En medio de una serie de cambios, Libra está evolucionando para convertirse en un proyecto significativamente diferente de lo que se anunció originalmente a mediados de 2019.

En un tuit de ayer, el fondo de capital riesgo IOSG Ventures destacó las diferencias entre el contenido del whitepaper actualizado de Libra y la iteración de junio de 2019. La primera gran alteración viene en la forma del mecanismo de tokens del proyecto.

En su publicación inicial, la Asociación Libra declaró que el token de Libra (LBR) sería una stablecoin respaldada por una cesta de monedas fiduciarias. Los reguladores de todo el mundo condenaron este plan citando los riesgos del control monetario.

En abril, Libra publicó un whitepaper actualizado que contenía cuatro cambios importantes, uno de los cuales era el nuevo mecanismo de tokens. En lugar de una stablecoin respaldada por una cesta de divisas fiat, el proyecto ahora planea ejecutar un sistema de una stablecoin respaldada por una multitud de monedas fiat. Por lo tanto, en el momento del lanzamiento, podría haber tokens como LibraUSD, LibraGBP y LibraEUR entre otras.

El sistema multi-stablecoin de Libra también estará bajo la competencia de los bancos centrales, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Autoridad Suiza de Supervisión del Mercado Financiero (FINMA).

Los otros tres cambios principales se centraron en el cumplimiento de la normativa tras la tormenta de oposición que se produjo en la publicación inicial de su whitepaper. Desde entonces, la Asociación se ha comprometido a colaborar con los organismos reguladores para garantizar la observancia de las leyes sobre blanqueo de dinero y financiación del terrorismo.

A finales de mayo, Facebook cambió el nombre de su cartera de moneda digital Calibra, rebautizándola como ‘Novi’ en un movimiento probablemente orquestado para crear una distinción entre el gigante de las redes sociales y el proyecto Libra.