¿Es el Merge de Ethereum el fin de la minería GPU?

EN RESUMEN
  • La minería GPU tiene los días contados… ¿no?
  • ¿Qué será de toda esa enorme infraestructura “vacante”, desaparecerá o migraran hacia otros proyectos?
  • No hay que olvidar que “la magia” de estos sistemas basados en minería es su impresionante capacidad de adaptación.
  • promo

    Accede a más de 70 CFD de las principales cripto, sin comisiones y con spreads ínfimos Accede

¿Qué será de toda esa enorme infraestructura “vacante”, desaparecerá o migraran hacia otros proyectos?, son cientos las preguntas sobre esa enorme inversión realizada por cientos de mineros en todo el mundo. Son cientos las apuestas sobre que pasará o cuál será o serán los próximos “ethereum”.

Ethereum cambiará finalmente su algoritmo a Proof of Share a mediados de Septiembre, esto es una realidad. Después de 7 largos años de desarrollo y un sin fin de fechas que no fueron, la segunda criptomoneda más importante del ecosistema está en condiciones para dar el paso por el que se vienen preparando desde hace tanto tiempo.

Este no es un cambio menor. De hecho se podría decir que es de las noticias más importantes para Ethereum, al nivel del hackeo de la DAO en 2015 o el anuncio de la satisfactoria implementación de los Smart Contracts en 2017 que dieron nacimiento a una nueva economía que es la base de una gran parte de los proyectos en la actualidad.

Un error en la implementación de la migración podría significar un fracaso catastrófico con cientos de millones de dólares de pérdidas que sin dudas impactará enormemente en todo el ecosistema. Sin embargo, es un paso crucial y necesario (según su Roadmap) en pos de la protección del medio ambiente. Algo que su fundador, Vitalik Buterin, viene pregonando desde el comienzo del proyecto.

Entonces la minería GPU tiene los días contados… ¿no?

Para ponernos en contexto, en la actualidad la minería de ETH representa aproximadamente el 96% de la recompensa diaria de los mineros GPU (Definición de minero), equivalente a unos 22.5 millones de dólares diarios y la siguiente criptomoneda más rentable, ETC, aporta solo 500 mil dólares diarios, estos datos bailan según su valorización actual del mercado.

A su vez, la minería de ETH se consolidó como la principal alternativa para mineros GPU a finales de 2015 siendo la criptomoneda que más tiempo se mantuvo en esta posición, superando ampliamente incluso a Bitcoin, que en cuyo caso -la minería GPU- tuvo su apogeo desde finales de 2010 hasta 2013.

Ethereum

Además, se le suma que la amplia mayoría de usuarios y mineros actuales se iniciaron en el ecosistema a partir del 2017 por lo que solo conocen una opción como “principal”. Estos factores sin duda contribuyeron a que Ethereum se posicione en el imaginario como el “Rey de la mineria GPU” y, por consiguiente, una vez removida esta pieza es lógico pensar que una parte del ecosistema considere que el tiempo para minar ha llegado a su fin.

Pero la realidad es que a esta altura tanto ETH como BTC o cualquier otra criptomoneda no hacen a la minería GPU. La industria ya trascendió ese punto. Incluso no es siquiera la primera vez que se da este cambio. Como fue mencionado anteriormente, la minería GPU comenzó con Bitcoin, siendo desplazada una vez que surgieron los equipos ASICs. A su vez vale la pena recordar que antes de llegar a ETH pasó brevemente por, por ejemplo, LTC y DASH.

Por otro lado, existen en la actualidad una amplia cantidad de empresas y particulares quienes invirtieron decenas de millones de dólares en infraestructura, con granjas que superan ampliamente las 1.000 placas de video y que tienen menos de tres años de funcionamiento. Es difícil pensar que toda esa infraestructura se desarme sin más por la imposibilidad de minar ETH, por lo que la situación plantea un interesante escenario respecto a la Teoría del Juego.

Mininado de criptomonedas

A fin de cuentas, se puede decir que estas empresas e individuos brindan un servicio de seguridad criptográfica que incide a su vez en el Efecto de Red, algo muy valioso y demandado por cualquier proyecto que quiera posicionarse en la industria de las criptomonedas. Una mayor cantidad de hasheo representa una mayor seguridad, lo que facilita el camino para posicionarse y por consiguiente lograr adopción, ya que las plataformas estarán probablemente más interesadas en utilizar la red más robusta posible. No parece ser casual que la posición de Ethereum, el precio de ETH y el porcentaje de minería que abarca estén relacionados.

Esta situación implica un incentivo para otros proyectos funcionando bajo la misma lógica en absorber la mayor cantidad posible de ese poder de hasheo “vacante” que mejoraría significativamente su posicionamiento tanto a nivel de seguridad como de seriedad en su imagen frente a la competencia.

Del otro lado del mostrador, a toda la industria de minería GPU (especialmente a los grandes actores que invirtieron enormes cantidades de dinero) le urge que exista al menos una alternativa que sea rentable para continuar con el negocio. Teniendo esto en mente, no sería descabellado pensar que una parte esté secreta o abiertamente invirtiendo en posicionar lo antes posible al siguiente proyecto que reemplace a ETH.

Se abre la caja de Pandora

Nadie sabe qué va a pasar a partir del mes que viene. Podemos hacer conjeturas de que los mineros van a perder el interés, o que van a minar a pérdida especulando con el valor futuro, pero eso solo el tiempo lo dirá. Sin embargo, utilizando la información anterior podemos plantear al menos tres posibles escenarios.

El Armagedón: la minería muere definitivamente

Venimos de uno de los períodos más productivos para el ecosistema. Durante los últimos dos años los beneficios de la minería GPU fueron tan altos que aumentó la demanda hasta quintuplicar los precios de los componentes a nivel mundial y aún así no logro amainar la avalancha de pedidos, al punto de que tanto AMD como Nvidia -los dos principales productores de las placas- no dieron a basto por meses para abastecer a los ensambladores e incluso debieron detener la producción previendo que un escenario como éste podría afectar críticamente las ventas de las nuevas generaciones de placas que saldrán al mercado en próximos meses o incluso años. Esto se debe a que la otra industria principal para la que se utilizan estos componentes, la de los videojuegos y gaming, no tiene ni remotamente la capacidad de absorber la enorme sobreoferta de placas de video que se volcarían al mercado de cumplirse dicho escenario.

Minado Ethereum

Estamos hablando de jugadores que como máximo poseen una o dos placas contra mineros que necesitan vender cientos o miles de unidades cada uno. Además, las generaciones de placas que saldrán en el futuro cercano no tienen una diferencia relevante en rendimiento contra las últimas opciones que se encuentran en el mercado actual. En este contexto, es muy probable que el jugador esté más tentado en adquirir una placa usada a un precio significativamente más económico, favorecido por la urgencia de los mineros de recuperar aunque sea parte del capital invertido.

A rey muerto, rey puesto: La minería se reduce hasta que otro proyecto tome la posta

Como mencionamos anteriormente, hay una gran variedad de incentivos para que este escenario termine prevaleciendo, aunque no va a estar libre de altibajos.

Si la industria opta continuar por este camino, habrá un período donde será poco o nada rentable para la mayoría de los mineros, especialmente aquellos que residan en países donde el costo eléctrico se encuentre cerca -o por encima- del promedio global (Actualmente entre U$ 0.10 y U$ 0.12 por kW/h aproximadamente).

El minero no necesita varias opciones para minar. Solo necesita una y cuantos menos cambios esté realizando mejor. Por ésta razón sería lógico pensar que la concentración del poder de hasheo va a tender a centralizarse en aquella criptomoneda que logre captar primero a la mayor parte de mineros que decidan arriesgarse a continuar minando durante éste período.

Opinión del autor: Personalmente considero que éste es el escenario más factible de desarrollarse. Es solo una cuestión de cuánto tiempo se tarde en posicionarse una alternativa.

Se abre el juego: Varias criptomonedas reemplazan a ETH

Desde hace algunos meses ya es posible encontrar algunas opciones que se perfilan a ser buenas candidatas para tomar el lugar de ETH destacándose principalmente ETC, Raven Coin, Ergo, FLUX o Neoxia, quienes ya se encuentran activamente intentando cautivar a los mineros.

Una rentabilidad balanceada entre más de una criptomoneda sería el mejor escenario para la industria, dando mayor cantidad de opciones y por ende aumentando la estabilidad ante los cambios drásticos que pudiera sufrir una plataforma.

En última instancia, no hay que olvidar que “la magia” de estos sistemas basados en minería es su impresionante capacidad de adaptación, de autorregulación y manejo de incentivos para mantenerse vivos. Llegado el caso en que la industria de minería GPU no pueda reemplazar a Ethereum, lo mas probable es que siga siendo rentable solo que para un menor número de gente. Pero ese es un análisis para otra nota.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.