• Coinbase es una de las marcas más reconocidas en todo el mundo de blockchain.
  • Sin embargo, las recientes controversias sobre el exchange que vende información de los usuarios a la DEA ha causado que los usuarios se cuestionen la retención de sus fondos en el exchange.
  • En este artículo, BeInCrypto investigará la larga historia de controversias de Coinbase para contextualizar mejor en qué punto nos encontramos en la actualidad.

Coinbase continúa enfrentando críticas sobre su infraestructura y protección de la privacidad, mientras tanto BeInCrypto lo investiga en este informe en profundidad.

Coinbase ha sido un elemento básico en el mundo de las criptomonedas desde hace mucho tiempo. Fundada en 2012, ha seguido a la industria desde sus humildes comienzos. De hecho, la mayoría de los principiantes de cripto todavía recurren a Coinbase cuando hacen su primera compra.

Siendo un líder de la industria, sin embargo, el exchange ha enfrentado a menudo críticas. Algunas de estas críticas son naturalmente más válidas que otras y vale la pena mirarlas en detalle. En este artículo, intentaremos romper la larga historia de controversias relacionadas con Coinbase hasta el día de hoy – y más importante – si estos temas fueron alguna vez realmente resueltos.

Los comienzos de Coinbase (2012 – 2014)

Cuando Coinbase se lanzó por primera vez en junio de 2012, el mercado cripto era una pequeña parte de lo que es hoy en día. De hecho, sólo existía realmente Bitcoin y estaba valorado en poco menos de 10 dólares.

Como se puede imaginar, los usuarios de Coinbase durante este tiempo era extremadamente pequeña. La mayoría de las preocupaciones eran sobre correcciones de errores que tenían que ser resueltos. Gran parte del espacio se centraba en la adopción con la esperanza de usar dinero digital similar al de Bitcoin. Los vendedores estaban adoptando Bitcoin en números cada vez mayores.

A finales de 2013, Coinbase comenzó a tener roces con algunos de los grandes gigantes de la tecnología, especialmente Apple. En noviembre de 2013, Apple retiró la aplicación de Coinbase de su App Store menos de un mes después de su lanzamiento. [Tech Crunch] La mayoría de las plataformas establecidas fueron especialmente cautelosas con Bitcoin durante este tiempo y Apple sólo restablecería la cartera de Coinbase en julio de 2014. [Wired] Afortunadamente, su aplicación Android no se vio afectada.

Centradas en la adopción, las preocupaciones que rodeaban a Coinbase durante este tiempo eran relativamente menores. Era una nueva industria y muchos querían que la compañía fuera más agresiva en la promoción de Bitcoin. Sin embargo, dada la relativa obscuridad de Bitcoin, los fieles creyentes de Bitcoin se mantuvieron y empezaron a desarrollar la comunidad desde cero. Coinbase y otras empresas emergentes empezaron a construirse en el fondo, esperando que el resto del mundo ‘se pusiera al día’ con el potencial del mundo de blockchain.

Crecimiento y disputas (2015 – 2016)

La continua expansión de Coinbase se encontró en los años siguientes con más obstáculos por el camino. Las cuestiones legales que rodeaban a Bitcoin comenzaron a tener una importancia central. Además, el exchange ahora solidificó su lugar como líder en esta industria de rápido crecimiento.

Críticos empezaron a surgir, preocupaciones legales

Mientras el precio de Bitcoin seguía creciendo y el hack de Mt. Gox de 2014 devastó la industria, Coinbase cayó bajo un mayor escrutinio tanto de los reguladores como de los usuarios. Hubo preocupaciones de que Coinbase estaba creciendo y convirtiéndose en algo ‘demasiado grande’ para la industria. Muchos también dijeron que el exchange tenía una seguridad cuestionable.

Como escribió un usuario en 2014, “Si Coinbase es el futuro de Bitcoin, entonces quiero salir de esta aventura”. Otros usuarios de Reddit informaron de un mal servicio al cliente, incluyendo un individuo que afirmó que 20 BTC fueron ingresados en su cuenta “por error” y luego cargados. La preocupación por que Coinbase ignorara el servicio al cliente sería un tema común a partir de entonces, y muchos aún persisten hoy en día.

La situación legal entre los bancos y Coinbase también se volvió más confusa. Bancos como Barclays comenzaron a penalizar a los usuarios que compraban y vendían criptodivisas, en algunos casos incluso cerrando sus cuentas por completo. [Telegraph] La situación legal era incierta y muchas compañías de criptodivisas comenzaron a huir de sus estados de origen.

IEn marzo de 2015 el Jefe de Cumplimiento de Coinbase se fue. Martine Jiejadlik fue promocionada en los medios de comunicación como una veterana de Fintech y su partida creó cierta inquietud. [Inside Sources] Como informó Fortune en agosto de 2015, un ‘éxodo’ de empresas relacionadas con Bitcoin comenzó a salir de Nueva York debido a la nueva licencia BitLicense del estado. Coinbase, sin embargo, decidió apostar y quedarse. Le tomaría a la empresa emergente cerca de dos años obtener la licencia, pero finalmente dio sus frutos.

En 2016 también se produjeron algunos de los primeros juicios contra Coinbase, una muestra de lo que más tarde se convertiría en algo más común en los años venideros. A finales de 2016, Coinbase se vio envuelta en una demanda relacionada con una estafa llamada Cryptsy. El estafador, Paul Vernon, liquidó 8,2 millones de dólares a través de Coinbase.

Esta demanda sólo se resolverá a finales de 2019 con Coinbase entregando casi 1 millón de dólares en daños y perjuicios. A finales de 2016, Coinbase también fue presionada para que proporcionara datos de los usuarios de 2013-2015 para fines fiscales al IRS. [The Guardian] Eventualmente proveería esta documentación en 2018 y desde entonces ha sido más complaciente con los recaudadores de impuestos y los reguladores.

El debate sobre el tamaño del bloque

Con la segunda mitad de Bitcoin en julio de 2016, Coinbase decidió flexibilizar su influencia interviniendo en una disputa sobre el tamaño del bloque de Bitcoin, un tema que aún hoy en día suscita controversia. Como escribió The Guardian en agosto de 2015, Bitcoin estaba sufriendo una ‘guerra civil‘ con los partidarios de tamaños de bloque más altos que apoyaban una hard fork llamada ‘Bitcoin XT’. [The Guardian]

Coinbase apoyó a Bitcoin XT y esto ganó la ira de algunos de los principales evangelistas de Bitcoin. El exchange fue incluso eliminado de Bitcoin.com a finales de 2015, pero finalmente se restablecería en enero de 2016.

Sin embargo, la controversia siguió adelante. Después de la mesa redonda de Satoshi en febrero de 2016, el CEO de Coinbase, Brian Armstrong, escribió que los desarrolladores de Bitcoin Core pueden ser el “mayor riesgo sistémico” de cripto. Afirmó que Core tenía “malas habilidades de comunicación” y “falta de madurez”, lo que mantenía alejados a otros desarrolladores. Más importante aún, dijo que los desarrolladores tenían preferencia por las ‘soluciones perfectas’ en lugar de las ‘suficientemente buenas’, lo que a menudo servía como excusa para no hacer nada.

Bitcoin XT, sin embargo, fue asesinado por agentes deshonestos antes de que tuviera la oportunidad de despegar. El New York Times informó en enero de 2016 que un nefasto actor había distribuido Bitkiller, un potente software malicioso que abrumó a los usuarios que descargaron el software Bitcoin XT. El software incluso había afectado a Coinbase, que soportaba Bitcoin XT, que tuvo que ser desconectado por completo brevemente.

En general, la situación asustaba a cualquier posible partidario de Bitcoin XT. Como informó el New York Times, el hacker dijo que “alguien me pagó por matar a XT”. Con eso, el debate sobre el bloqueo se pospuso y Coinbase pudo salvar su estatus temporalmente disminuido en la industria.

Los críticos crecieron más fuertes en medio del mercado alcista (2017 – 2018)

En 2017, la preocupación por el deficiente servicio al cliente de Coinbase comenzó a surgir repetidamente en Reddit y en otros lugares. Las críticas se convirtieron en una especie de broma en el mundo cripto, pero las críticas fueron tomadas muy en serio por los usuarios.

En el verano de 2017, los usuarios comenzaron a informar de problemas persistentes y de pérdidas de fondos. Como escribió un usuario:

Tengo la sensación de que todos los bancos van a dejar de aceptar transacciones de Coinbase. Esta compañía está j****amente acabada. Sólo espero poder acceder a mi cuenta y retirar mis monedas antes de que cierren las puertas.

Otro usuario escribió que tenía 40.000 dólares en fondos congelados en Coinbase durante más de un mes. Un post en r/Bitcoin obtuvo más de 1.100 votos a favor, suplicando a la comunidad que presionara a Coinbase para que devolviera 200.000 dólares en fondos depositados que nunca aparecieron en el exchange. Otros usuarios comenzaron a discutir la posibilidad de tomar medidas legales contra el exchange.

En conjunto, esto te da una idea de la animosidad que muchos tienen hacia Coinbase. En un artículo ampliamente difundido, un crítico escribió que Coinbase tenía un soporte horrible, cuentas bloqueadas, respuestas automatizadas, un sitio web roto, a menudo se desconectaba, y tiempos de procesamiento lentos. Las condenatorias acusaciones continuaron llegando y a menudo tenían un amplio apoyo en Reddit y más allá.

Aunque el exchange siguió siendo popular, estas preocupaciones naturalmente abrieron la puerta a competidores como Binance que aún vemos hoy en día. Muchas de estas quejas serían eventualmente compiladas en un informe formal de 134 páginas presentado a la SEC en junio de 2018.

Preocupaciones y demandas sobre el uso de información privilegiada

El 20 de diciembre de 2017, Coinbase añadió una nueva y sorprendente criptomoneda en su terminal de trading GDAX – Bitcoin Cash (BCH). La cotización tuvo un aumento de precio sin precedentes y, en un momento dado, hubo un margen de 6.000 dólares en comparación con otras plataformas exchange.

El fiasco causó una polémica tormenta de fuego para Coinbase. En un post, el CEO Brian Armstrong aseguró a los usuarios que los empleados no podían comerciar con Bitcoin Cash semanas antes de la publicación del anuncio. Sin embargo, el problema continuaría asolando a la compañía durante algún tiempo. A pesar de que una investigación interna a principios de 2018 no declaró ninguna irregularidad, el 20 de noviembre de 2018 se presentó una demanda alegando uso de información privilegiada.

Las demandas continuarán acumulándose hasta 2018. En marzo de 2018 se presentaron tres demandas federales contra el exchange, relacionadas con nuevas acusaciones de uso de información privilegiada y apropiación indebida de fondos que, según se dijo, habían “desaparecido”.

Apagones y flash crash

Coinbase también luchó en esta época para mantener su actividad en medio de una mayor actividad comercial. En algunos casos, sus cripto-activos sufrieron una volatilidad extrema.

En junio de 2017, GDAX de Coinbase sufrió una caída repentina de su Ethereum que hizo que su precio cayera de 320 dólares a la impresionante cifra de 0,10 dólares. El precio se recuperó rápidamente, pero las pérdidas potenciales fueron severas. Coinbase reembolsaría a los usuarios por el percance, pero sin embargo llamó la atención de los reguladores. [Tech Crunch] Según el Financial Times, los organismos de control financiero de EE.UU. solicitaron información para investigar el accidente repentino, pero no se informó de nada en la investigación.

Los apagones fueron comúnmente reportados en Coinbase a lo largo de 2017. Se hizo especialmente malo durante el apogeo del mercado alcista en diciembre de ese año. Reuters informó que tanto Coinbase como Bitfinex

bajaron el 12 de diciembre. [Reuters] Business Insider también informó sobre otro apagón el 1 de diciembre de 2017, mientras que también se registró otro apagón a finales de noviembre. [Business Insider]

Los usuarios estaban comprensiblemente enfadados. Parecía como si cada vez que el precio de Bitcoin subía drásticamente, Coinbase experimentaba un apagón. Se añadió más combustible al fuego cuando se reveló que la compañía obtuvo el 43% de sus ingresos de 2017 sólo en diciembre, un período en el que Coinbase tuvo algunos de sus peores servicios. [The Verge]

Coinbase en la actualidad (2019 – hasta la fecha)

Muchos de los problemas discutidos hasta ahora no han sido totalmente resueltos. Después de 2017, Coinbase y muchos otras plataformas exchange experimentaron un tiempo de inactividad repetidamente. 2018 y 2019 demostraron ser el momento perfecto para corregir estos errores y construir una mejor infraestructura. Sin embargo, según la mayoría de las estimaciones, no ha cambiado mucho. Coinbase continúa sufriendo interrupciones junto con otros problemas.

Los apagones persisten

Como ha informado BeInCrypto, Coinbase ha experimentado múltiples interrupciones tanto durante las concentraciones como en los accidentes de Bitcoin. En 2020 hasta ahora, esto ha sucedido en múltiples ocasiones. En un caso, el 10 de mayo, el exchange se desconectó cuando Bitcoin se estrelló a 1.500 dólares en una hora, para gran enfado de los usuarios. Estas interrupciones se han convertido en algo común en Coinbase ahora, y hay pocos indicios de que vayan a cesar. En general, son malas noticias para los usuarios que intentan beneficiarse con los grandes cambios de precios.

Además de los apagones, también ha habido choques repentinos y fallos de programación que siguen apareciendo. Una grave interrupción en octubre de 2019 vio un flash crash de Bitcoin a 7.700 dólares, ya que algunas órdenes de stop-loss se borraron inexplicablemente. [Nasdaq] Esto se asemeja al accidente de ETH en Coinbase a mediados de 2017. El percance le costó al exchange algunos puntos de portales clasificación como CryptoCompare, que no le dio a Coinbase el rango más alto en este fiasco.

¿Están seguros los fondos?

La deficiente infraestructura del exchange ha causado repetidamente la preocupación de si los fondos están seguros en Coinbase. Hasta ahora, no ha habido ninguna razón para sospechar que Coinbase ha sufrido un hack. Al estar regulada, está asegurada por la FDIC, pero uno ha de recordar las críticas de 2017. ¿Las cosas han mejorado realmente?

Los usuarios todavía reportan un pobre servicio al cliente y fondos congelados que tardan demasiado tiempo en recuperarse. Sin embargo, la verdadera prueba de la infraestructura de Coinbase llegó en el verano de 2019 con un hack fallido que estuvo cerca de ser exitoso.

Según Technology Review, alrededor de una docena de empleados de Coinbase recibieron un correo electrónico de un administrador de la Universidad de Cambridge. El mensaje era simple – había un premio de economía en la universidad y necesitaba la ayuda de Coinbase. Sin embargo, era un elaborado engaño. El estafador esperaba obtener acceso al backend del exchange a través de un malware en una URL enviada a estos empleados.

El estafador fue atrapado, pero la situación es preocupante. ¿Puede un individuo acceder al backend de Coinbase a través de un simple ataque como este? El intento de pirateo finalmente falló, pero tal error no debería ser ni remotamente posible. Actualmente no está claro si Coinbase ha mejorado su seguridad desde que el incidente fue reportado.

Preocupaciones de privacidad

Aunque Coinbase se encontraba inicialmente en una situación difícil con los reguladores, desde entonces se ha convertido en uno de los grupos de presión de facto para el espacio blockchain. Coinbase también se ha acercado a los reguladores y a las agencias gubernamentales, posiblemente más que cualquier otra plataforma exchange en el mundo. Claramente, los reguladores ahora ven a Coinbase como un pilar del mundo blockchain que está aquí para quedarse. Esto ha cimentado la posición de Coinbase como líder de la industria en los Estados Unidos, dándole un apalancamiento único que ahora está saliendo a la luz.

Aunque Coinbase se encuentra ahora en una mejor posición jurídica y normativa que hace años, esto ha provocado nuevas controversias, especialmente en lo que respecta a la privacidad. Muchos se preguntan: ¿Está Coinbase entregando la información de los usuarios a terceros y al gobierno federal?

Las críticas en este frente, aunque silenciadas hace años, se han vuelto cada vez más fuertes. El CEO de Coinbase, Brian Armstrong, ha expresado su apoyo a las transacciones privadas pero también ha sido acusado de poner en la lista negra las transacciones anónimas.

Sin embargo, esto es sólo la punta del iceberg, y las críticas son aún más profundas.

En febrero de 2019, Coinbase adquirió la plataforma de inteligencia de blockchain Neutrino. Los fundadores de la empresa eran anteriormente ejecutivos de Hacking Team, una empresa conocida por vender herramientas de spyware a agencias gubernamentales de todo el mundo. Hacking Team ha sido conocida por contaminar las reclamaciones de derechos humanos de los partidos de la oposición y por atacar a los activistas de los regímenes despóticos. Muchos consideraron que la adquisición era contraria al supuesto compromiso de Coinbase con la anti-censura, la democracia y la transparencia. La situación estimuló el hashtag #DeleteCoinbase.

Coinbase ha afirmado que Neutrino ayudaría a hacer cripto “más segura y más accesible para la gente de todo el mundo”.

La controversia actual

Hoy en día, Coinbase está atrapada en otra controversia sobre sus cuestionables vínculos con entidades gubernamentales. Recientemente surgió que el exchange planea vender sus servicios de análisis blockchain a la Agencia Antidrogas (DEA) y al IRS. [Forbes] De acuerdo con el informe, Coinbase puede ganar hasta 250.000 dólares del trato a la DEA. Ha habido algunas especulaciones de que está relacionado con su trato con Neutrino 2019.

Las reacciones a las noticias han sido nada menos que sin precedentes: un éxodo masivo de Coinbase. Como informó BeInCrypto el 11 de junio, los usuarios retiraron 200 millones de dólares en fondos de Coinbase tras la publicación del acuerdo con el gobierno de EE.UU. Coinbase ha mantenido que no compartirá los datos sensibles de los usuarios con las autoridades, pero parece que pocos están convencidos.

Esta última controversia parece ser una de las pruebas más serias que Coinbase ha tenido que enfrentar hasta ahora. La anti-censura y la privacidad están en el corazón de la industria blockchain. Si Coinbase está dispuesto a vender la información de los usuarios al mejor postor y a los gobiernos, los usuarios se sentirán engañados.

A dónde va Coinbase desde aquí

Hasta ahora, este artículo ha ahondado en las muchas controversias de Coinbase a lo largo de los años. Algunas son más serias que otras, por supuesto. Sin embargo, el reciente informe sobre los tratos de Coinbase con la DEA y el IRS ha causado que muchos miren el exchange una mirada nueva. ¿Está Coinbase tratando de posicionarse como el medio de facto con el que las autoridades federales acceden a la información privada de los usuarios en el mundo cripto? Tal como está ahora, parece que sí.

Coinbase todavía no ha podido arreglar los problemas persistentes, la mala infraestructura que causa interrupción tras interrupción, y el servicio al cliente de mala calidad que han plagado el exchange durante años, Ahora, los usuarios también tienen que lidiar con la disminución de las protecciones de privacidad. El resultado final es un exchange que se ha centrado cada vez menos en el usuario.

Si un exchange no puede tender a lo básico, entonces merece perder su ventaja competitiva. El servicio al cliente y la infraestructura del exchange son lo primero, o de lo contrario el mercado podría sufrir una vez más de un servicio deficiente como lo hizo en 2017. Esto podría potencialmente rechazar a las masas de personas que buscan invertir en criptodivisas por primera vez. Además, arruina la confianza de los usuarios en la industria en su conjunto. Uno habría esperado que estos problemas ya se hubieran resuelto.

Hoy en día, Coinbase sigue siendo el exchange de criptomonedas más accesible para los estadounidenses. También está entre las marcas más reconocidas en todo el sector blockchain. Si estuvieran a finales de 2017, quizás recuerden que la aplicación móvil de Coinbase fue la más descargada en el apogeo del mercado alcista. Los recién llegados acudieron en masa a Coinbase entonces.

Sin embargo, al quemar los puentes con los usuarios ya establecidos, Coinbase se está preparando para una turba furiosa. A largo plazo, tal estrategia es autodestructiva. Debe ser hecha correctamente por el bien de todo el mundo en el sector blockchain.

Coinbase está aquí para quedarse. Sin embargo, si renuncia a la privacidad y a las mejoras intraculturales básicas para obtener beneficios a corto plazo, entonces verá disminuir su relevancia en esta industria tan cambiante.

Anton Lucian

Nacido y criado en los Estados Unidos, Anton se graduó de Licenciatura en Historia en la Universidad de Cornell. Periodista independiente consumado, se especializa en escribir sobre criptomonedas y la ‘cuarta revolución industrial’ digital en la que nos encontramos actualmente.

Seguir al Autor

Quieres aprender más?

¡Únete a nuestro Grupo de Telegram y consigue señales de trading, cursos de trading gratuito y análisis diario con otros fanáticos de las criptomonedas!

La página web utiliza cookies.
Haz clic aquí para aceptar el uso de las cookies. Vea nuestra política de cookies

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar