China se dedica a convertirse en el primer país en lanzar una moneda digital del banco central (CBDC). Su sistema de pago electrónico de moneda digital (DCEP) tiene como objetivo reemplazar toda la moneda física en el país, incluidas las monedas.

El DCEP ha estado en prueba durante meses, con miles de empleados del gobierno que lo reciben como parte de sus salarios. El Banco Popular de China (PBoC) visualiza el DCEP como una oportunidad para enfrentarse a AliPay y WeChat Pay.

Los dos gigantes tecnológicos dominan actualmente en el campo de los pagos digitales ¿Por qué China está tan interesada en desarrollar una moneda digital? ¿Y afectará potencialmente al dólar, bitcoin y otras criptomonedas?

El mercado más grande del mundo

China tiene el mayor mercado de pagos móviles del planeta. Hoy en día, los ciudadanos chinos pueden hacer casi cualquier cosa a través de sus teléfonos. Desde los trámites relacionados con el gobierno hasta el pago de facturas o el envío de dinero a amigos.

Los chinos también dominan las compras en línea y los pedidos anticipados para la recolección. Se estima que el 60% de la población utiliza pagos digitales a diario.

Crecimiento de los usuarios de pagos móviles en China desde 2013 hasta marzo de 2020 | Fuente: Statista.

Con 765 millones de consumidores chinos que utilizan pagos móviles, no sorprende que el banco central chino quiera una porción del pastel. El PBoC se ha asociado con cuatro bancos comerciales para comenzar a emitir su reemplazo de moneda digital. Pero primero, necesita ganar el mercado móvil.

La lucha por el dominio de los pagos digitales

Por el momento, Alipay de Alibaba y WeChat Pay de Tencent lideran el mercado de pagos digitales, seguidos por las wallets QQ y Baidu. Casi todos los principales jugadores chinos de Internet han lanzado sus propios servicios de pago con éxito.

Grandes nombres occidentales como Apple, Google y Amazon parecen estar quedando atrás de sus contrapartes chinas. Incluso Paypal, el veterano de pagos en línea, tiene problemas para competir.

Los servicios de pago digital más populares en China | Fuente: Statista

Alipay tenía el 55,4% del mercado de pagos móviles en China durante el primer trimestre de 2020. El desarrollo del yuan digital del PBoC se produce al mismo tiempo que la solicitud de doble listado de Ant.

Ant, la compañía que controla Alipay, solicitó cotizaciones en los mercados de valores de Hong Kong y Shanghai. Aún no está claro qué apoyo recibirá de los reguladores financieros de China. Según un alto ejecutivo de la Autoridad Monetaria de Hong Kong:

“Se trata del papel de una moneda digital para uso minorista nacional … Quieren un campo de juego más nivelado para los bancos. Los pagos minoristas están tan dominados por Alibaba y Tencent, mientras que los bancos son menos activos en los pagos electrónicos “.

El DCEP y el panorama general

Con la creciente competencia de las empresas privadas chinas, el PBoC utilizará su moneda digital para reforzar el papel de China como una superpotencia en ascenso.

Uno de sus objetivos es elevar el estado del yuan chino como moneda de reserva. La libra esterlina fue la moneda de reserva mundial durante el imperio británico, y el dólar estadounidense se hizo cargo después de la Segunda Guerra Mundial.

Hoy en día, un puñado de monedas dominan, como el yen japonés, el euro y el yuan chino. Sin embargo, solo el dólar estadounidense mantiene el manto como moneda de reserva.

Fuente: JPM / Autoridad Monetaria de Hong Kong, 2011

China tiene la intención de expandir la reputación del yuan con la esperanza de que se convierta en el alma del comercio mundial. Sus avanzados sistemas de pago móvil y una población con conocimientos digitales hacen que esté bien posicionado para hacerse cargo en el siglo XXI.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

El DCEP puede convertirse en el sistema de elección para el comercio en un mundo multipolar. Grandes proyectos de infraestructura a lo largo de la nueva Ruta de la Seda, conocida como la iniciativa ‘One Belt, One Road’, pueden ayudar a China a convertirse en un prestamista global.

Si todos sus socios comerciales se ven obligados a usar el DCEP para comprar y vender en el país, el dólar podría estar en riesgo.

Lograr la bancarización de los no bancarizados

Sin embargo, tomará algunos años para que esta moneda digital tenga un despliegue nacional. Un lanzamiento global llevará aún más tiempo. Sin embargo, los movimientos de China también generan preocupaciones sobre el dominio financiero estadounidense.

China no solo quiere evitar las sanciones globales y los sistemas de pago dominados por Occidente, sino que también quiere evitar por completo el sistema financiero actual. Bancarizar a los no bancarizados es un objetivo principal de la PBoC, con el objetivo de evitar la necesidad de cuentas bancarias por completo.

Número de adultos en todo el mundo que carecen de una cuenta bancaria (millions) | Fuente: World Bank

Los consumidores solo tendrán monederos digitales, desde donde enviarán y recibirán dinero. Esas transacciones serán monitoreadas de cerca, por supuesto, por las autoridades chinas.

Este dinero digital centralizado se opone a la visión de las criptomonedas como Bitcoin. Estas criptomonedas tienen la intención de descentralizar los mercados financieros e interrumpir a los intermediarios depredadores.

El PBoC ha indicado que las transacciones pueden estar sujetas a límites, y los usuarios requieren permiso para grandes transferencias.

Si el yuan digital despega, China probablemente lo vinculará a su sistema de crédito social. Para muchos, esto genera preocupaciones, ya que la potencial expansión global del DCEP puede venir con controles sociales adjuntos.

¿Es bueno el yuan digital para el mundo cripto?

Aunque algunos podrían pensar que la búsqueda de China de una moneda digital centralizada será mala para la criptografía, lo opuesto parece ser cierto. Los casos de uso de las cripto descentralizadas en realidad pueden ser fortalecidos por el DCEP.

China ha tenido una relación de amor y odio con las criptomonedas. Ha pasado de ser un trader principal de bitcoin a prohibir la criptografía. Incluso hoy, la mayoría de los mineros de bitcoin operan en el gigante asiático.

Si el DCEP crece dramáticamente con su lanzamiento, Bitcoin y otras criptos importantes pueden ver un aumento paralelo en popularidad. Una superpotencia que respalde el dinero digital podría ser una fuerza positiva para la adopción generalizada.

Las criptos orientadas a la privacidad como Monero también pueden ver una mayor demanda, ya que los usuarios probablemente alejen sus activos de las miradas indiscretas de los bancos centrales.

El mundo incluso puede ver que las superpotencias competidoras admiten bitcoin o ethereum como una forma de detener la proliferación del yuan digital.