El Tesoro de los Estados Unidos, dirigido por el secretario Steven Mnuchin, anunció una cifra récord de 112.000 millones de dólares en emisiones de deuda trimestrales. Los nuevos bonos, que cubrirán una amplia ciclo de vencimientos, deberían subir a 132.000 millones de dólares en octubre.

La nueva emisión empuja el déficit presupuestario total a niveles vistos anterioresdurante la Segunda Guerra Mundial cuando la deuda alcanzó el 106% del PIB. A medida que se profundiza la crisis del coronavirus, los legisladores continúan exigiendo al Tesoro que compense las pérdidas y los múltiples paquetes de estímulo

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
, lo que obliga a aumentar la deuda.

Las predicciones indican que el total podría alcanzar un enorme 117% del PIB antes de 2025.

Se amplían los vencimientos de bonos

Las nuevas ofertas alejarán el enfoque de la opción habitual del Tesoro: el vencimiento de bonos a 10 años. En cambio, según el anuncio, los vencimientos oscilarán entre 7 y 30 años. Según el anuncio:

“El Tesoro continuará cambiando el financiamiento de los proyectos de ley a plazos más largos en los próximos trimestres, utilizando la emisión a largo plazo como un medio prudente para administrar su perfil de vencimientos y limitar la volatilidad potencial de las emisiones futuras”.

La ampliación de la matriz para el vencimiento de los bonos indica que el Tesoro está consciente de que el mercado a 10 años ha sido invadido. De hecho, la Reserva Federal (Fed) todavía está comprometida a comprar hasta 80 mil millones de dólares por mes de deuda del Tesoro como una medida provisional.

Nuevo paquete de estímulo

También se está preparando un nuevo paquete de estímulo, y es probable que se apruebe el viernes. Los republicanos del Senado buscan un precio de 1 billón de dólares, mientras que los demócratas solicitan otros  3.5 billones de dólares.

Estas sumas, sin duda, se agregarán al balance general de la Fed, que ya está explotando. El total ahora supera los 7 billones de dólares. Esto, con el potencial de una corrección de valores sustancial, está alimentando los temores de una fuerte inflación en el futuro.

¿Una luz de esperanza?

Curiosamente, el anuncio más reciente tuvo un efecto positivo en la tasa de interés general de los bonos a 10 años. Esas tasas aumentaron ligeramente, llevándolos por encima de las tasas de interés reales negativas.

La tasa de interés real se calcula restando el rendimiento de la factura de la tasa de inflación esperada. El interés real en los bonos del Tesoro había sido negativo, y el cambio actual los hace un poco menos.