Jorge Farías es el CEO de Cryptobuyer, un exchange ubicado en Panamá, pero con servicios enfocados en Venezuela. Cryptobuyer Pay, el sistema de Puntos de Ventas de criptomonedas desarrollado por la empresa ha permitido que cientos de comercios puedan hoy aceptar criptomonedas fácilmente.

Conversamos con él para conocer su visión acerca de las criptomonedas en Venezuela y conocer su experiencia en el trabajo que viene haciendo en el ecosistema.

En vista de que ya lleva 5 años dentro del mercado, ¿Cómo han evaluado el desarrollo de la industria cripto en Venezuela a lo largo de este tiempo?

Jorge Farías: Ha tenido sus altas y bajas, muchos proyectos e iniciativas han surgido pero muy pocos han podido mantenerse, muchas veces por la migración de sus integrantes o simplemente la falta de financiamiento. Es una situación muy triste sobretodo sabiendo que muchos de las empresas líderes de la industria internacionalmente, cuentan con venezolanos entre sus filas y hasta en cargos gerenciales. Es un potencial enorme que se está perdiendo pero que puede recuperarse muy rápidamente con las iniciativas correctas.

¿Qué visualizas para el futuro en Venezuela?

Jorge Farías: La situación actual de cuarentena aunada a la restricción de salida del país forzará que sigan surgiendo emprendimientos en todas las áreas, pero especialmente en el tema de ventas en línea y entregas a domicilio. Para nadie es un secreto que los únicos negocios funcionales en este momento de coyuntura son los cambios de divisa y la compra venta de alimentos y medicinas, son esenciales para la supervivencia y esto no es un tema de Venezuela si no de la región.

La relación del gobierno venezolano con las criptomonedas ha sido noticia por distintos factores a lo largo de estos años, ¿Han tenido ustedes algún problema con el gobierno?

Jorge Farías: No. Cryptobuyer nació en una época donde en Venezuela se conocía aun menos que ahora el tema de las criptomonedas, hemos visto la evolución de la percepción del tema desde la persecución, en un principio, hasta la regulación actual y el balance general es positivo, aunque como todo, con algunos aspectos que pueden mejorarse.

Desde nuestra experiencia, hasta ahora, los reguladores locales han tenido disposición y apertura para conocer nuestro proyecto y permitir nuestro trabajo. Entiendo que la misma receptividad han tenido algunos otros interesados en invertir en Venezuela. Es un tema de reconocer a los privados como elemento fundamental en el desarrollo de cualquier país.

Hace poco fue noticia un podcast que afirmaba que el discurso de que en Venezuela se usaban criptomonedas no era real. ¿Hay o no hay un uso significativo de las criptomonedas en Venezuela?

Jorge Farías: He tenido la oportunidad de asistir a conferencias sobre cripto y Blockchain en diversas partes del mundo, estas tienen como fin mostrar los últimos avances y desarrollos en la tecnología para mejorar su uso y adopción. Lo paradójico es que al cruzar la puerta y salir del evento intentas buscar un sitio donde pagar con Bitcoin en Nueva York o Londres y es prácticamente imposible.

Antes de la pandemia viajaba a Caracas una semana al mes y te puedo decir que vivía prácticamente pagando mis gastos en criptomonedas o al menos utilizándolo como medio de cambio. En menor grado pasa en Buenos Aires donde también puedes conseguir sitios que la reciban. Es un tema de necesidades y en Latinoamérica se adoptará mas rápido esta tecnología que en cualquier otra parte del mundo.

Por nuestro lado, ya sumamos mas de 600 comercios en Venezuela y recientemente hemos firmado una alianza con Megasoft, uno de los mayores integradores de sistemas de pagos en el país, para acceder a mas de 20000 comercios de todo tipo en el país, es una tarea enorme, costosa y hemos asumido el reto.

¿Cómo has visto la opinión del venezolano promedio respecto a las criptomonedas?

Jorge Farías: Existe mucho escepticismo, el tema Petro ha hecho que como todo en el país se dividan las opiniones, también las estafas piramidales y los esquemas ponzi están haciendo mucho daño.

Es evidente el incremento de estos esquemas fraudulentos en época COVID cuando la gente está pegada a un computador buscando la manera de ganar un dinero extra. El llamado es a educarse y entender que no todo lo que brilla es oro. Nosotros desde Cryptobuyer no ofrecemos nuestros servicios como una forma de hacerse millonario, sino como una herramienta para enviar y recibir pagos muy poderosa y además de servir como un sistema de remesas internacionales instantáneo, sin limitaciones ni horarios.

¿Cómo ha sido la experiencia de la empresa al trabajar con los negocios venezolanos? ¿Se han podido adaptar a las necesidades de las personas?

Jorge Farías: Ha sido un proceso muy enriquecedor y fundamental en el éxito de nuestras soluciones, el saber cuáles son las vicisitudes en el día a día de un comercio, nos ha ayudado a tener un producto adaptado a la realidad del país.

Situaciones de uso diario nos han permitido identificar también el comportamiento y el uso que le da el venezolano a nuestros productos: ¿Qué pasa cuando pagan de más? ¿O de menos? ¿O envían un pago desde un exchange que no se confirma a tiempo?

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
Esto es parte del día a día en nuestra operativa y es una labor titánica de educación.

El factor humano es fundamental, trabajamos con negocios de 1 sola persona que entiende perfectamente todo el proceso, hasta grandes cadenas con 200 empleados por tienda que son rotados constantemente y desconocen el producto, puedes ir en la mañana y pagar perfectamente y en la tarde te dicen que no lo aceptan por simple desconocimiento que tienen del producto, y así podemos pasar toda la entrevista dándote anécdotas.

Se ha reconocido que Dash tiene un impacto dentro del mercado venezolano. ¿Cómo evalúas el crecimiento de Dash en Venezuela?

Jorge Farías: Totalmente, Dash ha sido una piedra fundamental y gran aliado de Cryptobuyer desde sus inicios, fuimos la primera plataforma de Latinoamérica en aceptar Dash hace unos cuantos años atrás y hoy en día sigue siendo una de las monedas top 3 en uso en nuestros productos.

Sus bajas comisiones, seguridad y pagos instantáneos la hacen una excelente opción para pagos presenciales y remotos. Han hecho grandes inversiones en educación, me atrevería a decir que ninguna otra iniciativa internacional de la industria ha dedicado más recursos en esta área en Venezuela. Ernesto Contreras, venezolano a quien recientemente entrevistaron ustedes, es un vivo ejemplo de la apuesta que hace Dash en la región al asignarle un cargo tan importante en la organización.

Venezuela es un país en el que muchas transnacionales y empresas de gran magnitud deciden no invertir ¿Por qué ustedes si insisten en construir en Venezuela?

Jorge Farías: Estamos convencidos de que el gran polo de uso y adopción real será Latinoamérica. Su infraestructura deteriorada y la lentitud de los organismos regulatorios y financieros son un caldo de cultivo ideal para hacer cosas disruptivas y no solo en fintech si no en cualquier área de tecnología, pero lo más importante es que mucho del equipo fundador es Venezolano y entendemos las necesidades puntuales del país.

Estamos poniendo nuestro grano de arena si bien no para solucionar todo, al menos para ayudar a paliar una situación bastante compleja y con muchas aristas, construyendo productos reales donde realmente hace falta.

Dado que resides en el extranjero y estás en un punto donde se encuentran muchos inversores y exponentes del mundo cripto, ¿Cuál es la visión de Venezuela desde el exterior? ¿Es una oportunidad o una pérdida de tiempo?

Jorge Farías: Casi el 70 % de las inversiones en Start Ups en Latinoamérica en los últimos 2 años ha sido exclusivamente para Fintech, eso es una muestra enorme del interés en la región de grandes grupos inversores.

Venezuela en particular, siempre es tema de conversación en charlas y conferencias sobre casos de uso puntuales, pero existe aún un profundo desconocimiento de la situación real en el sitio.

Es un entorno sumamente cambiante donde es simplemente imposible hacer una planificación a mediano plazo, por eso es fundamental el trabajo de campo para entender las realidades y ha sido la clave de nuestro éxito. Muchos colegas extranjeros estaban viajando a Venezuela antes de la pandemia para ver esto con sus propios ojos, esperemos que se alguna forma se retome.

Muchos han esgrimido que las sanciones del gobierno de la Administración Trump hacia funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro y hacia distintas empresas venezolanas han sido un freno para la innovación en Venezuela, ¿Han afectado de alguna forma estas sanciones al desarrollo cripto en el país?

Jorge Farías: Las sanciones son contra particulares y algunas empresas del Estado, más no para el resto de la población ni sus empresas privadas. Si existe obviamente una sobre regulación y lo que se conoce como “over compliance” para Venezolanos y es un escollo muy difícil que sortear más no imposible.

Los cambios de paradigmas económicos y un escenario internacional efervescente tanto a nivel político como financiero nos traerán muchas sorpresas en un futuro muy cercano, quien arriesgue y se monte en este tren justo ahora donde se ve más complicado el escenario global,  capitalizará de manera masiva en los próximos años cuando muchas de las estructuras y monedas tradicionales colapsen sobre sus deudas y males manejos, y las criptomonedas y activos digitales emerjan para reemplazarlos. El reloj está contando.