La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC, siglas en inglés) y Rusia han acordado adelantar su reunión ordinaria de marzo debido al colapso de los precios. El petróleo ha caído más del 20% en enero en medio de los temores de recortes en la demanda relacionados con el brote de coronavirus. Bitcoin, sin embargo, está viendo un aumento de precios.

Es probable que la reunión concluya con un acuerdo mutuo para reducir la producción de petróleo. El objetivo de limitar la producción es mejorar la curva de la oferta y la demanda y mantener la estabilidad de los precios.

Es interesante, sin embargo, que la respuesta de Bitcoin a la amenaza de un brote global ha sido aumentar drásticamente. Mientras que muchos ven a Bitcoin funcionando como una especie de activo, esta reciente acción divergente de precios demuestra lo contrario. En cambio, la pérdida de demanda de petróleo podría impulsar aún más el aumento de los precios de Bitcoin.

El miedo del petróleo

La reducción de la demanda ha procedido principalmente de China, con prohibiciones de viaje y cierres de fabricación debido a la epidemia. A medida que la demanda se derrumba, la oferta disponible aumenta exponencialmente, lo que hace bajar los precios. Con China como el centro más significativo de la demanda, las naciones de la OPEC se dan cuenta de que la actual disminución de los precios puede ser sólo el comienzo.

La reducción de la producción probablemente evitaría los peores temores para el mercado. Sin embargo, la oferta ya se ha reducido dramáticamente con el reciente cierre del oleoducto en Libia. Ese evento removió 800.000 barriles por día. Es más, la reducción previamente confirmada de 1.8 millones de barriles por Rusia y la OPEC ha sido cotizada.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Bitcoin en auge

Este tipo de actividad de oferta y demanda ha llevado el precio del petróleo a niveles bajos durante el año. Bitcoin, sin embargo, ha respondido con estabilidad y fuerza en medio de los temores de confusión global.

Febrero ya ha empezado fuerte con un aumento del 2% en el precio, después de un incremento en enero del 26%.  Los temores globales de un brote de enfermedades y sus impactos han llevado a los inversores a Bitcoin debido a su estatus de ‘refugio seguro’. Esta tendencia podría continuar, ya que el petróleo se vende.

Con la pérdida global del valor del petróleo, los inversores podrían continuar moviendo los fondos de la materia prima hacia el ‘oro digital’. Protegido de la inflación, y cubierto contra las pérdidas, Bitcoin es una inversión segura para los comerciantes en tiempos de cambios económicos y geopolíticos.