Desde sus comienzos, Bitcoin siempre ha sido bastante popular en China. Quizás se debió a que fue utilizado como una herramienta contra la censura que vive el país, o bien como un método de inversión en trading y minería. Este 2020, parece que la nación asiática se hizo con la mayoría del hashrate de la criptomoneda (65%), pero Venezuela también entró en el nuevo top.

De acuerdo al último mapa sobre la minería de Bitcoin presentado hace poco por el Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge, a los mineros de China les siguen los de Estados Unidos y Rusia; con Venezuela a la saga en la posición 10 y un 0.42% del hashrate de Bitcoin entre septiembre de 2019 y abril de 2020.

Claro que esta es solo una perspectiva parcial, pues los datos del mapa se basan solo en las direcciones IP compartidas por tres pools de minería: BTC.com, Poolin y ViaBTC. Estos representan en conjunto un 37% del hashrate

total de Bitcoin y provienen de China, así que aún faltaría expandir la muestra de pools y nodos completos para obtener cifras más aproximadas a la realidad.

Para ello, el Centro de Finanzas Alternativas de la Universidad de Cambridge está invitando a más partes a compartir sus datos, de modo que en las próximas actualizaciones del mapa se consigan mejores resultados.

Por otra parte, un estudio previo de la firma CoinShares, arrojó resultados muy similares en diciembre de 2019. Quienes lideran en minería de Bitcoin según esta investigación son China, Rusia y Estados Unidos (además de otros países de climas fríos como Islandia y Canadá), pero Argentina y Venezuela entraron también en la lista como “regiones menores” de minería.

Ahora bien, si revisamos un mapa de nodos de Bitcoin encontraremos que la mayoría de ellos (el 21.28%) se encuentran “oscurecidos”, por lo que no es posible identificar de que país provienen. En el resto lideran Estados Unidos, Alemania y Francia. Curiosamente, China no se lista sino hasta la posición número 10. Entre los países hispanos, tenemos a España en el lugar 20, a Argentina en el 40 y a México en el 43.

Se puede argumentar, sin embargo, que no todos los nodos completos son mineros. Es muy usual minar en pool, para lo que no se requiere montar uno de estos nodos. En su lugar, los mineros se conectan a los pools de minería, que les asignan “trabajo” a completar con sus equipos.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Debido a eso la Universidad de Cambridge está invitando a más de estas firmas a unirse a su mapa, aunque un vistazo a la distribución general de los nodos también puede darnos una perspectiva más amplia.

La minería de criptomonedas en Venezuela

No es de extrañar que este país esté entre los que más tienen mineros: la electricidad, requisito indispensable para la cripto-minería, es extremadamente barata en Venezuela. Se ha reconocido, de hecho, como el país con la electricidad más barata en el mundo, con un precio de 0,0020 dólares el Kilovatio por hora (Kw/h) en 2018. Para muchos venezolanos, no es inusual hasta olvidarse de pagar la factura eléctrica por todo un año.

Por supuesto, con estos precios algo tenía que fallar: por todos es bien conocido el gran apagón de 2019, que duró hasta siete días continuos en algunos estados del país. Después de eso, casi todos los estados sufren de apagones constantes que los pueden dejar sin electricidad hasta por 20 horas seguidas.

Aunque en esas circunstancias parece imposible minar criptomonedas —pues el suministro eléctrico tiene que ser constante— la clave está en “casi todos los estados”. Algunos de ellos, al oriente del país, aprovechan muy bien su cercanía a las hidroeléctricas y pocas veces sufren de apagones. Es allí donde se han concentrado los mineros de criptomonedas.

Claro que también deben enfrentarse a los desafíos del régimen en el que vive el país. En teoría, todos los mineros de criptomonedas deberían registrarse en una plataforma gubernamental y conseguir una licencia del gobierno, pero muy pocos lo han hecho. Esto es debido a que el régimen no suele ser gentil con quienes tienen algo que ofrecer, y muchos mineros han sufrido incluso el robo de sus equipos y criptomonedas.

Aun así, parece que todavía quedan cripto-mineros en el país que consideran que vale la pena correr el riesgo.