• Goldman Sachs expresó sus preocupaciones ante la posibilidad de que el dólar pierda su influencia.
  • Explicaron que la impresión masiva de dinero está preocupando a los inversionistas, haciendo que migren a activos de reserva de valor.
  • Bitcoin podría tener una oportunidad de crecer en caso de que su cualidad de reserva de valor tenga efecto en los mercados.

Estados Unidos no está pasando por un buen momento, y los inversionistas lo saben. No sólo el presidente Donald Trump ha demostrado una pésima gestión desde el punto de vista de la salud pública, también la salud financiera de la principal potencia mundial está en peligro, y los bancos ya están comenzando a ponerse nerviosos.

De acuerdo con un nuevo informe de Goldman Sachs, el cuarto banco más importante de Estados Unidos, el dólar norteamericano podría estar en un peligroso camino a perder su puesto como la moneda dominante en los mercados mundiales.

En declaraciones recogidas por Bloomberg, un grupo de estrategas financieros de Goldman Sachs, entre los que se encuentra Jeffrey Currie —conocido por haber pronosticado el superciclo de commodities y la subida del petróleo por encima de los $100— manifestaron su preocupación ante la pérdida de confianza en el dólar y la creciente popularidad del oro y otros activos de reserva de valor:

“El oro es la moneda de último recurso, particularmente en un ambiente como el actual donde los gobiernos están degradando sus monedas fiduciarias y empujando las tasas de interés reales a mínimos históricos […] Ahora hay preocupaciones reales en torno a la longevidad del dólar estadounidense como moneda de reserva”.

La situación es delicada. El presidente Donald Trump ha llevado al país a reportar la mayor tasa de desempleo de su historia, la mayor tasa de muertos y contagiados de coronavirus en el mundo, una tensión comercial con China en plena pandemia, y la emisión de dinero más fuerte que haya visto el país en varias décadas.

Las finanzas de Estados Unidos en cifras. Imagen: US Debt Clock

Aunque la preocupación no es en realidad una “alarma,” lo cierto es que ya el panorama comienza a considerarse como menos lejano. El reportaje de Bloomberg explica que los temores de un escenario hiperinflacionario comienzan a estar en la mente de los analistas que tienen una visión más prospectiva.

Bitcoin: Un activo digital, portátil, seguro y confiable… ¿Podrá ser un Oro 2.0?

Por ahora, la atención de Wall Street y los analistas financieros tradicionales está enfocada en el oro y otros commodities tradicionales. Justo en el mismo periodo de tiempo en el que presidente Donald Trump anunció un nuevo estímulo económico (una nueva ola de impresión masiva de dinero inorgánico) el metal dorado alcanzó un nuevo máximo histórico.

Y no conforme con esto, la conversión de contratos a futuros por entrega efectiva del oro es otro punto que tiene preocupados a los inversionistas. Generalmente los contratos a futuro de oro son renegociados y se utilizan como herramienta de especulación, pero hoy día se está comenzando a observar una tasa de conversión por entregas de oro físico inusualmente alta.

Es decir, mas allá de utilizar los derechos subyacentes en un contrato a futuro como medio de protección ante un riesgo, los inversionistas ni siquiera están confiando en estos mercados y están buscando acumular el metal por su propia cuenta.

Este desequilibrio podría llevar a mercado del oro a sufrir un escenario similar al del petróleo (pero a la inversa) donde no exista suficiente oro para satisfacer la demanda de los inversionistas ante una negativa de renegociación. Y lo mismo está sucediendo con la plata:

Bitcoin, por muy inmaduro y pequeño que sea su capitalización de mercado frente al oro y el resto de commodities, está también experimentando un crecimiento similar, no solo en términos de precios sino de aceptación.

Ayer, la criptomoneda experimentó una subida masiva que llevó al token a cotizar cerca de la banda de los $11.400, alcanzando un nuevo máximo anual y una subida mucho más acelerada que la del oro. Esto ocurrió en el mismo escenario de pesimismo de mercados financieros acentuado por los anuncios del presidente Trump —y otros aspectos fundamentales como el crecimiento de las DeFi y el panorama global.

Para quienes piensan que Bitcoin es una reserva de valor, el comportamiento de esta criptomoneda no resulta extraño, sin embargo, sigue siendo un producto nicho que muchos expertos no consideran que tenga valor intrínseco ni utilidad más allá de la especulación.

¿Será esta la oportunidad de oro para que Bitcoin pruebe su valor?

Daniel Ramirez-Escudero

Daniel es escritor y editor para la edición española de BeInCrypto.com. Opera como scalp trader con futuros en el mercado del DAX. Entusiasta de Bitcoin, altcoins y la nueva revolución financiera desde principios de 2017, día a día absorbe más información.  Daniel tiene varios años de experiencia en medios tecnológicos principalmente como front-end developer e Interaction designer así como otros medios. Licenciado de Comunicación Audiovisual y con un Master de Web Design and Development. Actualmente se ha lanzado al mundo de las criptomonedas y ama escribir, analizar y charlar sobre ellas.

Seguir al Autor

Quieres aprender más?

¡Únete a nuestro Grupo de Telegram y consigue señales de trading, cursos de trading gratuito y análisis diario con otros fanáticos de las criptomonedas!

La página web utiliza cookies.
Haz clic aquí para aceptar el uso de las cookies. Vea nuestra política de cookies

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar