Una campaña educativa ideó el plan de darle un euro en satoshis a los máximos legisladores españoles para que pudieran entender la tecnología. Más allá del impacto mediático, campañas como estas podrían ser positivas para la industria en general.

Esta semana vimos cómo la Ministra de Hacienda española, María Jesús Montero presentaba la nueva regulación tributaria que afectará a las criptomonedas. El plan planteado por el gobierno español se cierne en una vigilancia continua de las pertenencias y operaciones que hagan los usuarios de criptomonedas dentro del territorio ibérico para así poder luchar contra la evasión fiscal

a como de lugar.

Esta reforma, planteada por el Consejo de Ministros español y ahora en manos del cuerpo legislativo para votar por su aprobación, se presenta tan solo días después de una iniciativa que se centró en darle a cada diputado español 1 euro en Bitcoin para que conociera cómo funciona realmente la tecnología detrás del principal criptoactivo.

Haciendo que los diputados aprendan con la práctica

Como mencionaron los impulsores de esta iniciativa a este medio, lo que se busca es hacer que los diputados españoles aprendan sobre lo que es la tecnología blockchain y la relacionada con las criptomonedas de forma propia

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
, con experiencias vividas que le permitan evaluar el alcance real que pueden tener estos activos dentro de la vida de las personas.

Precisamente, en momentos como estos en donde se decidirá una regulación que puede afectar el futuro de la industria cripto dentro del país europeo, un diputado que comprenda por conciencia propia y no por un informe sesgado puede hacer la diferencia.

La regulación es inevitable

La maduración del mercado cripto está avanzando a ritmos sostenibles. La entrada del dinero institucional que Square, MicroStrategy y Grayscale han venido ejerciendo en el mercado demuestra que las criptomonedas se están convirtiendo en activos maduros y confiables.

Sin embargo, a la par del crecimiento del dinero institucional, también han venido creciendo las estafas y los fraudes. Particularmente en España podemos ver el surgimiento de Arbistar, Kuailian, Mind Capital y otros proyectos de dudosa reputación que se escudan entre el entramado legal y los distintos vacíos que existen para aprovecharse de los usuarios.

Este escenario evidencia la necesidad de una regulación, sin embargo, la apuesta de la comunidad se mantiene en una propuesta cónsona con la libertad e independencia que Bitcoin plantea para los ciudadanos, como la planteada por el reconocido educador bitcoiner Andreas Antonopoulos. Una propuesta que pueda brindar herramientas para los afectados en el supuesto que más casos como Arbistar vuelvan a surgir dentro del mercado pero mantenga la libertad propia que ofrece este tipo de activos.

La única manera de que se obtengan leyes que de una forma u otra sean cuerdas con esta realidad de Bitcoin es que se logren tener legisladores educados y ello solo se alcanzará al hacer ver las verdaderas cualidades de BTC como moneda y como activo con iniciativas como las ejecutadas por Tutellus y Observatorio Blockchain.