En los últimos meses se han publicado varios informes que sugieren que las instituciones financieras están avanzando hacia una sociedad sin dinero en efectivo, construida sobre tecnologías descentralizadas y monedas digitales del banco central.

Además del hecho de que varios países están publicando sus propias monedas digitales de los bancos centrales, los bancos también están considerando la posibilidad de aplicar simplemente soluciones de tecnología de libro mayor distribuido (DLT). Naturalmente, las implicaciones de esto para el mercado cripto serían enormes.

Recientemente, BeInCrypto cubrió los aspectos más destacados del informe trimestral del Banco de Pagos Internacionales (BPI), en el que se habló ampliamente sobre las diversas aplicaciones de los sistemas descentralizados y las criptomonedas en el mundo financiero.

El informe se refería a la conversión en tokens, una aplicación extremadamente caliente de las criptomonedas, así como a los pagos transfronterizos y los CBDC.

Aunque estas son sólo unas pocas aplicaciones de la tecnología, para los bancos centrales, son algunas de las más afectadas. Incluso mientras las criptomonedas trabajan para ofrecer el mismo rendimiento técnico que la red Visa

, lo que la haría apta para su uso a nivel mundial, los bancos están probando y refinando la tecnología y buscando formas de integrarla en los sistemas nacionales.

El informe de BPI ha pedido a los bancos que compartan los resultados de sus programas piloto para determinar mejor lo que sería un sistema descentralizado ideal para los bancos. Esta decisión llega en el momento en que una nueva forma de soluciones de pago privadas llega, dejando potencialmente obsoletas a las instituciones financieras titulares.

Al decir que los sistemas descentralizados tienen que probarse a sí mismos técnicamente, la ola de nuevas soluciones está respaldada por tasas de adopción constantes, sobre todo en el mundo de la financiación descentralizada (DeFi). Esto incluye acontecimientos como el aumento de los cajeros automáticos de Bitcoin, el crecimiento exponencial de la inversión institucional, la información reguladora positiva y, por supuesto, los niveles de soporte inferior aparentemente más altos del mercado.

Estos acontecimientos han dado lugar a una especie de amenaza existencial para las instituciones financieras existentes, que han decidido en gran medida seguir la nueva tecnología y ver cómo puede reinventarse.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

El gobernador del Banco de Inglaterra reconoce la ola de cambios

Este cambio ha sido reconocido por nombres prominentes dentro de la propia industria financiera.

El Vicegobernador de Estabilidad Financiera del Banco de Inglaterra (BoE), Sir Jon Cunliffe, ha reconocido antes las posibilidades de las criptomonedas, al igual que el Gobernador Mark Carney.

En un discurso pronunciado en la London School of Economics, Cunliffe trató sobre las stablecoins, los CBDC y las criptomonedas en general. Afirmó que existe la oportunidad de mejorar los actuales sistemas de pago al por menor y que la reglamentación tendría que seguir el ritmo de los avances tecnológicos, además de decir que los CBDC podrían aportar grandes beneficios a los bancos centrales.

Una nueva economía digital de los CBDC y Stablecoins

El debate sobre el impacto de las tecnología del ledger distribuido (DLT, siglas en inglés), las criptomonedas y DeFi no ha terminado en el último año.

Una vez burlada y ridiculizada por los titulares, la tecnología es ahora ampliamente reconocida y probada, desde JP Morgan Chase hasta los gobiernos y las empresas de tecnología. Los propios bancos se han ido dando cuenta poco a poco de que no se pueden exagerar los beneficios de la DLT, mejorando los sistemas tradicionales en casi todos los sentidos.

El informe del BPI no es la única señal de que los bancos están intensificando su actividad. China está lista para pilotar su CBDC, mientras que el Gobernador Federal de los Estados Unidos Lael Brainard también ha dicho que la Reserva Federal está investigando el asunto.

The BIS report is not the only sign that banks are stepping up their game. China is set to pilot its CBDC, while the United States Federal Governor Lael Brainard has also said that the Federal Reserve is looking into the matter.