El precio del oro no ha parado de subir en los últimos 4 meses con beneficios equivalentes a +20%. Mientras, la plata le sigue el paso con un incremento récord histórico de 9 años en el mes de julio y sumando un aproximado del +70% en los últimos 4 meses. Por otra parte, Bitcoin y Ethereum se enfrentan a su primer evento de crisis económica, ¿formarán parte de estos activos escasos que funcionan como ideales reservas de valor ante las debilidades del sistema financiero?

El mayor referente de los metales preciosos, el oro, casi al cierre del mes actual de julio presentó un incremento de +5% alcanzando variantes por encima de los 100 dólares por onza, cuando ésto sólo ha significado una pequeña cola de su subida total en lo que va del año 2020, período en el que ha sorprendido con más del 25% en beneficios.

El oro está imparable y no le queda otra meta que alcanzar más que su máximo histórico cercano a los 1900 dólares por onza, número redondo que en los futuros del CME ya fue claramente vencido con un impulso que aparenta ser lo suficientemente fuerte como para romper su all time high.

Gráfico con velas mensuales de futuros del oro GC con su rendimiento del 2020 por TradingView

El rally alcista de la plata ocupa aún más ganancias: en el mes de julio alcanzó un récord histórico en ganancias de 9 años con +27% en rendimientos de su precio por onza, mientras tanto, sus ganancias acumuladas representan un increíble +67% en los últimos 4 meses y un +100% desde su mínimo de marzo

en el presente año.
Gráfico con velas mensuales de futuros de la plata SI con su rendimiento desde el mínimo de marzo por TradingView

No podemos dejar atrás la importancia de lo que esto significa para los históricos del oro y la plata. El primero no había tocado los 1900 dólares por onza desde el año 2011, y el segundo no había visto valores por encima de 21 dólares por onza desde el año 2014.

La peor crisis de nuestros tiempos

Es de público conocimiento el desalentador pronóstico de la economía global. No sólo las primeras páginas de los portales de noticias anuncian “la peor recesión desde la Gran Depresión” para países potencias como EEUU, o “la peor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial” para regiones enteras importantes como Europa. Los datos evidencian un comportamiento alarmante de los entes financieros más poderosos del mundo ajustando los cinturones del sistema para que logre aguantar el choque económico más grande que hemos visto en muchos años.

Por su parte, la FED de los Estados Unidos continúa cocinando su receta anti-crisis: impresión de grandes masas de dinero para inyectarlos como estímulos en forma de subsidios, préstamos y compras en el mercado de valores. El globo que sostiene el sistema financiero se ha estado inflando con más billetes que nunca, y si no se miden las consecuencias, podría explotar.

Hasta aquí tenemos datos comunes y bien conocidos. Pero cuando nos sumergimos en aquellas señales verídicas que se consiguen escarbando la información que necesita ser correctamente interpretada, nos conseguimos con factores cuya relación afirma lo que hemos temido.

El valor total de todos los activos en posesión de los mayores bancos centrales está en su pico más alto, afianzando la hipótesis de que el mercado de valores en vez de subir orgánicamente, ha estado siendo inflado con los verdes recién salidos del horno propiedad de aquellos que tienen la economía mundial en sus hombros.

Activos totales en posesión de los mayores bancos centrales del mundo. Imagen cortesía de yardeni.com

Continuamos uniendo los puntos con los rendimientos de los Bonos del Tesoro de EEUU por debajo de  0.6, cifra de mínimo histórico, increíblemente baja y nunca tan baja desde toda la información que tiene la siguiente gráfica de dichos rendimientos de los bonos a 10 años.

Rendimientos de los Bonos del Tesoro de EEUU en mínimos históricos por TradingView
Publicidad
Continúe leyendo a continuación

La señal de estos rendimientos en suelos nunca antes vistos esclarecen la probabilidad de que los bancos centrales quieran reducir las tasas de de interés aún más de lo que ya se ha hecho, y hasta muy probablemente estudiando la magnitud de lo que está sucediendo, podríamos ver tasas de interés negativas en sus últimas brazadas antes de ahogarse.

¿Será BTC-ETH el equivalente cripto a la combinación oro-plata?

La repercusión de emitir un bien económico no escaso como el dinero fiduciario causa pánico ante los daños colaterales inflacionarios y ésto se ve como un “código rojo” para los inversores que quieren resguardar el valor de su patrimonio. He aquí la viabilidad de transferir el valor desde un bien no escaso hacia un bien escaso, anti-inflacionario y sobre todo referente de resguardo de valor, como son los metales preciosos.

La combinación oro-plata ha cumplido la función expuesta con certeza en crisis pasadas, y hoy parece no ser la excepción. Su señal podría ser descifrada tanto como termómetro que indique el inicio de una crisis como el pánico de todos queriendo resguardar su patrimonio en la crisis per se.

Estamos en lo correcto si determinamos las características de Bitcoin y Ether como símiles de las del oro y la plata; bienes diseñados para la escasez: por su parte, Bitcoin tiene una emisión limitada y ralentizada con el pasar el tiempo, por otro lado, el Ether es un bien demandado como medio para hacer funcionar la red de contratos inteligentes más grande y prometedora del mundo, también escaso, por supuesto.

¿Su precio? En efecto, ha representando ganancias desde la caída de los mercados en 2020 y en los últimos días. De hecho, la firma JPMorgan elogió a Bitcoin por su excelente aguante y rendimiento después del crash de marzo, situación interpretada como una “prueba aprobada” por el bien digital número uno del mundo.

Se nota evidentemente en el gráfico de BTC/USD lo que quiere decir JPMorgan; Bitcoin no sólo soportó el pánico de los mercados de marzo, sino que ha dado rendimientos de hasta +170% desde aquel entonces y se mantiene dando ganancias aún en el mes actual. Sí, al son del ritmo del oro y la plata.

Gráfico de velas diarias de BTC/USD con rendimientos desde marzo y en el actual julio por TradingView

Ether, por su parte, presenta el auge DeFi, el crecimiento masivo de la utilización de sus smart contracts en su red, y a su vez, la prometedora actualización a Ethereum 2.0 que promete escalar el proyecto a niveles astrales.

La demanda de ETH está en pleno hervor y además de los factores explicados anteriormente, la entrante crisis puede ser ayuda al empuje del precio de la segunda cripto más importante, al ser un token enfocado en cumplir una necesidad creciente.

Desde el crash de marzo se ha revalorizado más de 200%.

Gráfico de velas diarias de BTC/USD con rendimientos desde marzo por TradingView

La similitud de combinaciones existe, y no cabe duda que podríamos estar ante la migración desde utilizar bienes físicos dedicados al resguardo de valor, hacia utilizar los bienes digitales más codiciados y enfocados, también, en la demanda por escasez.