El futuro de la economía de Estados Unidos, y en particular el gasto del consumidor, sigue en peligro, ya que las ayudas por desempleo terminaron el viernes. Ambas cámaras del Congreso han pasado en vano los últimos días negociando un nuevo proyecto de ley de ayuda.

Los republicanos del Senado propusieron un nuevo proyecto de ley que ampliaría el alivio y proporcionaría otro estímulo. El primer paquete de estímulo, que fue diseñado como una solución provisional para la crisis del COVID-19, hace mucho que se agotó.

Sin embargo, el nuevo proyecto de ley no llega lo suficientemente lejos, según los demócratas. Los líderes del partido azul han sugerido que el Congreso debe incluir 1 billón de dólares adicionales en ayuda para apoyar a los gobiernos estatales y locales, pero los republicanos de la Cámara no están de acuerdo.

El Problema del desempleo en los Estados Unidos

Sin embargo, a medida que las partes negocian, el final de los beneficios de desempleo de 600 de dólares por semana podría causar algunas dificultades. A las familias ya les resulta difícil llegar a fin de mes con la pérdida de sus salarios.

Los republicanos han sugerido una adición semanal más baja de 200 dólares para incentivar a los trabajadores a regresar al mercado laboral. Los demócratas están buscando una continuación de los pagos semanales de 600 dólares. Es probable que haya un acuerdo de 400 dólares en las tarjetas.

Mientras continúan las negociaciones, las personas desempleadas continúan enfrentando luchas por la supervivencia. Sin embargo, el problema más amplio que enfrenta la economía de Estados Unidos es el gasto del consumidor para el tercer trimestre.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Si la ayuda económica terminara por completo, podría haber una disminución sustancial en el gasto del consumidor. Si bien el mercado de valores ha retrocedido hacia niveles anteriores a la pandemia del coronavirus, una caída sustancial en el gasto probablemente resultaría en otro movimiento a la baja.

Las recientes cifras que indican que el PIB anualizado de Estados Unidos disminuyó en un 32,9% parecen ser un presagio del dolor que está por venir.

Adicción a los estímulos

La noción de que la economía de los Estados Unidos depende completamente de los paquetes de estímulo juega con la narrativa del secretario del Tesoro Steven Mnuchin. El Secretario expresó preocupación porque la economía era “adicta” al estímulo.

El reciente aumento en el precio de Bitcoin parece estar relacionado con el deseo de los inversores de encontrar refugios seguros para la riqueza. El miedo a la inflación después de que se calmen las aguas sigue siendo auténtico.