Crypto-Confidence Index, elaborado por el exchange bitFLyer. Publicado en marzo de este año, el estudio, que se hizo en base a una encuesta a 10.000 personas dispersadas entre 10 países europeos, concluyó que, en comparación con el año 2019, hay más personas confiando en las criptomonedas a largo plazo.

Más concretamente, un 66% de los encuestados por el equipo de bitFLyer afirmaron que creían que las criptomonedas seguirían existiendo en los próximos 10 años. En la encuesta que se realizó en el año 2019, el porcentaje de personas que respondieron afirmativamente fue de 63%. Particularmente los españoles sobresalen de la media, al demostrar que un 68% se muestra optimista respecto a las criptomonedas.

No obstante, esta encuesta pudiera resultar “infructuosa”, al no realizarse en medio de la situación económica actual. Haciendo un ejercicio de especulación y basándonos en la situación de países inflacionarios como Venezuela y Argentina, pudiéramos pensar que las economías inflacionarias, como las que se están planteando dentro de la Unión, conllevarán a que la población se concientice sobre las criptomonedas, aunque eso es mera especulación y también se haría necesario considerar si con las complicaciones económicas los europeos podrán comprar criptomonedas.