El Banco de Pagos Internacionales (BIS, siglas en inglés) nunca ha sido un gran fan de Bitcoin y de la ola de las criptomonedas que está barriendo el espacio financiero, pero se está viendo obligado a sentarse y tomar nota de las economías emergentes que están analizando las Monedas Digitales del Banco Central (CBDC, siglas en inglés).

En un informe reciente, el BIS ha descubierto que alrededor del 80 por ciento de los bancos centrales participan en algún tipo de desarrollo o trabajo del CBDC.

El BIS, al igual que otras instituciones financieras tradicionales, parece estar cambiando de tono en lo que respecta a las criptomonedas. El director general del Banco de Pagos Internacionales, Agustín Carstens, ha sido durante mucho tiempo un detractor de Bitcoin, y ya en marzo del año pasado advertía contra los CBDC.

El informe concluye que, aunque hay un mayor interés por los CBDC, “no hay evidencia de un movimiento generalizado o general para expandir esta investigación a la experimentación y a los acuerdos piloto”.

Interés por las criptomonedas de los grandes bancos centrales

Pocos días antes de que se publicara este informe del BIS, surgieron noticias de que algunos de los principales bancos centrales, en particular los de Suecia, Canadá, Suiza, el Reino Unido y Japón, así como el Banco Central Europeo (BCE), están estudiando la posibilidad de poner en práctica los CDBC.

Sin embargo, aunque estos bancos están empezando a estudiar la posibilidad de contar con una moneda digital que facilitaría enormemente los pagos transfronterizos, hay, en efecto, una serie de países emergentes que han hecho progresos mucho más significativos, ya que buscan aprovechar las ventajas de ser los primeros en llegar al mercado.

En este momento, China parece haber hecho los mayores avances con su moneda de banco central, sin embargo, los detalles de este proyecto son todavía bastante misteriosos. También cabe destacar que BeInCrypto informó en noviembre de 2019 que Túnez afirmó ser el primer país en emitir un verdadero CBDC.

Leyendo el informe

El informe del BIS proporciona una comprensión más profunda de la opinión de estos importantes organismos financieros sobre el avance de las criptomonedas. Los CBDC representan una vía potencial para apalancar la tecnología de criptodivisas que es accesible a los bancos, especialmente a los bancos centrales, ya que las ventajas digitales son claras y la regulación puede implementarse al mismo tiempo.

El BIS señala el gran interés, pero la escasa aplicación del desarrollo de los CBDC en todo el mundo. Sin embargo, también destaca el profundo deseo de innovación de las naciones emergentes.

La motivación para avanzar hacia los CBDC para las economías emergentes es el deseo de depender menos del dinero en efectivo. El informe también estima que los bancos centrales con planes más firmes para emitir CBDC están ahora inminentemente cerca de hacerlo. Es probable que alrededor del 10 por ciento de los bancos encuestados emita un CBDC para el público en general a corto plazo, lo que representa el 20 por ciento de la población mundial.