Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), las luchas actuales en el sector bancario pueden durar hasta 2025.

Según un informe del FMI publicado el viernes, los bancos podrían seguir viendo números rojos hasta el 2025. El documento, que es una continuación del ‘Informe de Estabilidad Financiera Mundial‘ de abril, dice que la recesión económica ocasionada por la pandemia del coronavirus exacerbó las debilidades del sector financiero.

Como parte del informe, el FMI sostuvo que los ingresos de los bancos ya estaban disminuyendo incluso antes del inicio de COVID-19. Un extracto del documento dice:

Más allá de los retos inmediatos asociados al brote de COVID-19, es probable que un período persistente de bajos tipos de interés ejerza una mayor presión sobre la rentabilidad de los bancos en los próximos años. Incluso una vez que la economía mundial comience a recuperarse de la actual crisis.

Si Estados Unidos cae los demás países serán las siguientes piezas del domino

Como informó anteriormente BeInCrypto, las acciones de los bancos de los Estados Unidos están firmemente en números rojos y muchos han experimentado descensos desde el comienzo del año. Mientras tanto, Bitcoin (BTC) está dejando a estas acciones bancarias de bajo rendimiento en el polvo. Bitcoin por capitalización de mercado está superando a JPMorgan

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
en un 300% en lo que va de año (YTD, siglas en inglés).

De hecho, los beneficios de JPMorgan en el primer trimestre de 2020 cayeron en picado un 69% en comparación con los del primer trimestre de 2019. Tal es la hemorragia de ingresos en el sector bancario que Warren Buffett ha estado deshaciéndose masivamente de la participación de Berkshire Hathaway en los principales bancos de EE.UU..

Un mayor descenso de la rentabilidad en el sector bancario podría favorecer a Bitcoin. BTC ya está mostrando un claro desacoplamiento del mercado de valores de EE.UU. Si se producen más caídas en el sector bancario, podría haber más inversiones en Bitcoin, lo que solidificaría la narrativa de Bitcoin como valor refugio.