Las recientes investigaciones sobre el “lado oculto de las criptomonedas” han descubierto que desde 2011 se han robado unos 15.000 millones de euros (16.700 millones de dólares) en activos digitales.

Las estafas son, sin duda alguna, todavía una lacra en la industria de las criptomonedas. Sólo este año, hemos visto robos y estafas de criptomonedas por encima de los 43 mil millones de dólares.

PLUS Token fue noticia este año por defraudar a los inversores con un récord de 3 mil millones de dólares en fondos. Durante la mayor parte de la segunda mitad de 2019, la estafa estuvo arrojando diariamente al mercado más de 1.300 BTC. Aunque estas estafas y robos fueron especialmente malos en 2019, han sido un problema siempre presente para la industria durante la mayor parte de la década pasada.

15.000 millones (16.700 millones de dólares) y contando

Las estafas sólo han empeorado en los últimos años, y muchas de ellas se pueden relacionar con los humildes comienzos del mercado de las criptomonedas. De hecho, incluso en 2011, hubo un problema desenfrenado. Un informe reciente de De Correspondent encontró que, en total, 15.000 millones de euros (16.700 millones de dólares) de criptomonedas han sido robados desde 2011.

El análisis presenta una larga lista de plataformas fraudulentas

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
que han plagado la industria a lo largo de los años. Algunos exchange y entidades fueron simplemente víctimas de los piratas informáticos; otros, sin embargo, robaron a sus usuarios.

De Correspondent investigó 70 de los peores casos de fraude en la industria cripto – encabezando la lista se encuentran OneCoin (€3600 millones), PlusToken (€2600 millones), Bitconnect (€2250 millones), y BTC-e (€1300 millones). Estos cuatro hacks son los únicos casos en los que los fondos robados ascendieron a más de 1.000 millones de euros.

Cómo los ladrones roban sus criptomonedas

Hay algunos métodos que los hackers suelen utilizar para robar fondos de las víctimas. La más común es la estafa de salida directa que el autor vincula al reciente fiasco que involucra a QuadrigaCX. También está el modelo ICO, que experimentó un auge en 2017 pero que vio muchos de estos proyectos ‘quebrar’ en 2018. En realidad, algunos simplemente se escaparon con los fondos. Los estafadores también emplean a veces el clásico enfoque de ‘marketing multinivel’ que es esencialmente un esquema piramidal estándar disfrazado con la jerga blockchain.

Por supuesto, hay innumerables formas más que los estafadores emplean para robar dinero. Estas van desde la extorsión, el robo de tarjetas SIM, la explotación de intercambios descuidados, e incluso los robos patrocinados por el Estado (como en el caso de Corea del Norte).

Dicho esto, los estafadores de la industria de la criptomoneda no están utilizando técnicas novedosas ni están reinventando la rueda. Se trata de esquemas clásicos que han plagado el mercado en general durante mucho tiempo. El problema es que la industria de la cripto es todavía demasiado joven para luchar contra ellos de forma adecuada, y las consecuencias necesarias para los estafadores están todavía poco establecidas.

Tal vez en el año 2020 la marea cambie finalmente hacia una mayor seguridad y confianza, de lo contrario, al mundo de las criptomonedas le costará mucho trabajo legitimarse en los años venideros.