Hace poco se supo que el principal gestor de fondos Paul Tudor Jones es ahora un gran fan de Bitcoin como cobertura contra la inflación. Parece que recientemente ha cambiado de opinión.

Puede que ya lo hayas leído, pero Paul Tudor Jones ahora oficialmente apoya Bitcoin (BTC). Sin embargo, pocos medios de comunicación informaron de por qué el gestor de fondos de cobertura americano cambio de repente a ser un fan de la criptomoneda líder. Explicó su razonamiento en su carta a los inversores de mayo de 2020.

Bitcoin está infravalorado en relación con el oro

Paul Tudor Jones recientemente hizo eco al respaldar a Bitcoin (BTC) como cobertura contra la inflación. Su razonamiento fue simple, como se explica en la carta para sus inversores de las Islas Vírgenes Británicas de mayo de 2020:

Bitcoin… anota el 66% del oro como reserva de valor, pero tiene un tope de mercado que es 1/60 del oro. Algo parece estar mal aquí y mi suposición es que es el precio de Bitcoin.

Jones cree que las deudas públicas se acumulan demasiado rápido. “La impresión de dinero es un hábito difícil de dejar”, dice la carta. Los inversores deben, por lo tanto, buscar alternativas frente a los temores inflacionarios. El oro es una alternativa obvia, pero Jones también proporciona una larga defensa de Bitcoin como inversión.

En última instancia, Bitcoin cumple cuatro criterios que lo convierten en una cobertura adecuada contra la inflación, según Jones: es (1) fiable, (2) líquido, (3) portátil, y tiene (4) poder adquisitivo. Comparado con el oro, Jones estima que Bitcoin está fundamentalmente infravalorado como clase de activo.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Puede leer la carta completa del inversor aquí.

Los actores institucionales toman nota

Paul Tudor Jones es otro gran inversor que ha estado mirando Bitcoin como cobertura contra la inflación. Tal narrativa ha sido comúnmente citada por los entusiastas de Bitcoin y está en el corazón de su propuesta de valor.

Jones se está dando cuenta de Bitcoin en un momento oportuno. En respuesta a la pandemia de COVID-19, la mayoría de los principales bancos centrales están comprando activos en cantidades récord. Sólo en marzo, los bancos centrales de los países del ‘Grupo de los Siete’ compraron unos 1,4 billones de dólares en activos financieros. La deuda pública también se ha disparado. La deuda pública de los Estados Unidos recientemente superó los 25 billones de dólares. Sin embargo, aparentemente eso no fue suficiente. Para los meses de abril, mayo y junio, el Tesoro de EE.UU. planea pedir prestados otros 3 billones de dólares.

Estas cifras son insondables, y subrayan lo arriesgada que es la actual situación fiscal y monetaria. Bitcoin nos proporciona una alternativa, y los grandes inversores como Paul Tudor Jones finalmente se están dando cuenta.