Las stablecoins proporcionan a las corporaciones lo mejor de ambos mundos: un medio estable de realizar transacciones en la blockchain basadas en valores fiduciarios. No sorprende entonces que muchos conglomerados corporativos importantes estén investigando este tipo de criptomonedas, algunos incluso con la esperanza de lanzar las suyas propias.

Anteriormente, BeInCrypto se sumergió en el mundo de las monedas digitales del banco central (CBDC). Países como China, Francia, Suecia, Turquía y muchos otros han estado compitiendo para desarrollar sus propias stablecoins (monedas estables, en español) emitidas por el banco central.

Como cubrimos en ese artículo, la idea tendrá un gran impacto en el equilibrio geopolítico del mundo en la próxima década. Los CBDC brindan a los estados un medio para eludir el dólar al tiempo que ofrecen velocidades rápidas y una fácil integración en la infraestructura financiera digital. Actualmente, China lidera este impulso con la esperanza de aprovechar su propia stablecoin respaldada por el Estado para socavar el dominio del dólar.

Las monedas estables respaldadas por corporaciones son menos discutidas, pero tienen un alcance similar. Las grandes empresas están trabajando detrás de escena para emitir sus propias stablecoins para obtener una ventaja en el mercado. Aunque este sector parece estar unos años atrás de los CBDC, tales ideas ya están en producción.

Debido a que la idea es muy prometedora, BeInCrypto decidió investigar. Veamos el potencial de este nicho de sector corporativo y cómo será en los próximos años.

El mundo de las stablecoins corporativas

El mundo de las stablecoins (monedas estables, en español) tiene cierta semejanza con los “eurodólares” que surgieron en la escena en la década de 1970. Los eurodólares son esencialmente un término general para los dólares mantenidos en reservas fuera de los Estados Unidos, no solo en Europa.

Las ventas de petróleo, por ejemplo, históricamente han tenido un precio en dólares en el mercado mundial. Desde la década de 1970, la mayoría de las naciones comenzaron a acumular dólares en cantidades crecientes. Como era de esperar, los eurodólares son ahora un elemento básico de la economía mundial y han consolidado el lugar del dólar como la moneda dominante del mundo.

Hoy, las monedas estables pueden llamarse “eurodólares lite”, excepto que están en la cadena de bloques. Son como eurodólares en la medida en que los dólares se mantienen en el extranjero, fuera de los Estados Unidos. También poseen la calidad adicional de ser digitales, lo que significa que son mucho más fáciles de circular.

Sin embargo, las empresas están en un punto muerto debido a la siguiente pregunta: ¿deberían emitir sus propias stablecoins o simplemente adoptar las existentes? Además, ¿pueden las corporaciones emitir legalmente sus propias monedas estables? Como es de esperar, las entidades corporativas han tomado una variedad de posiciones sobre esta cuestión.

Facebook

Debemos comenzar con una de las stablecoins respaldadas por corporaciones más populares: Libra de Facebook. El proyecto Libra se lanzó con mucha anticipación, y muchos en el espacio blockchain esperan que las compuertas se abran con entusiasmo por todas las criptomonedas. Fue la mayor noticia del año para el mundo blockchain, pero se encontró con algunas dificultades desde el principio.

Libra está destinada a ser utilizada en la plataforma de Facebook (incluyendo WhatsApp e Instagram) y está vinculada a una cesta de monedas fiduciarias. Sin embargo, a diferencia de Bitcoin, Libra usa una cadena de bloques privada cuyos nodos gobernantes son administrados por sus miembros fundadores. Se puede almacenar en el monedero de Facebook llamada Calibra. Se dio a conocer por primera vez a mediados de 2019 e incluso estimuló a los competidores, como las propias monedas estables de China, para acelerar el desarrollo.

Sin embargo, desde su anuncio inicial, ha sido objeto de escrutinio por parte de los reguladores que consideran que Libra compite con el dólar estadounidense. Muchos reguladores también lo ven como una responsabilidad debido al posible potencial para lavar dinero y financiar el terrorismo, o eso afirman. Hoy, el concepto de Libra se ve muy diferente de lo que era antes.

Debido a las presiones regulatorias y sociales, “Libra 2.0” estará ahora bajo la competencia de los bancos centrales, el FMI y la Autoridad de Supervisión del Mercado Financiero (FINMA). Incluso el monedero recibió un cambio de imagen y ahora se llama “Novi”. A pesar de estos cambios, muchos líderes financieros todavía creen que Libra jugará un papel importante en el futuro del dinero.

El desarrollo de Libra en el transcurso del año pasado nos enseña algunas lecciones sobre el futuro de las stablecoins respaldadas por empresas. En primer lugar, los gobiernos no están dispuestos a ceder actualmente la autoridad monetaria a las entidades corporativas.

Sin embargo, están dispuestos a cooperar si pueden establecer algunas de las reglas. Queda por ver si el experimento de Libra de Facebook apagará o no a otras corporaciones, pero Facebook y muchos de sus patrocinadores parecen convencidos de que aún puede salir adelante.

Walmart

En agosto de 2019, Walmart solicitó una patente que se parecía un poco a Libra de Facebook. En la aplicación, el gigante corporativo propone su propia stablecoin. Su propósito sería proporcionar soluciones bancarias de bajo costo a los hogares desfavorecidos. Sin embargo, el concepto de moneda estable de Walmart va aún más allá: la stablecoin también solo se podría usar en minoristas o socios seleccionados y puede convertirse fácilmente en efectivo.

A primera vista, parece claro que Walmart está tratando de crear un ecosistema aislado para sus clientes. Aquellos que usan la moneda estable de Walmart probablemente obtendrían un descuento. Además, los usuarios de la “moneda de Walmart” también ganarían intereses por mantener la stablecoin.

El concepto parece estar más en sintonía con el comercio electrónico que con el de Libra, aunque aún no se ha desarrollado por completo. Walmart también está apostando a que las monedas estables también podrían reemplazar gran parte del mercado de tarjetas de crédito.

Desde entonces, Walmart ha mantenido sus planes de moneda estable en alto secreto. No ha habido actualizaciones desde que se lanzó la patente el año pasado, sin embargo, podemos suponer que el gigante corporativo todavía está trabajando en ello.

JP Morgan

En marzo de 2020, JPMorgan Chase & Co. se convirtió oficialmente en el primer banco en emitir su propia moneda estable. Llamado JPM coin, el token está construido en una cadena de bloques privada que facilitará los pagos entre clientes institucionales. Ha estado en producción desde febrero de 2019 aproximadamente. Como una stablecoin, se puede canjear 1: 1 a moneda fiduciaria. El gigante bancario afirma que usar la moneda JPM es mucho más rápido que los acuerdos de transición.

Quizás se esté preguntando, ¿no es este el mismo banco cuyo CEO golpeó a Bitcoin (BTC) hace solo unos años? Sí, pero irónicamente, la compañía se ha aproximado a la tecnología blockchain. Aunque solo está disponible para clientes institucionales ahora denominados en dólares, pronto se vinculará a otras monedas. Algunos también especulan que los clientes pequeños también pronto podrán usar la criptomoneda.

La moneda JPM es un paso masivo para las stablecoins emitidas por bancos privados. Además, JPMorgan aporta una legitimidad sin precedentes a este sector en expansión. Si alguna vez hubo alguna duda sobre el potencial de las monedas estables respaldadas por empresas, JPM coin deja en claro que esta es claramente una nueva tendencia en el mundo de los negocios.

Wells Fargo

JPMorgan no es el único banco que busca monedas estables. Wells Fargo también está buscando emitir la suya. En un comunicado de prensa publicado en septiembre de 2019, el banco planea emitir su propia stablecoin para los asentamientos internacionales en algún momento de este año.

La stablecoin operará en la plataforma dedicada de Wells Fargo llamada Wells Fargo Digital Cash. Estará vinculado al dólar estadounidense. Eventualmente, Wells Fargo planea expandir su moneda estable para incluir transferencias de monedas múltiples y abarcar todas las sucursales de Wells Fargo.

Según Lisa Frazier, directora del Grupo de Innovación de Wells Fargo, la stablecoin es “más rápida [y] más barata” que SWIFT. Solo con este comentario, podemos especular que Wells Fargo está intentando construir un competidor potencial para SWIFT aprovechando la tecnología blockchain.

Parece que Wells Fargo simplemente está siguiendo el ejemplo de JPMorgan. Tanto la stablecoin de Wells Fargo como la JPM Coin tienen un propósito casi idéntico. Sin embargo, debido a que el mercado aún está en pañales, no está claro cuál será el dominante en los próximos años. Probablemente veremos a otros bancos importantes emitir sus propias monedas estables para participar también en esta competencia.

Mitsubishi UFj Financial Group

Mitsubishi UFj Financial Group (MUFG) es un gigante en el mundo financiero. La compañía tenedora de bancos japoneses tienen miles de millones en activos resguardados y es el quinto banco más grande del mundo por activos totales.

Dada su fuerte presencia en los mercados financieros mundiales, MUFG planea lanzar su propia moneda estable para facilitar los pagos. También fue uno de los primeros: anunció por primera vez dichos planes en 2018 y comenzó a poner a prueba el programa en 2019.

Sin embargo, la idea fue finalmente un fracaso. Desde entonces, MUFG ha abandonado su esfuerzo inicial y amplio. La “moneda MUFG” se utilizará ahora para el negocio de pagos móviles según Nikkei Asia Review. El diseño es una desviación de los planes iniciales de MUFG. Los usuarios podrán convertir sus cuentas bancarias en monedas MUFG utilizando una aplicación móvil. Todas las transferencias se realizarán a través de un dispositivo móvil y se incorporarán varias empresas para facilitar la adopción.

A pesar de estar entre los primeros bancos en anunciar planes para emitir su propia moneda estable, el gigante financiero ha fracasado hasta el momento. Ahora, se ve obligado a manipular y reorientar la moneda MUFG para un mercado en rápido cambio que se está volviendo cada vez más orientado a los dispositivos móviles. Aún está por verse si MUFG puede o no competir con otras empresas y bancos pero, por ahora, la moneda MUFG está encontrando su segunda vida.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Al momento de escribir este artículo, se espera que la moneda MUFG se lance por completo “para finales del primer semestre de 2020”. Hasta ahora, no ha habido actualizaciones.

Grupo financiero Mizuho

Mizuho Financial Group (MHFG) es otra compañía bancaria con sede en Japón que se ha aventurado en el mundo de las monedas estables. Al igual que el Grupo Financiero Mitsubishi UFj, buscaba estar entre los primeros en el mundo en hacerlo. En marzo, lanzó su stablecoin vinculada al yen llamada “J-Coin”.

A partir de ahora, el estado de J-Coin y su uso sigue siendo limitado. Actualmente no está integrado en ningún canal de pago importante por Mizuho. A menos que pueda salvar la idea, es probable que J-Coin siga el mismo destino que la idea de Mitsubishi UFj Financial Group. Además, al contrario de lo que se informa, J-Coin no se basa en la tecnología blockchain a pesar de ser una “moneda digital”.

IBM

IBM es el gigante dormido entre las monedas estables corporativas. Su red de pagos transfronterizos impulsada por blockchain ha estado en desarrollo durante algún tiempo. Sin embargo, también está optando por un enfoque diferente al de sus competidores: IBM no está creando una stablecoin interna respaldada por USD. En 2018, Stronghold aprovechó una moneda estable para emitir una criptomoneda denominada en USD. La stablecoin de Stronghold se ejecutará en la cadena de bloques Stellar (XLM).

El propósito de la moneda estable tiene cierta semejanza con los planes de JPMorgan y Wells Fargo: ayudará a procesar los pagos de manera más rápida y segura. La fijación de USD también evitará la volatilidad. A partir de ahora, los planes de blockchain de IBM están estrechamente alineados con un consorcio de bancos importantes.

IBM ha estado jugando con el espacio blockchain durante algún tiempo, mucho más que cualquier otra empresa tecnológica importante. Por ejemplo, en 2018 IBM también se asoció con la startup tecnológica Veridian para convertir los créditos de carbono en tokens digitales para reducir las emisiones de efecto invernadero.

En última instancia, las monedas estables no son el único foco de atención de IBM. En cambio, el gigante tecnológico está buscando aprovechar la tecnología en una amplia variedad de campos, desde la industria alimentaria hasta los “oráculos” de contrato inteligente.

Como dijo el vicepresidente de IBM a los periodistas a principios de este año: cada dólar gastado en el desarrollo de blockchain produce 15 dólares gastados en otros servicios en la nube. Según los cálculos de la compañía, las inversiones en blockchain son rentables.

Amazon (Rumores)

Cualquier discusión sobre las monedas estables respaldadas por empresas no estaría completa sin mencionar al elefante en la habitación: Amazon. ¿El gigante tecnológico emitirá alguna vez su propia stablecoin? Hasta el momento, hay muchos rumores al respecto.

Los rumores de que Amazon se estaba lanzando al mundo blockchain se iniciaron por primera vez a finales de 2017 cuando la compañía compró algunos dominios relacionados con la criptomoneda. Actualmente, Amazon cuenta con su propio servicio blockchain para desarrollar redes. También existe una base de datos para libros contables, llamada Amazon QLDB. Entonces, Amazon no es ajeno a la tecnología blockchain.

La compañía claramente sigue de cerca los desarrollos de Walmart y Facebook. Walmart, especialmente, es un competidor clave de Amazon cuya moneda estable podría promover su dominio en el mercado. A partir de ahora, todo lo que tenemos son rumores, pero parece probable que Amazon esté observando el sector de las stablecoins con creciente interés.

Cómo podría mejorar el sector corporativo de las stablecoins

Un vistazo rápido al mercado de criptomonedas de hoy claramente te dice una cosa: las monedas estables ahora son una fuerza dominante. Desde mediados de 2019, Tether (USDT) siempre ha tenido más volumen de negociación diario que Bitcoin (BTC).

Hoy, Tether es la tercera criptomoneda más grande por capitalización de mercado, una hazaña inconcebible hace años. Lo que esto nos dice es que el mercado de criptomonedas tiene hambre de que las stablecoins sean  negociadas y generen valor.

Sin embargo, las corporaciones no quieren adoptar Tether (USDT) o incluso la USD Coin de Coinbase (USDC). En cambio, quieren emitir los suyos propios para así garantizar el control sobre su propia red. Además, las stablecoins respaldadas por empresas tienden a ser privadas ya que los asentamientos no pueden hacerse públicos por razones legales.

Entonces, aunque las monedas estables dominan el mercado de criptomonedas actualmente, todavía estamos en las primeras etapas de las monedas digitales respaldadas por corporaciones.

A partir de lo que hoy conocemos, esto es lo que podemos esperar en los próximos:

  • Libra de Facebook se lanzará en algún momento de la década de 2020 y se integrará en WhatsApp, Messenger y Facebook. Estará vinculado a una canasta de monedas, de las cuales el 50% será el dólar estadounidense.
  • Tanto Wells Fargo como JPMorgan verán una mayor adopción de su moneda estable. Otros bancos se darán cuenta y comenzarán la producción por su cuenta.
  • Los gigantes del comercio electrónico como Walmart emitirán su propia stablecoin y funcionarán de manera muy similar a los servicios financieros. Los usuarios podrán ganar intereses y recompensas al tener una moneda estable corporativa respectiva y al comprar en minoristas seleccionados.
  • Japón y Estados Unidos parecen estar liderando la carrera de las stablecoins en el sector privado. Sin embargo, las monedas digitales del banco central podrían ser más populares.

Sin embargo, el mundo de las criptomonedas corporativas no necesita depender únicamente de las stablecoins. Los puntos de fidelidad para los consumidores se discuten comúnmente como un posible candidato para la tokenización. Los usuarios obtendrían tokens cuando compren en tiendas selectas y estos se podrían usar para descuentos.

Tal idea ya ha sido puesta en práctica por el gigante minorista japonés Rakuten. En diciembre de 2019, Rakuten permitió oficialmente a los clientes intercambiar sus puntos de fidelidad a Bitcoin (BTC), Ethereum (ETH) o Bitcoin Cash (BCH). Todo esto se hace a través de un intercambio interno que Rakuten ha construido para este mismo propósito, con su propio monedero.

Por lo tanto, el mundo de los stablecoins no es el único camino disponible para las empresas privadas. Las corporaciones pueden incorporar fácilmente la tecnología blockchain en otros sectores, especialmente en los puntos de fidelidad. Sin embargo, la idea sigue siendo incierta en términos legales.

Sería comparable a una compañía que lanza su propia moneda y podría usarse para lavar dinero ya que los tokens son transferibles. Como era de esperar, los reguladores siguen siendo escépticos. Por lo tanto, las monedas estables siguen siendo las “más seguras” abiertas para las entidades corporativas que buscan emitir sus propias monedas.

La línea de fondo

Tanto las monedas digitales del banco central (CBDC) como las stablecoins corporativas desempeñarán un papel importante en la próxima década. En algunos casos, su uso puede superponerse y formarse entre sí en especie. Sin embargo, según todas las estimaciones, los CBDC están más adelantados en la curva de adopción que las monedas estables corporativas.

Esas monedas estables que están vivas a partir de ahora tienden a estar en el mundo bancario y son para clientes institucionales. Todavía estamos muy lejos de una moneda estable corporativa ultra accesible. A partir de ahora, Facebook parece el candidato más probable para ser el primero.

El espacio stablecoin está evolucionando rápidamente. La batalla entre los CBDC y el resto del espacio descentralizado será un tema candente en los próximos años. Sin embargo, no debemos olvidarnos de las stablecoins corporativas: las principales empresas están vigilando el espacio de cerca y construyendo en segundo plano. Lo que parece seguro es que la próxima década estará llena de sorpresas y veremos a algunos jugadores corporativos importantes ingresar al mercado de las moneda estables.