Amero-Isatek ofrece comprar el avión presidencial de México con su criptomoneda Amero

Compartir artículo

El Estado mexicano, liderado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha estado intentando vender desde 2018, con vanos resultados, el avión presidencial que posee el país. A tal punto llegó la falta de ofertas que el dirigente incluso planteó el pasado 17 de enero la idea de rifarlo; cosa que ha ocasionado desde críticas hasta burlas.



Dado este contexto, la compañía mexicana de tecnología blockchain Amero-Isatek ofreció este 20 de enero adquirir el avión y otras aeronaves del gobierno a cambio de 138 millones de dólares en Ameros (AMX), su propia criptomoneda.



 

Así lo afirmó durante una rueda de prensa Alfonso Jiménez, CEO de la empresa, quien también prometió como garantía una propiedad inmobiliaria con un valor de 175 millones de dólares en Cabo Pulmo (Baja California) y ofreció donar sus desarrollos en tecnología blockchain al gobierno para aumentar la transparencia de sus sistemas.

Jiménez comentó durante la rueda de prensa en Monterrey:

“Hoy Amero da un gran paso ofertando por el Boeing 787, el avión presidencial de México, un monumento a la corrupción como bien lo señaló el Presidente López Obrador. Hoy podemos cambiar el fin de la historia con nuestra oferta y hacerla una aeronave con causa”.

Asimismo, explicó en el medio Fórmula que, de adquirir la aeronave, esta se pondría a disposición de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México para trasladar diplomáticos, así como para casos de desastres naturales y para otras actividades comerciales de la compañía, como trasladar inversores desde Asia.

Las otras dos aeronaves por las que está ofertando son un helicóptero y un avión Learjet más pequeño. El primero lo dejarían a disposición del estado de Nuevo León para el combate de posibles incendios forestales; mientras que el segundo se usaría por asociaciones civiles para trasladar a Estados Unidos personas que requieran tratamiento especializado y urgente debido a las quemaduras.

Cabe mencionar que el terreno que se está ofreciendo como garantía fue presuntamente adquirido por Amero-Isatek en noviembre de 2019 a cambio de su propia criptomoneda, el AMX. Sin embargo, la existencia de la compra ha sido puesta en duda, así como el valor del Amero.

Esta criptomoneda, nacida apenas en enero de 2019, aún no está listada en ningún exchange; por lo que su volumen y capitalización son inciertos. A la fecha solo puede comerciarse a través de dos exchanges por parte de la propia empresa, con un valor de 35 dólares la unidad.

Según explicó Jiménez durante la entrevista y como dice la página web oficial, Amero se trata de una stablecoin cuyo valor está anclado a varias minas de oro, plata y platino en el Cinturón Dorado de Guerrero, el terreno de 1.400 hectáreas en Cabo Pulmo que se está ofreciendo ahora como garantía y la Isla de San José en Baja California Sur, con 16.300 hectáreas. Pese a que la página lo describe así, no posee links ni documentación que describa estas propiedades ni su ubicación exacta.

El viaje del avión presidencial

Hay que decir que la propuesta de AMLO para rifar el avión al público mediante tickets de 500 pesos mexicanos (25 USD) se ha vuelto viral y protagonista de numerosos memes en redes sociales.

El Boeing 787-8 de la serie Dreamliner, llamado oficialmente TP-01 “José María Morelos”, fue adquirido en 2012 durante el gobierno de Felipe Calderón y continuó en uso también para el período presidencial de Enrique Peña Nieto, que finalizó en 2018. El precio inicial de la aeronave fue de 218 millones de dólares, pero a la fecha las autoridades lo valúan en 130 millones.

Andrés Manuel López Obrador lo considera un exceso y prometió incluso desde su campaña política en 2018 venderlo para invertir en el desarrollo de la nación. Tal como lo dijo lo cumplió y el Boeing se envió a un hangar del aeropuerto de Victorville en California con miras a venderlo a algún estadounidense, incluso al presidente Donald Trump. El plan fracasó y el avión permaneció allí durante todo un año, hasta ahora.

Claro que AMLO aún planea deshacerse del avión, y para ello se han contemplado principalmente tres alternativas: buscar un comprador único, venderlo a un grupo de compradores interesados y hasta rentarlo por hora. Eso sin mencionar la idea de la rifa para el público. En cualquiera de los casos, los fondos planean invertirse en la salud pública.

Las autoridades de México reconocen que la venta del avión presidencial ha sido muy difícil debido a las modificaciones especiales que se le hicieron durante los gobiernos pasados: una recámara, baño con acabados de mármol, cocina y amplios asientos de piel. Esto redujo su capacidad de 280 pasajeros a apenas 80, incluyendo al personal de vuelo.

Ahora mismo no llueven las ofertas, pero Amero-Isatek tiene un competidor desde Estados Unidos que está ofreciendo 125 millones de dólares (no en criptomonedas) por el avión. Y aún siguen sobre la mesa el resto de opciones, así que es poco probable que el “José María Morelos” acabe en manos de la criptoempresa.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.
Share Article

Profesional en Letras en el criptomundo desde 2016. Escritora, investigadora y bitcoiner. Venezolana viviendo en Colombia, interesada en la cacería de estafas. Trabajando por un mundo mejor, con más descentralización y café.

SEGUIR AL AUTOR

Los mejores monederos Bitcoin del 2021

Vámonos

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos