Una de las muchas naciones formadas tras el colapso de la Unión Soviética (URSS), Ucrania se encuentra entre la influencia europea y la herencia rusa.

En las últimas tres décadas, se ha transformado en una potencia económica y cultural prominente en Europa del Este. En 2016, el Banco Central de Ucrania (BCU) hizo historia en criptomonedas. Anunció una incursión en blockchain con su propia moneda digital del Banco Central (CBDC).

El desempeño económico del país en los últimos años ha sido turbulento debido a una disputa territorial en curso con Rusia. En un momento del 2013, Moody’s rebajó la calificación crediticia del país a Caa1 (mala calidad y muy alto riesgo crediticio).

Fuente: Banco Mundial.

El año 2015 puso fin a la recesión que atravesó el país durante casi una década, ya que el PIB finalmente se volvió positivo. Sin embargo, la moneda nacional, la hryvnia (UAH), se ha mantenido estable desde 2016.

Gráfico UAH/USD

Recién salido de la recesión, el Banco Central de Ucrania / Banco Nacional de Ucrania (BNU), divulgó planes para restablecerse como un líder económico en Europa del Este. Para lograr esto, dijo que se aventuraría en el espacio de la tecnología blockchain y las criptomoneda al elaborar planes para un CBDC.

Si bien no es necesariamente el primer país en hacerlo, Ucrania todavía estaba por delante en términos de investigación y desarrollo. Entonces, ¿A qué condujo el proyecto Ucrania CBDC? ¿Y sigue siendo el futuro del dinero ucraniano? Esas son las preguntas que responderemos en este artículo.

Si aún no lo ha hecho, no olvide consultar los otros artículos de esta serie sobre el auge y la caída de los CBDC de todo el mundo.

El nacimiento de E-Hryvnia: la criptomoneda nacional de Ucrania

EL BNU reveló por primera vez sus intenciones de emitir un CBDC en noviembre de 2016 durante la Cumbre de Ucrania Sin Efectivo realizada en Kiev. En ese momento, el plan era integrar la tecnología blockchain en los sistemas de dinero electrónico existentes en el país como parte del impulso más amplio del banco central para las transacciones sin efectivo.

Hoja de ruta del Banco de Ucrania

Según los informes, el paso “evolutivo” de Ucrania estaba destinado a crear una alternativa viable a los pagos con tarjeta, que han seguido siendo el rey indiscutible de las transacciones digitales durante décadas. La hoja de ruta describió un cambio a la tecnología blockchain a principios de 2017,

sin embargo, esos planes se retrasaron.

La entonces gobernadora del BNU, Valeria Gontareva, expresó su optimismo:

“La implementación de pagos sin efectivo que hemos identificado como nuestra tarea prioritaria”.

Y agregó:

“También consideramos que esta es una de las principales direcciones estratégicas del desarrollo del sistema bancario de Ucrania”.

Desde el principio, estaba claro que el CBDC de Ucrania, oficialmente denominado E-Hryvnia, debía ser un reemplazo directo de la moneda fiduciaria del país. Los ciudadanos podrían intercambiar efectivo por tokens basados ​​en blockchain en una proporción de 1:1.

Además, el banco central aclaró que la E-Hryvnia solo serviría como medio de intercambio y no como un instrumento con rendimiento o un activo de almacenamiento de valor como el oro. El programa piloto no se implementó hasta febrero de 2018.

En 2017, sin embargo, expandió su equipo de blockchain y contó con la ayuda de Distributed Lab, una firma de asesoría ucraniana.

En particular, el banco central reveló poca o ninguna información sobre el funcionamiento técnico de E-Hryvnia, excepto que había sido implementado por el grupo interno de recursos humanos e infraestructura de TI del BNU.

¿Cómo funcionó el programa piloto de E-Hryvnia?

Entre septiembre y diciembre de 2018, el BNU invitó a un pequeño grupo de personas a participar en la prueba de debut de E-Hryvnia. Durante este tiempo, emitió una pequeña cantidad de tokens, equivalentes a 5,443 UAH o 200 dólares, en una blockchain temporal y la puso a disposición de los participantes.

Sin embargo, obtener los tokens no fue un proceso sencillo. Las personas primero tuvieron que descargar una aplicación móvil y luego rellenar sus wallets a través de la tarjeta de pago cashless de Ucrania llamada PROSTIR.

Si bien este enfoque es algo aceptable para un programa piloto, también significaba que era inaccesible para los más desfavorecidos y no bancarizados.

Además, si bien el token E-Hryvnia no incluía ninguna tarifa de transacción, el banco central aclaró que la política de tasa de tarifa cero estaba sujeta a cambios. Esto contrasta fuertemente con otros bancos centrales, que afirman que las monedas digitales incurrirán en tarifas más bajas en comparación con los medios tradicionales.

Sorprendentemente, el Banco Nacional de Ucrania reconoció la posibilidad de una E-Hryvnia descentralizada, basada en la tecnología blockchain. Sin embargo, más tarde rechazó esa idea porque un token descentralizado ya no le daría al banco control exclusivo sobre la oferta de dinero.

También afirmó que un enfoque centralizado sería más “comprensible y transparente” desde un punto de vista legal.

Resultados del programa piloto

Los CBDC están básicamente centralizados en todos los sentidos, desde la emisión hasta la circulación. Si bien ciertos países como China se han asociado

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
para ayudar en la distribución, la autoridad final para la formulación de políticas casi siempre recae en el banco central.

Esto permite al gobierno dictar términos sobre los límites de transacción y la propiedad de la wallet, aspectos completamente ausentes en las criptomonedas tradicionales como Bitcoin. Al concluir el piloto, el BNU lanzó un informe analítico de 40 páginas que detalla la implementación.

También describió los pensamientos del banco central sobre el futuro de la E-Hryvnia. Entre otros hallazgos, concluyó que el token mostró resultados prometedores y podría convertirse en una herramienta para pagos minoristas instantáneos.

Sin embargo, el BNU también reconoció que sus pruebas limitadas no cubrían todos los tipos de transacciones y grupos de usuarios potenciales. Esto condujo a una comprensión incompleta del atractivo de la moneda a nivel nacional. Construyó la red de pago de prueba sobre la blockchain Stellar.

El Banco Nacional de Ucrania aclaró, sin embargo, que un lanzamiento público involucraría un sistema patentado, diseñado con los “protocolos modernos de blockchain” en mente. El gobierno ucraniano también confirmó que agregaría procesos de identificación de usuarios a cualquier CBDC futuro lanzado por el BNU.

Según los informes, esto es para garantizar el cumplimiento de las leyes KYC y contra el lavado de dinero del país. Similar a la mayoría de los exchanges de criptomonedas, los usuarios que cumplan con este paso de identificación recibirían límites de transacción más altos.

¿Fue E-Hryvnia un experimento fallido?

En general, los bajos tipos de emisión, participación de usuarios y transacciones del programa piloto significaron que ofrecía poca información útil sobre su viabilidad. De todos modos, los desarrolladores del proyecto aislaron algunas deficiencias técnicas, que probablemente jugarán un papel vital en el lanzamiento público de E-Hryvnia.

Identificar estos obstáculos técnicos es importante para cualquier gobierno que experimente con tecnología disruptiva de blockchain. Lo sorprendente es que el Banco Nacional de Ucrania reveló públicamente dos fallas principales con su blockchain. La mayoría de los otros desarrolladores de CBDC han sido bastante herméticos en sus hallazgos.

El primer problema implicó una desaceleración parcial del sistema en el código Stellar subyacente. No se pudo resolver incluso después de que los desarrolladores de Stellar lo arreglaron. El segundo problema era una posible “emergencia a nivel del sistema”.

Según un informe, este problema se hizo evidente cada vez que se detuvo el proceso de validación de bloque, y un usuario intentó iniciar una transacción. El sistema presentaría al usuario un mensaje de error, sin embargo, la transacción se completará con éxito tan pronto como se reanude la producción del bloque.

Dado que las transacciones de blockchain son inmutables, las víctimas generalmente no tienen ningún recurso. Esta razón por sí sola hace que los bancos centrales tomen medidas para emitir un CBDC público.

La CBDC ucraniana en 2020

Desde la publicación del programa piloto de 2019, poco del proyecto ha salido a la luz, con un par de excepciones.

El 21 de febrero de 2020, el BNU celebró una conferencia internacional donde se discutió acerca de las CBDC y cómo podrían interactuar con la infraestructura de pago existente. Su principal preocupación era cómo funcionaría junto con el sistema bancario tradicional.

Además, un cambio generalizado a las monedas digitales probablemente afectaría la estabilidad financiera y la política monetaria en mayor medida de lo que es manejable por un banco central.

CBDC vs dinero fiduciario

Las CBDC eliminan principalmente la necesidad de que las personas posean una cuenta bancaria. En el sistema financiero tradicional, las instituciones financieras forman la base de la economía de cualquier país. Una moneda digital subvierte casi por completo el papel de las cuentas bancarias, reduciendo la relevancia de estas instituciones ante la posible oscuridad.

En las propias palabras del BNU:

“Para las personas, [poseer una CBDC] es en realidad como tener una cuenta directamente con un banco central”.

Una ventaja de reemplazar las monedas fiduciarias con criptomonedas es que los bancos centrales tendrán un acceso más fácil para controlar la política monetaria. El dinero programable significa que los bancos centrales pueden cumplir los objetivos de inflación, siempre que el banco central sea competente.

Una buena política monetaria logrará resultados positivos rápidamente. Las malas políticas podrían, por supuesto, hundir al país en una hiperinflación. Venezuela es un buen ejemplo de esto.

El actual gobernador del BNU, Yakiv Smolii, está de acuerdo:

“Continuamos estudiando la posibilidad de emitir la E-Hryvnia, y estaremos listos para volver sobre este asunto cuando estemos convencidos de que no solo puede ser tecnológicamente factible, sino que también no interferirá con la búsqueda de nuestro mandato como banco central, que es garantizar la estabilidad financiera y de precios “.

Alcance futuro

Según un informe del Banco de Pagos Internacionales (BPI), aproximadamente el 80% de los bancos centrales del mundo están trabajando actualmente en sus propias monedas digitales respaldadas por el Estado. El proyecto E-Hryvnia de Ucrania es uno de los primeros en adoptar la tecnología blockchain en forma de Stellar.

Es uno de las pocas CBDC que comparte sus fundamentos con las monedas digitales tradicionales. Dicho esto, varios años de silencio del BNU prueban que la mayoría de los bancos centrales están esperando que otros den el primer paso.

El tiempo corre y las naciones más pequeñas corren el riesgo de perder la confianza pública ante la competencia privada de los gustos de Facebook y los bancos multinacionales.