Kristina Kalcheva es la cofundadora, directora y experta legal de Jelurida, una compañía de software de blockchain que desarrolla y mantiene los blockchain Nxt y Ardor. La empresa tiene un equipo internacional basado en diferentes países con una fuerte presencia de miembros españoles. La empresa tiene su sede en Suiza, hablamos con Kalcheva sobre los desafíos legales que una empresa de blockchain tiene que enfrentar y como adaptarse.

Las normas legales y la regulación parecen cambiar rápidamente en el espacio blockchain y de las criptomonedas. Como Jelurida tiene una plantilla internacional, ¿qué asuntos legales y regulatorios tiene que abordar con frecuencia?

Kristina Kalcheva: Como equipo internacional debemos conocer las respectivas regulaciones de empleo, seguridad social e impuestos de los países en los que tenemos empleados o contratistas. Debido a que a veces también hacemos o recibimos pagos en criptomonedas, debemos estar al tanto de cualquier norma al respecto.

Por ejemplo, en Suiza, una empresa que realiza cualquier pago en criptomonedas está obligada a conocer al destinatario del pago y a disponer de la documentación adecuada; de lo contrario, desde el punto de vista fiscal, podría considerarse un pago de dividendos y ser objeto de una retención. Este hecho es problemático para nosotros cuando deseamos distribuir recompensas o ejecutar programas de recompensa para los miembros de nuestra gran comunidad internacional – algo que por lo demás es muy común y se hace frecuentemente en nuestro espacio.

Díganos por qué Jelurida tiene su sede en Suiza y no en otro país, ¿es por el marco jurídico que ofrece el país?

Kristina Kalcheva: Sí, Jelurida tiene su sede en Suiza debido a las condiciones favorables para los proyectos relacionados con cripto. Suiza ha sido llamada la “Cripto Nación” y es un nombre bien merecido, porque es un lugar donde se puede iniciar una empresa de blockchain, financiarla con una Initial Coin Offering (ICO), que fue nuestro caso, y por supuesto encontrar guías de regulación profesional y financiera para guiarte en el camino. Un aspecto muy positivo aquí es el hecho de que las autoridades tanto a nivel cantonal como federal están abiertas a un diálogo con los participantes de la industria, lo que hace relativamente fácil para las empresas navegar por las complejas cuestiones de impuestos, contabilidad, cumplimiento y otros temas con resultados positivos para ambas partes.

¿Es el “Crypto Valley” de Zug, la versión suiza del Silicon Valley de EE.UU., un ecosistema real y vivo o sólo un bonito “póster” o material de marketing?

Kristina Kalcheva:  Históricamente el Crypto Valley en Zug fue el primer lugar en Suiza donde se podía establecer una compañía o una fundación de cripto y hacer una ICO. Fue usado por cientos de proyectos como base de operaciones especialmente en el boom de la ICO de 2017 – principios de 2018. Naturalmente, muchos de estos proyectos no tuvieron éxito, otros se disolvieron o se trasladaron a otro lugar, un número importante de estos proyectos sólo se registraron allí y no tenían realmente ninguna presencia o sustancia local. Pero también muchos permanecieron y Zug sigue siendo un ecosistema cripto vivo. Con el tiempo también se formaron otras comunidades en Zurich, Ginebra y especialmente en el sur de Suiza, en Lugano, donde se encuentra Jelurida.

¿Cuáles son los mayores desafíos legales a los que se enfrentan las empresas blockchain?

Kristina Kalcheva:  Hay muchos de esos desafíos y varían considerablemente de un país a otro, desde la simple prohibición en algunas jurisdicciones hasta una fiscalidad desfavorable (personal y empresarial) o el aumento y la falta de realismo de las exigencias de cumplimiento para los intercambios en otras. Incluso en las jurisdicciones más críticas, como la suiza, las empresas se enfrentan a obstáculos prácticos, el mayor de los cuales es la apertura de cuentas bancarias. La falta de normas establecidas en la contabilidad de las criptomonedas para las empresas en muchas jurisdicciones es otro problema importante para las empresas de este sector.

Pero en general, los desafíos jurídicos a los que se enfrentan las empresas de blockchain provienen del hecho de que la tecnología de blockchain es todavía relativamente joven, pero que se afirma rápidamente en el mundo. Y los reguladores tienen mucho con que ponerse al día en ese sentido. Hacer una nueva ley es un proceso lento y conservador y la conciencia de que las nuevas leyes son necesarias en cualquier área emergente dada no llega tan fácilmente, especialmente si se trata de una tecnología disruptiva con el potencial de cambiar aspectos significativos de nuestras vidas.

La falta de comprensión de la verdadera naturaleza de la tecnología blockchain y la falta de voluntad de entendimiento entre los reguladores y los legisladores son también un obstáculo importante. Uno de los enfoques de los reguladores consiste en limitarse a introducir un fenómeno completamente nuevo en el marco reglamentario existente que a veces crea más problemas de los que resuelve (un ejemplo de ello es la simple clasificación de algunos tokens de criptomonedas como valores sin tener en cuenta las diferencias fundamentales que pueden existir entre las criptomonedas y los valores).

La deseada regulación sandbox, que algunos países tienen, proporciona una clara ventaja para experimentar sin tener que preocuparse por la regulación real. ¿Hay alguna desventaja en esta metodología? ¿Cómo trabaja una empresa típica dentro de este marco?

Kristina Kalcheva:  Las regulaciónes sandbox han surgido como una herramienta valiosa para que los reguladores exploren y se mantengan al día con las tecnologías innovadoras, especialmente en el sector fintech (parte de las cuales utilizan la tecnología distributed ledger technologies, DLT) en países como el Reino Unido, Hong Kong, Singapur y Suiza.

Al mismo tiempo, la regulación sandbox ofrece a las empresas de nueva creación una forma de obtener una mayor comprensión y un conocimiento de primera mano de la reglamentación existente y, muy a menudo, de establecer nuevas asociaciones y acceder a grandes empresas e instituciones que podrían estar interesadas en sus ofertas.

Pero aún así, un sandbox sigue siendo un entorno de pruebas hermético que no prepara realmente a una empresa para los desafíos del negocio real y a veces puede crear una falsa sensación de seguridad en cuanto al cumplimiento de cualquier modelo empresarial determinado con las reglamentaciones existentes, simplemente porque algunas regulaciones sandbox suelen ofrecer condiciones más favorables que no se aplicarán necesariamente a las operaciones de este modelo en el mundo empresarial “real” o mientras la empresa esté creciendo.

Para las empresas cripto, la participación en un sandbox no las hace necesariamente más atractivas para las empresas de capital riesgo y, desde luego, no puede eximirlas de las normas jurídicas existentes ni resolver sus problemas prácticos, como es el caso de la apertura de una cuenta bancaria, por ejemplo.

¿Por qué no basó la empresa en otro país como España, Sudamérica, China o Estados Unidos? ¿Qué ventajas o desventajas hay por cada ubicación?

Kristina Kalcheva:  Somos un equipo compuesto en su mayoría por europeos, así que no tenía mucho sentido para nosotros ir fuera de Europa, especialmente a lugares con una cultura completamente diferente. EE.UU. tiene un sector financiero bien desarrollado pero sobre-regulado y desafortunadamente no es la mejor opción para proyectos cripto y de blockchain. Últimamente vemos que la situación allí está empeorando e incluso ahora muchas plataformas exchange de criptomonedas se niegan a aceptar clientes de EE.UU. o no les ofrecen una gama completa de servicios.

China es notoriamente un lugar cripto poco amistoso tanto para sus propios ciudadanos como para los extranjeros. A pesar de ser un mercado enorme, las dificultades para que una nueva empresa penetre allí son significativas, especialmente para una empresa que opera blockchain públicos como nosotros. Con algunas excepciones (por ejemplo Malta), la mayoría de los estados miembros de la UE no ofrecen buenas condiciones para las empresas de blockchain y, aunque no hay restricciones legales explícitas, hay una fuerte resistencia del sector financiero tradicional a los proyectos relacionados con las criptomonedas.

China ha cambiado drásticamente, su nueva postura es “Blockchain sí, Bitcoin no”. La actividad de las empresas de blockchain ha aumentado enormemente, ¿están perdiendo EE.UU. la batalla por el liderazgo del sector de la tecnología?

Kristina Kalcheva:  No puedo hablar en nombre de todo el sector tecnológico, pero con blockchain obviamente ambas economías líderes están progresando. La diferencia es que en China estas iniciativas son impulsadas por el gobierno, mientras que en los EE.UU. las grandes empresas son las más interesadas. No tengo ninguna duda de que ambos países están explorando las ventajas de la tecnología blockchain y eventualmente integrarán soluciones privadas o basadas en blockchain permitidas en muchas industrias, pero en ambos casos (China y EE.UU.) esto es una buena noticia para la industria blockchain como la tecnología, pero no es realmente una buena noticia para las criptomonedas, las plataformas públicas y su adopción generalizada.

¿Qué opina de que China prohíba Bitcoin y otras criptomonedas pero que adopte blockchain? ¿No son parte del mismo cuerpo? ¿Esto es factible a largo plazo?
Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Kristina Kalcheva:  Es ciertamente factible – las criptomonedas son sólo un aspecto de la tecnología blockchain y su caso de uso más popular. Pero la tecnología subyacente puede existir sin criptomonedas o su trading en público y abierto. Las aplicaciones potenciales son muchas y las primeras “monedas alternativas” o la segunda generación de criptomonedas que empezaron a surgir hace seis años se crearon desde el principio con los bloques de construcción necesarios que les permitieron servir para mucho más que la simple transferencia de valor. El ejemplo perfecto es el Nxt, un proyecto pionero iniciado en 2013 que amplió considerablemente el uso de la tecnología de blockchain y abrió la puerta a la descentralización en muchas otras esferas.

La industria tecnológica parece concentrarse en China y EE.UU., ¿qué pasa con Europa? ¿Está preparada para la nueva revolución de blockchain? ¿Qué países europeos están tomando la delantera dentro de la regulación?

Kristina Kalcheva:  Por supuesto, las economías más grandes están fomentando más oportunidades, especialmente en el desarrollo de software, donde EE.UU. tiene su lugar de liderazgo establecido. Sin embargo, no estoy seguro de que esto sea así con el desarrollo de software blockchain, criptomonedas y fintech donde Europa, Israel y algunos países de Asia (como Singapur) tienen realmente mucho que ofrecer. Jelurida es el ejemplo perfecto para eso.

Dentro de la regulación, Suiza y también Liechtenstein son dos de los países líderes. En Suiza hubo muchos debates sobre los próximos cambios en las leyes existentes que se supone que se presentarán al parlamento para su votación a principios de 2020. Afortunadamente, el Consejo Federal inició un proceso de consulta con expertos de la industria antes del que duró varios meses e influyó significativamente en la nueva legislación propuesta de manera positiva.

Liechtenstein es también un gran ejemplo con su recién aprobada Ley de Blockchain – un gran salto hacia una nueva economía simbólica. También es, al igual que Suiza, un lugar amistoso para registrar una empresa de blockchain o un exchange de monedas encriptadas o para llevar a cabo una financiación en masa.

Al mismo tiempo, algunas señales inquietantes llegan no sólo de China (lo cual no es inusual), sino también de los Estados Unidos, el último ejemplo: un desarrollador de software arrestado por el FBI debido a la creación de un mezclador de bitcoin en claro desprecio de sus derechos en virtud de la Primera Enmienda (que protege la libertad de expresión y el código fuente del software como tal). Las regulaciones desfavorables también han forzado a algunos exchange de criptomonedas a reubicar sus operaciones internacionales en otro lugar y a dividir a sus usuarios entre residentes y no residentes en los Estados Unidos.

¿La nueva regulación europea de AML5 ha afectado negativamente a la industria o fue un paso adelante correcto?

Kristina Kalcheva:  No creo que el AML5 sea una influencia positiva para la industria. La Unión Europea tiene una tendencia a regularlo todo en exceso sin abordar realmente las verdaderas necesidades o realidades de los negocios. Las tecnologías innovadoras y disruptivas a menudo son víctimas de esta regulación y el nuevo AML5 no es una excepción. Algunos proyectos de criptomonedas y especialmente los exchange ya se ven afectados negativamente debido al aumento de los requisitos de cumplimiento que deben seguir.

Un ejemplo directo es la aceptación de la “licencia de criptomonedas” en Alemania, que levantó una gran barrera para los exchange de criptomonedas, por lo que se les trata más o menos como a las instituciones financieras tradicionales con una cantidad de requisitos de cumplimiento insoportable para estas empresas.

¿Cómo podría afectar la Quinta Directiva contra el blanqueo de dinero de la Unión Europea (conocida como AMLD5 ) a la gestión de los exchange, en particular en lo que respecta a la travel rule?

Kristina Kalcheva:  El travel rule afectará negativamente a los exchange más pequeñas, haciendo que el coste de su cumplimiento sea demasiado alto. Identificar el remitente y el destinatario de cada transacción de criptomonedas (cripto a fiat en el caso de AML5 pero también cripto a cripto con los cambios que propone FINCEN) aumentará los gastos de los exchange para licencias y la infraestructura necesaria para manejar los nuevos requisitos, disminuirá inevitablemente su base de usuarios y en conjunto frenará la adopción de blockchain y de las criptomonedas en la economía tradicional.

¿Qué opina de la financiación con tokens y cuál cree que es la forma más amistosa de hacerlo en cada una de las tres grandes áreas legislativas (Europa, EE.UU. y China)?

Kristina Kalcheva: La financiación a través de la emisión de tokens de criptomonedas es una forma muy sencilla de recaudar fondos para su empresa o proyecto blockchain. Así es como se financió Jelurida – a través de un ICO que nos permitió desarrollar, lanzar y continuar mejorando el blockchain de Ardor – la primera plataforma multicadena en funcionamiento.

El modelo de financiación a través de tokens tiene las ventajas definitivas para las empresas startup de blockchain, permitiéndoles recaudar fondos sin necesidad de buscar agentes de capital de riesgo y sacrificando grandes partes de sus empresas para ello. También tiene la ventaja de involucrar a una comunidad más amplia en torno al proyecto y aumentar la adopción por parte de los usuarios del caso de uso pertinente. Para los proyectos que desean desplegar una nueva red separada desde el principio, un ICO proporciona también una forma de lograr una buena distribución inicial de los tokens y de esta manera garantizar la seguridad de la nueva red.

En China las ICOs están prohibidas desde 2017, hacer una ICO en EE.UU. es ciertamente arriesgado y complicado y en Europa – dependerá del país pero sigue siendo la opción más amigable de las tres.

Puede que trabaje con proyectos descentralizados, ¿su enfoque legal o reglamentario cambia mientras trabaja con estos proyectos en comparación con una plataforma blockchain centralizada?

Kristina Kalcheva: La ley sólo reconoce como sujetos a las personas físicas y jurídicas, por lo que para nosotros, como empresa, es ciertamente difícil y casi imposible hacer negocios con proyectos verdaderamente descentralizados o incluso formados por personas anónimas. Es muy necesario algún nivel de cooperación en cualquier forma legal existente.

¿Qué futuro ve para la regulación de la STO y cripto, cuándo cree que los activos digitales no sólo serán una realidad sino una realidad jurídica?

Kristina Kalcheva:  Es difícil decir o hacer una predicción definitiva. Ciertamente algunos países son más abiertos mientras que otros están totalmente estancados o se inclinan por una regulación cripto desfavorable. Los STO se hacen incluso ahora pero operan dentro de la regulación existente. Optimistamente, la primera dedicada sólo a las leyes de blockchain y tokens vendrá en los próximos 3-5 años.

¿Cómo ve la regulación de blockchain en 5 años?

Kristina Kalcheva: En primer lugar, lo veo dividido geográficamente, una tendencia que es bastante obvia incluso ahora. Entonces podemos esperar más restricciones y un aumento de los requisitos para el trading de criptomonedas y la realización de ICO y STO. La conversión de criptomonedas a monedas fiduciaria puede ser aún más difícil en algunos países, tanto para los individuos como para las empresas. Pero es de esperar que otras jurisdicciones se aprovechen de ello y se conviertan en puertos seguros para los proyectos relacionados con las criptomonedas.