Las criptomonedas son más ecológicas de lo que piensas

Compartir artículo
EN RESUMEN
  • A medida que la energía solar y la renovable se vuelvan más baratas y abundantes, el porcentaje de minería de Bitcoin procedente de energías renovables seguirá aumentando.

  • La industria minera también está alineada con el mayor uso posible de las energías renovables.

  • Se debería comparar el uso de blockchain y su mucho menor emisión por transacción con las alternativas del mundo físico real.

  • promo

    ApeCoin está en auge. Comienza a operar con CFD en ApeCoin, ¡el nuevo proyecto cripto más popular!Negocia ahora

El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

El uso de blockchain ha sido objeto de escrutinio público recientemente por su supuesta “alta huella de carbono”: aquí expongo que las emisiones de las criptomonedas son mucho más bajas de lo que se proclama, además son increíblemente baratas de compensar.

Prepárense para una noticia impactante: las emisiones de Blockchain no es un problema.

Cuesta un 0,05% anual compensar la tenencia de Bitcoin, y mucho menos para otras cadenas que utilizan Proof of Stake, como Polygon y Celo. Estimamos que las emisiones de carbono de las criptomonedas por activo son entre 5 y 10 veces menores que las del sistema financiero tradicional.

Las emisiones de NFT son tan bajas que casi no tiene sentido ni siquiera compensarlas.

NFT medio ambiente

Moss ha realizado recientemente un estudio técnico sobre las emisiones de carbono. Las conclusiones son que las emisiones de carbono son mucho más bajas de lo que se anuncia actualmente: El índice Digiconomist Bitcoin y/o Ethereum indica un valor de 237 tCO2 de un solo Bitcoin minado.

Incluso en el escenario más conservador, Moss estima que la huella de carbono histórica de un solo Bitcoin minado es de 10,35 tCO2e. La diferencia entre ambos es significativa: una de las razones es que Digiconomist no asigna el impacto ambiental entre la minería y las transacciones, además de considerar sólo el escenario anualizado más conservador posible para las fuentes de energía.

En mi opinión, los medios de comunicación y las estimaciones de emisiones anteriores han cometido errores relevantes en su análisis, concretamente:

Asumen que la red para la minería es tan contaminante como la fuente más peligrosa, lo cual es claramente excesivo

Los estudios actuales asumen, para ser conservadores, que toda la industria minera de Bitcoin emite en la red más intensiva en carbono disponible. Esta suposición es excesiva y anticuada, ya que hay estudios que indican que el uso de fuentes de energía sostenibles por parte de la industria minera ha llegado a ser bastante alto: 59% a partir de diciembre de 2021 según el Bitcoin Mining Council (Consejo de Minería de Bitcoin). A modo de comparación, Alemania, una de las economías más verdes a nivel mundial, tiene el 59% de su energía suministrada por fuentes renovables.

La industria minera también está alineada con el mayor uso posible de las energías renovables, ya que éstas se han convertido en las más baratas de la red en todo el mundo: la fuente de energía más barata actualmente es la solar, y países como Islandia, que podrían representar hasta el 8% de la minería global de Bitcoin, tienen el 100% de su red suministrada por energía geotérmica (básicamente libre de carbono).

A medida que la energía solar y la renovable se vuelvan más baratas y abundantes, el porcentaje de minería de Bitcoin procedente de energías renovables seguirá aumentando, lo que conducirá a una menor huella de carbono para el uso de cripto.

Fuente: Lazard Levelized Cost of Energy Analysis

No tienen en cuenta los efectos de red de blockchain

Las estimaciones actuales sólo tienen en cuenta la emisión de nuevos activos por cada nuevo activo, en lugar de dividirla por el número total de activos en circulación.

La minería del bitcoin no es lo mismo que la del oro: el propietario marginal y la creación del bitcoin crean utilidad para todo el sistema, mientras que la onza marginal de oro claramente no lo hace.

Consideran las emisiones de blockchain de forma absoluta, lo cual es una tontería

Decir cosas como “Bitcoin emite más que Tailandia” cambia radicalmente si Bitcoin transa 10 dólares o 10 billones de dólares al año. Habría que mirar por activo o por dólar transaccionado. Compensar el bitcoin, incluso con las cifras actuales de emisiones excesivamente sobreestimadas, costaría un 5% por activo.

Creo que debería ser intuitivo adivinar que blockchain es menos contaminante que las alternativas tradicionales.

Por ejemplo, el bitcoin (y muchos criptoactivos) funcionan como depósito de valor. Pues bien, blockchain será obviamente menos contaminante que cualquier otro almacén de valor, que son casi todos activos físicos, reales.

En su estudio “The Carbon Emissions of Bitcoin From an Investor Perspective” (Las emisiones de carbono del Bitcoin desde la perspectiva del inversor), la Escuela de Fráncfort calcula que para extraer el equivalente en dólares de un bitcoin (44.000 dólares en el momento de escribir este artículo) en oro, las emisiones serían 9 veces mayores: como cualquier operación de minería física, habría que abrir agujeros en el suelo, gastar mucho dinero en camiones y combustible y explosivos y electricidad para hacer funcionar la maquinaria.

Medioambiente

Lo mismo ocurre con los bienes inmuebles: la construcción de una casa de 44.000 dólares emite entre 4 y 20 veces más que la minería de un bitcoin. Por último, el sistema financiero tradicional emite ciertamente mucho más por cada dólar transaccionado que el bitcoin o cualquier alternativa de blockchain: pensemos en el dinero fiduciario. Está la contaminación que conlleva la impresión del dinero, su envío, el uso de electricidad para millones de sucursales bancarias en todo el mundo… Luego están las emisiones del uso de combustible por parte de los empleados del sector financiero para llegar al trabajo…

Una estimación aproximada de las emisiones del sector financiero mundial es de 1.000 millones de toneladas de CO2 al año, sólo por las actividades de las oficinas; un cálculo más exhaustivo de las emisiones indirectas a través de los préstamos concedidos a las industrias que emiten mucho carbono indica una cifra varias veces superior.

Hay algo podrido en el Reino de los Bancos Centrales…

Por último, sugiero que pensemos por qué el sistema se ha centrado tanto en blockchain. ¿A quién le interesa hacernos creer que blockchain contamina mucho? El sistema actual no menciona, por ejemplo, nuestro uso de Internet, que la BBC ha estimado que emite 1.700 millones de toneladas al año (o el 3,7% de las emisiones globales y 20 veces más que blockchain).

Está claro que usando Internet y el correo electrónico estamos evitando la emisión de miles de millones de toneladas de CO2 al año – enviar un correo electrónico debería ser comparable a enviar una carta, comprar online a conducir a un centro comercial y comprar, etc. De la misma manera, también se debería comparar el uso de blockchain y su mucho menor emisión por transacción con las alternativas del mundo físico real como tener dinero en efectivo, registrar las transacciones de carbono en los registros tradicionales o incluso utilizar las NFT para los bienes inmuebles en lugar de ir a una notaría para registrar una transacción.

El mundo del blockchain no es más contaminante que cualquier otro proceso de digitalización: sólo es nuevo, incomprendido y, por lo tanto, atacado por el sistema financiero tradicional existente que, posiblemente, tiene su propia existencia muy amenazada por esta nueva tecnología.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.
Share Article

Co-fundador y CEO de Moss. Luis trabajó de 2012 a 2019 como gestor de carteras y socio de fondos de operaciones en largo de renta variable de acciones latinoamericanas en Newfoundland Capital Management. Durante su estancia en Newfoundland, Luis creó el mayor fondo de renta variable latinoamericana ex-Brasil de la región para fondos de inversión y de pensiones de Estados Unidos y Canadá, y el mayor fondo de renta variable local de Argentina. Anteriormente, fue Director General de York Capital Management, trabajando como gestor de cartera para las inversiones de la firma en América Latina. Antes de trabajar en York, Luis fue socio de BRZ, un hedge fund brasileño, trabajando como analista de materias primas y gestor de carteras. Luis comenzó su carrera trabajando como asociado de investigación de instituciones financieras latinoamericanas en Credit Suisse y posteriormente se trasladó a la mesa de propiedad del banco en São Paulo. Luis es licenciado en Ciencias de la Gestión e Ingeniería, con especialización en Economía, por la Universidad de Stanford y se graduó con matrícula de honor en la Phillips Academy de Andover. Es nativo de Brasil y habla con fluidez inglés, portugués y español.

SEGUIR AL AUTOR

Gane hasta un 30% de recompensa de stake en cualquier momento con nuestra aplicación móvil.

Instalar ahora

Crypto.com DeFi Wallet - Manage 400+ tokens, earn interest, and more      

Install

Crypto.com DeFi Wallet - Manage 400+ tokens, earn interest, and more      

Install