Smart City: Enfoques inteligentes para el desarrollo urbano sostenible

Compartir artículo
EN RESUMEN
  • Las ciudades inteligentes se están levantando y están preparando el escenario para un futuro inteligente.

  • La seguridad y los componentes de seguridad pública son una preocupación para cualquier ciudad.

  • El objetivo es salvar la relación divisoria entre los ciudadanos y los funcionarios y departamentos de la ciudad.

  • promo

    Lo estamos discutiendo en nuestro grupo de Telegram, ¡únase a nosotros ahora! Y obtenga señales comerciales actualizadas y análisis regulares en criptomonedas.

El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

Nowadays, you can hardly find anyone who hasn’t heard about smart light bulbs, smart security cameras, smart kitchen appliances, smart thermostats and self-parking vehicles. Now think bigger. If interconnected smart devices in the home is any indication of where this technology is leading, then imagine smart cities. They actually exist.



Los estudios muestran que la mayoría de los hogares de los Estados Unidos poseen al menos un producto doméstico inteligente. A medida que la red residencial se expande con más tecnología inteligente, las ciudades inteligentes están aumentando.



Las tecnologías inteligentes permiten a los consumidores ahorrar tiempo, dinero y otros gastos, a su vez que proporcionan opciones de optimización orientadas a ayudar a conservar los recursos. Ayuda a los individuos a limitar la cantidad de tiempo que pasan en múltiples dispositivos, y está esencialmente dirigido a una vida más eficiente.

En todo el mundo, las ciudades están experimentando una era de evolución gracias a la tecnología inteligente integrada. Los objetivos estimados de las ciudades inteligentes son proporcionar la capacidad tecnológica para centrarse en un amplio espectro de cosas, desde la distribución de energía, los sistemas de transporte público, los sistemas de transporte, la gestión del tráfico y también la recogida de basura.

A medida que los flujos de datos y las tendencias tecnológicas converjan para simplificar la vida de una sociedad impulsada por los datos a un ritmo acelerado -como la reducción de las emisiones de carbono mediante la disminución de la congestión del tráfico y la ayuda a los individuos a localizar plazas de aparcamiento-, las personas podrán maximizar el potencial que esta tecnología tiene para ofrecer.

Mejorar la eficiencia y la calidad de vida

Las ciudades se enfrentan diariamente a miles de cuestiones diversas debido a la compleja mecánica inherente a una infraestructura social y política que consiste en un vasto sistema de partes móviles.

Dado que las ciudades son fundamentalmente organismos sociopolíticos, la resolución de los problemas sociales es invariablemente un fuerte punto focal para los individuos y las autoridades que las supervisan. Las condiciones adecuadas son esenciales. Por lo tanto, es fundamental esforzarse por crear las condiciones necesarias para desarrollar una economía floreciente que pueda no sólo crear un mercado de trabajo más próspero, sino también fomentar la igualdad social en una era de indiscutible trascendencia digital.

Además, las ciudades tienen la responsabilidad de proporcionar una infraestructura funcional a precios asequibles para los consumidores cotidianos. Otras necesidades importantes son la seguridad urbana y el socorro de emergencia, opciones aceptables de educación y atención de la salud, así como viviendas asequibles. Básicamente, todo lo que es necesario para hacer de una ciudad un lugar atractivo para que la gente desee vivir.

Hoy en día, los ciudadanos tienen muchas expectativas de sus ciudades. Por consiguiente, quieren que se les proporcionen servicios fáciles de usar en un formato digital para mayor comodidad. Los vemos en menor escala cada vez que visitamos un restaurante equipado con quioscos sin camareros que permiten a los individuos hacer pedidos y pagar sin depender de los camareros, lo que a su vez reduce la espera y libera tiempo.

El acceso a los datos del gobierno, como los tableros de rendimiento, las reuniones del ayuntamiento transmitidas en directo y una presencia activa en los medios sociales, tiene la capacidad de ayudar a las ciudades inteligentes en la defensa de una relación sana entre los ciudadanos y el gobierno, lo que a su vez promoverá la rendición de cuentas, la transparencia y también fomentará una participación más provocadora del público.

La creación de grupos electrónicos ofrecerá las plataformas de comunicación adecuadas para que la gente pueda expresar sus opiniones y también recibir retroalimentación. Posteriormente, este tipo de reciprocidad ayudará a crear confianza entre los ciudadanos y la ciudad y a fortalecer las comunidades.

Las ciudades smart tech que ya utilizan esta tecnología

Una de las ciudades que ha alcanzado logros notables en la progresión hacia la utilización de tecnología inteligente es Dubai, los Emiratos Árabes Unidos. Su Alteza el Jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum lanzó el proyecto de smart city de Dubai. El objetivo de esta iniciativa es digitalizar los servicios y operaciones tradicionales del gobierno de Dubai para diciembre de 2021 y eliminar más de 1.000 millones de piezas de papel utilizadas para las transacciones gubernamentales cada año.

Actualmente, en Dubai, hay una urbanización de 46 hectáreas conocida como la ciudad sostenible, que, según se informa, es la primera estructura de energía cero en el Emirato de Dubai.

La maravilla incluye casi 500 villas, 89 edificios de apartamentos, 11 invernaderos con cúpula, 32.300 pies cuadrados de terreno urbano al aire libre, así como la friolera de 1,16 millones de pies cuadrados de estructuras de oficinas y áreas comerciales. Esta fue la primera fase del desarrollo, que se inició en 2015. La segunda fase incluirá un hotel, una escuela y también un centro de innovación, todos conectados a una red autosuficiente.

BeInCrypto se puso en contacto con Jonathan Reichental, CEO de Human Future (empresa de educación, asesoría e inversión en negocios y tecnología) y con el ex director de información de la ciudad de Palo Alto, para saber más sobre las ciudades inteligentes. Reichental dijo:

“Dubai, hace apenas unas décadas era sólo unos pocos edificios y tiendas – una especie de pueblo costero en el desierto, y hoy es esta notable ciudad de altísimos rascacielos y hermosos hoteles, y servicios muy eficientes”

Continuó recalcando la intención que existe detrás del proyecto:

“Lo que distingue a Dubai es un compromiso real y un liderazgo sólido de arriba abajo en términos de hacer que el gobierno funcione mejor, [y] ser muy receptivo y estar realmente centrado en esta idea de crear una ciudad que sea feliz. Eso es tan importante en el sector de las smart city porque estamos hablando de calidad de vida, y la felicidad y la salud son características de una ciudad más inteligente y sostenible”.

Barcelona, España, fue una de las primeras ciudades de Europa en empezar a beneficiarse de las tecnologías digitales. Reichental añadió:

“Barcelona ha hecho mucho para usar la tecnología para optimizar su transporte público, para que la gente sepa cuándo llega el tren y sobre los retrasos. Sólo tienen muy buenos análisis sobre su transporte público. Han sido muy buenos en cuanto a la gestión de los residuos”

Además, al instalar una vasta red de líneas de fibra óptica en toda Barcelona, la ciudad pudo ahorrar 75 millones de euros (88,9 millones de dólares) de fondos de la ciudad, que luego expandieron al mercado laboral creando 47.000 nuevos puestos de trabajo en el sector de la tecnología inteligente. Con la implementación de la fibra óptica, Barcelona fue capaz de proporcionar WiFi de alta velocidad gratuita compatible con el Internet de las Cosas (IOT), así como ampliar el alcance de la integración de agua inteligente, iluminación, incluyendo el estacionamiento inteligente.

A nivel mundial, el 11% de los espacios de estacionamiento público están ahora equipados con tecnología inteligente, que permite a los operadores de estacionamiento administrar remotamente y monitorear de manera autónoma la disponibilidad de los estacionamientos en tiempo real. Los operadores de estacionamiento pueden acceder a los sensores de detección de vehículos, sistemas de cámaras equipadas con reconocimiento automático de matrículas de vehículos, parquímetros inteligentes, sistemas de pago inteligentes para estacionamientos públicos, firmas digitales así como aplicaciones de teléfonos inteligentes diseñadas para ayudar a la navegación en los estacionamientos públicos.

Las ciudades también están equipando antiguas luces de calle a base de vapor de mercurio con luces LED, que son obviamente más eficientes en cuanto a la energía. También son capaces de reutilizar la carcasa de las luces LED llenándola de sensores, así como de cámaras. Cuando las ciudades empiezan a unir las luces de las calles inteligentes en una red, tienen los elementos fundamentales de una ciudad inteligente.

Newark, una ciudad de Nueva Jersey, instaló esta tecnología inteligente en el Aeropuerto Internacional Liberty, que se utiliza para controlar el equipaje y el tráfico peatonal en una de sus terminales. Al otro lado de Estados Unidos, en Las Vegas, también se instalaron farolas inteligentes para vigilar la contaminación del aire, el tráfico peatonal, y también por razones de vigilancia.

Desde 2008, el Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York (NYC) ha estado realizando análisis de la calidad del aire. Su iniciativa de vigilancia se lleva a cabo con 75 estaciones de vigilancia transitoria que se instalan durante un período de dos semanas, además de ocho monitores de aire permanentes diseñados para informar de los informes de análisis de la calidad del aire a intervalos de 15 minutos.

Debido a este programa de smart city, se convirtió para la ciudad en el método para determinar que el aceite de calefacción de bajo costo, utilizado en sólo el 1% de los edificios de la ciudad de Nueva York, fue la causa principal de la mayor parte de la contaminación del aire incluso comparándolo con todos los vehículos de la ciudad juntos. Por esta razón, se ha prohibido el uso de los combustibles número cuatro y número seis, y la prohibición del combustible número dos podría estar en camino. Gracias al programa de monitoreo y análisis del aire de la ciudad de Nueva York, las emisiones de dióxido de azufre se han reducido drásticamente en más del 70% en la ciudad desde 2008.

Poniendo servicios gubernamentales con blockchain

Las ciudades y la infraestructura gubernamental en toda su diversidad de capacidades dependen en gran medida de grandes cantidades de datos, ya sea que se recopilen, almacenen, creen o procesen. La gestión y protección general de la información sigue dependiendo de usuarios finales, lo que significa que una sola fuga en la cadena de la seguridad digital podría significar un desastre si esos sistemas se ven comprometidos por un intruso. Aquí es donde entra en juego la tecnología blockchain.

Blockchain posee invariablemente la capacidad de aumentar exponencialmente la seguridad e integridad de la información que procesa y almacena. De acuerdo con Reichental, Blockchain es el más comúnmente usado en los ayuntamientos que utilizan la tecnología.

Hay más de una docena de las ciudades inteligentes en todo el mundo, y menos de una cuarta parte de ellas han instalado la tecnología blockchain a gran escala o están utilizando algún otro sistema como el de Distributed Ledger Technology (DLT).

Por ejemplo, la ciudad de Dubai ya ha decidido convertirse en una ciudad inteligente impulsada por blockchain para el año 2021. Aisha Bin Bishr, directora general de la Oficina de Dubai Inteligente, dijo:

“La adopción por Dubai de la tecnología blockchain a escala de toda la ciudad es un testimonio de su compromiso de transformar positivamente el gobierno de proveedor de servicios a habilitador de servicios”

Estonia ha estado utilizando variantes de la tecnología blockchain y de DLT en una iniciativa para hacer un seguimiento de su ciudadanía. En 2014, Estonia puso en marcha su programa de residencia electrónica, que permitió a los miembros participantes recibir una tarjeta inteligente de residencia electrónica. El programa permite a los residentes electrónicos acceder a servicios como información sobre empresas, banca, información sobre procesamiento de transacciones, así como sobre impuestos, y firmar documentos electrónicamente.

La preocupación por la privacidad y la vigilancia masiva

La seguridad y los componentes de seguridad pública son naturalmente una preocupación para cualquier ciudad. Cuando se observa los datos, se hace evidente que las ciudades que implementan la tecnología de ciudad inteligente disfrutan de muchos beneficios.

Sin embargo, los beneficios que se obtienen de la tecnología de las ciudades inteligentes se construyen a partir de sólidos y constantes flujos de datos capturados y agregados por una gran cantidad de sensores, así como cámaras y aplicaciones de rastreo – diversas tecnologías que son necesarias para proporcionar una optimización rápida y eficiente.

Sin tecnologías dependientes, las ciudades inteligentes difícilmente podrían proporcionar algo nuevo e innovador diseñado para hacer la vida más simple y segura.

Por ejemplo, Alexa de Amazon, un asistente virtual inteligente del hogar, se convirtió en un instrumento durante una investigación de asesinato en Hallandale Beach, Florida, a finales de 2019. La policía usó una orden de registro para obtener las grabaciones de Alexa de dos “Echo Dot”. Con un dispositivo como este, que se pondrá en un modo de escucha continua con capacidades de grabación que pueden ser accedidas por terceros en una escala mucho mayor, las smart city se enfrentarán a la responsabilidad de determinar si la seguridad pública termina y comienzan las violaciones de la privacidad.

 

En las calles de Moscú a principios de este año, se introdujeron cámaras de reconocimiento facial en vivo “a escala masiva”. El informe se hizo público después de que Londres ya publicara la noticia de que está integrando la tecnología de reconocimiento facial en directo en las actividades diarias de la policía, junto con el departamento de policía metropolitana instalando sistemas de cámaras en lugares turísticos y comerciales muy concurridos para detectar a las personas “buscadas por delitos graves y violentos”.

El año pasado, el uso de la tecnología de reconocimiento facial utilizada por las agencias de la ciudad y los departamentos de policía fue prohibida en Oakland, convirtiéndose en la tercera ciudad de los EE.UU. en emitir tal prohibición, detrás de ciudades como San Francisco y Somerville, Massachusetts.

Cuanto más dispositivos conectados a la Inteligencia Artificial (IA) crezcan en la red de de una smart city, mayor será el riesgo para la privacidad. A la gente de todo el mundo le preocupa que sus datos que se comparten para acceder a los servicios de la red digital puedan verse comprometidos y ser robados en caso de un ataque a la red por parte de los actores de la amenaza.

Pero esta no es la única preocupación. El capitalismo de la vigilancia también es una amenaza a la privacidad individual. La gente ya está luchando con las empresas de metadatos e inteligencia, junto con las entidades gubernamentales, por una vigilancia nacional de amplio alcance.

Reichental admitió que es justo preocuparse por las cuestiones de privacidad y vigilancia, sobre todo teniendo en cuenta que en los últimos años ha habido muchos ejemplos en que los gobiernos se aprovecharon de los datos personales de las personas, sin su consentimiento.

Dado que vivimos en la era digital, con mucha información personal reunida por terceros, los gobiernos aparentemente deberían elaborar leyes y normas pertinentes para que los dirigentes de las ciudades y los proveedores de servicios comprendan lo que es permisible y lo que no lo es. Esto garantizaría que los datos personales se gestionen de forma ética. Profundizando en el tema, Reichental dijo:

“Las ciudades inteligentes no se tratan de vigilancia. Desafortunadamente hay una creencia de algunas personas y tristemente ha sido validada en algunos lugares, que las smart city son acerca de cámaras que monitorean a las personas, acerca de sistemas que interfieren en la privacidad de las personas, y por lo tanto tenemos que estar realmente encima de este problema. Y no sólo el problema potencial, sino también la percepción de que las ciudades inteligentes son sobre el control y la intrusión de la privacidad. En realidad, las smart city tienen que ver con la calidad de vida, se centran no sólo en las tecnologías, sino en cosas como los espacios verdes, y en hacer cosas que son buenas para el medio ambiente y asegurarse de que la gente tiene acceso a la educación, la salud y el agua limpia.  El 99% de los esfuerzos de las ciudades inteligentes se centran realmente en hacer cosas buenas y ayudar a la gente”.

Aparentemente, el calendario para que las ciudades emprendan esta iniciativa va a ser de varias décadas antes de que alguien pueda ver los resultados reales de este esfuerzo. Sin embargo, ampliar el alcance de los servicios digitales en la sociedad puede transformar drásticamente una ciudad en un entorno más atractivo para las personas que viven en ella.

Share Article

Jesse McGraw es escritor, investigador de seguridad de la información y activista de la reforma penitenciaria. También es un antiguo hacker de blackhat y fundador del grupo hacktivista conocido como el Electronik Tribulation Army (Ejército de Tribulación Electrónica). También es conocido por el apodo "Éxodo Fantasma". Tiene participaciones en acciones y en Bitcoin, pero no una cantidad que valga la pena mencionar.

SEGUIR AL AUTOR

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos