Han transcurrido algo más de dos meses desde el tercer halving de Bitcoin (BTC) y la tasa de hash de BTC ha alcanzado un nuevo máximo histórico.

Evidentemente, la reducción repentina de la rentabilidad minera no ha obligado a los operadores a abandonar la red como algunos temían. En el último halving de Bitcoin, que tuvo lugar el 11 de mayo de este año, la cantidad de BTC otorgada a los mineros se redujo de 12.5 a 6.25.

Al competir por menos Bitcoin, algunos habían advertido acerca de una ‘espiral de muerte’ en la que los mineros ineficientes apagaban sus unidades mientras inundaban el mercado con criptomonedas previamente minadas.

No hay ‘espiral de muerte’: la red BTC atrae poder de hash adicional

Aquellos que se suscribieron a la teoría de la capitulación asumieron que los mineros venderían la mayoría, si no todos, de esos Bitcoin en un intento de superar el período de disminución de la rentabilidad.

Esta presión de venta más grande de lo normal haría que los precios bajaran. Con cada nuevo Bitcoin ahora vale menos en términos de moneda fiduciaria, la presión de venta se extendería teóricamente a los operadores mineros más eficientes. Así, el término ‘espiral de muerte’ como mineros capitula en masa.

Sin embargo, los últimos datos muestran que tal capitulación no ha tenido lugar. Después de una breve caída en la tasa de hash registrada recientemente, el poder de cómputo colectivo en la red se ha recuperado a nuevos máximos.

Al momento de escribir este artículo, la potencia informática combinada que aseguraba la red Bitcoin medía 124.4 EH/s. En otras palabras, la red actualmente es capaz de hacer 124,4 quintillones de conjeturas para un hash de datos de bloque cada segundo. Un quintillón, expresado en números, es 1 con 18 ceros a continuación.

Dan Held, Director de Desarrollo de Negocios en el exchange de criptomonedas Kraken, llamó la atención a través de Twitter sobre el alza de la tasa de hash:

La “espiral de la muerte’ de minería ha sido desacreditada una vez más, es FUD .

Nuevo hardware de minería

Observe en la tabla de arriba la caída del poder de hash en la red después del halving ocurrido el pasado mes de mayo. Esto fue de corta duración y el aumento posterior en la tasa de hash sugiere que las unidades mineras ineficientes que abandonaron la carrera ahora han sido reemplazadas por otras más eficientes.

El repentino retorno del poder de hashing es probablemente el resultado del optimismo sobre los precios futuros más altos y la llegada del nuevo hardware de minería de Bitmain y MicroBT en los últimos meses. Las unidades mineras de próxima generación ofrecen mayores tasas de hash con menos gasto de energía.

Junto con el hardware, la electricidad es, con mucho, la mayor sobrecarga para los mineros de Bitcoin. Los mineros deberían disfrutar de mayores márgenes de ganancia y es menos probable que capitulen ante las condiciones cambiantes de la red.

Competencia feroz por las recompensas de bloque de Bitcoin

No solo está aumentando la tasa de hash, sino también la dificultad de la red. Bitcoin fue diseñado con una dificultad de minería variable para garantizar la generación regular de nuevos BTC.

Un aumento repentino en el poder de hash sin ajustes de dificultad conduciría a que nuevas transacciones se incluyan en blockchain cada vez más rápido. Para evitar esto, la red aumenta automáticamente la dificultad de resolver el siguiente hash, monitoreando constantemente la tasa de hash combinada de la red.

El último ajuste de dificultad de Bitcoin era inminente al momento de escribir. Se espera que la red aumente la dificultad en un 9.52% para los hashes de blockchain.

Si es preciso, la calificación numérica de dificultad medirá 17,29 billones (en comparación con 15,784 billones).

En otras palabras, nunca ha habido un momento en los once años de Bitcoin que haya sido tan difícil como ahora para minar.

La dificultad se ajusta aproximadamente cada dos semanas. La caída de la tasa de hash posterior al halving se produjo dos veces en un período de cuatro semanas. Más recientemente, el primer rebote de dificultad de la red ocurrió después del 16 de junio, y el segundo probablemente ocurrirá en algún momento del día de hoy.

Los ajustes de dificultad pueden forzar a algunos mineros a abandonar. Sin embargo, dado el rendimiento de la tasa de hash en los últimos dos meses, Held cree que la ‘espiral de la muerte’ es simplemente FUD (miedo, incertidumbre y duda, en español).

Si hubiera un gran evento de capitulación “autoperpetuante”, ya habría ocurrido.

No existe un precedente histórico para un “espiral de la muerte”

El halving de Bitcoin de 2020 no ha representado la primera vez en la que los observadores de criptomonedas han expresado sus temores sobre un evento generalizado de capitulación minera. Un sentimiento similar rodeó el halving de 2016. Sin embargo, como lo muestra la historia, tal evento nunca tuvo lugar.

De hecho, en los meses que siguieron al halving de mitad de julio, la tasa de hash continuó con una tendencia al alza. La interrupción para los mineros fue tan insignificante, de hecho, que sin el conocimiento del cronograma de halving de BTC, sería muy difícil determinar, mirando solo el siguiente cuadro, la fecha exacta de la reducción del suministro de BTC .

El desafío del 2020 demuestra el poder de permanencia de Bitcoin

Este año presentó algunos de los mayores desafíos para la red Bitcoin en su corta historia. Primero, se produjo el colapso masivo de casi todas las acciones, activos o productos básicos del planeta durante el apogeo de la crisis económica del coronavirus.

Aunque el precio de Bitcoin se desplomó brevemente junto con otros precios de activos a mediados de marzo, rápidamente se recuperó a medida que el pánico disminuyó. Es posible que el precio haya sido reforzado por las extremas decisiones en política monetaria tomadas por los bancos centrales alrededor del mundo.

Parece que la impresión de dinero desenfrenada devaluará las principales monedas del mundo, aumentando el atractivo de los activos escasos. El segundo evento importante que podría haber afectado significativamente a Bitcoin fue el halving. Antes de este acontecimiento, muchos inversores consideraron el evento como un catalizador importante para precios más altos.

Si bien el precio de Bitcoin no se disparó inmediatamente después del día del evento, algunos anticiparon una venta masiva ya que los inversores novatos abandonaron posiciones debido a una acción de precio mediocre. Cualquier venta importante en ese momento puede haber presionado a los mineros de Bitcoin durante un período de rentabilidad ya disminuida.

La venta inicial similar a la caída en la tasa de hash fue de corta duración. El precio se recuperó rápidamente para oscilar entre los 9,000 y 10,000 dólares. Bitcoin ha pasado más de dos meses consolidándose en este rango de precios con poca volatilidad en relación con el resto de su historia.

El rendimiento del precio anual de Bitcoin también es notable. La moneda alfa comenzó el año alrededor de  7,200 dólares. A pesar de los temores económicos globales y la incertidumbre del halving, las ganancias del 25% hasta la fecha de Bitcoin son realmente alentadoras.