Por qué la impresión de dinero no es la solución para economías fracasadas (Opinión)

Compartir artículo
EN RESUMEN
  • La Reserva Federal está lista para imprimir otros 2,3 billones de dólares como parte del paquete de estímulo fiscal.

  • La deuda nacional se ha disparado a niveles récord de más de 24 billones de dólares.

  • Bitcoin fue creado después de una crisis bancaria, que está a punto de repetirse.

  • promo

    Lo estamos discutiendo en nuestro grupo de Telegram, ¡únase a nosotros ahora! Y obtenga señales comerciales actualizadas y análisis regulares en criptomonedas.

El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

Los bancos centrales del mundo se esfuerzan por mantener a flote sus respectivas economías, y el arma elegida parece ser la fabricación de más dinero.



Bitcoin nació en las consecuencias de la última crisis financiera. Mientras tanto, ésta se está perfilando para ser aún más grande, por lo que su estatus como forma finita e inmutable de finanzas y almacén de valor es más fuerte que nunca.



La Reserva Federal inyectará otros 2,3 billones de dólares

El banco central de los EE.UU. planea inyectar otros 2,3 billones de dólares en la economía de los EE.UU. mientras que las medidas de estímulo fiscal se aceleran y COVID-19 hace estragos en el país. Los informes sugieren que la Reserva Federal ofrecerá hasta 500.000 millones de dólares en préstamos a los estados y municipios a través de la compra de bonos municipales.

Además, asumirá deudas más arriesgadas con la expansión de un programa de préstamos corporativos existente. Según usdebtclock.org, la deuda nacional ya está en niveles récord de 24,2 billones de dólares, y los Estados Unidos parecen empeñados en aumentarla lo más rápido posible.

La semana pasada la Fed anunció que también ofrecerá financiamiento a los bancos que hacen préstamos a través de un Programa de Protección de Cheques de Sueldos, ya que otros 6.6 millones de trabajadores presentaron nuevos reclamos de desempleo.

Mientras tanto, los defensores de Bitcoin y los comentaristas de la comunidad cripto han estado ensalzando las virtudes del activo digital más popular del mundo, ya que ha sido creado para actuar como una cobertura contra tal locura monetaria.

Otros observaron que el banco central de EE.UU. no es el único que imprime dinero. El BCE ha impreso 1,3 billones de dólares, mientras que en China 455.000 millones de dólares han sido inyectados en la economía por la PBoC.

Satoshi lo alertó hace una década

Cuando Satoshi imaginó Bitcoin en 2008, fue en un momento en el que las economías se estaban tambaleando tras la crisis financiera y de las hipotecas de alto riesgo iniciada por los bancos estadounidenses. Al año siguiente dijo: [Fundación P2P]

“Se debe confiar en que el banco central no degradará la moneda, pero la historia de las monedas fiduciarias está llena de violaciones de esa confianza”.

Lo que está sucediendo en este momento es una degradación masiva de la moneda que podría resultar en una hiperinflación si las cosas continúan por el mismo camino. Gran parte de América del Sur ya ha sufrido tal destino ya que sus monedas fiduciarias se han devaluado hasta el punto de que se necesitan nuevos billetes con más ceros.

 

La población ha acudido en masa a Bitcoin en tiempos de agitación económica en América Latina, y lo mismo podría ocurrir con las economías más grandes si la inundación de fiat continúa. Bitcoin nació de una calamidad bancaria, y está claro que los bancos no han aprendido de sus errores sino que están destinados a repetirlos.

Share Article

Martin ha estado escribiendo sobre ciberseguridad e informática durante dos décadas. Tiene experiencia previa en trading y ha estado cubriendo la industria blockchain y de las criptomonedas durante los últimos tres años.

SEGUIR AL AUTOR

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos