El COVID-19 ha arrasado este año no solo en el área de la salud, sino que también ha sido un duro golpe para la economía global. Colombia no ha sido la excepción, pues se han estado reportando los altibajos que ha sufrido el sector del comercio en el país: se ha calificado a agosto como un mes pésimo para las ventas.

Según una encuesta de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) colombiana, solo un 14% de comerciantes han visto una notoria mejoría en sus ventas, mientras que un 86% reportó que las demandas se mantuvieron iguales o disminuyeron. De acuerdo con este informe, las bajas ventas tienen su origen en las restricciones por cuarentena que aún mantienen algunos gobernadores en varios estados del país.

Y lo cierto es que Colombia lleva enfrentando una baja en ventas y un golpe económico desde meses atrás. También de manera reciente, el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) reportó que en julio se evidenció un freno en la producción industrial y las ventas del comercio. Según afirman, se ha situado a nivel nacional que el rendimiento manufacturero esta en -8,5%.

Dichos resultados financieros tan negativos han sido quizás el impulso que ha llevado a la sociedad colombiana a salvaguardar su economía en las criptomonedas. Como informó la asociación Colombia Fintech, diariamente se intercambian al menos 500.000 USD en bitcoin a nivel nacional. Adicionalmente, diversos rubros, empresas y organizaciones aceptan Bitcoin y otras divisas digitales como método de pago: su popularidad crece debido a su trazabilidad y seguridad.

Por otra parte, Colombia entró hace poco en el top 10 de cripto-adopción global de la firma Chainalysis, con el puesto número de 9. Esto no es de extrañar demasiado, dadas las circunstancias económicas. Como afirmó el Lic. Rodolfo Andragnes, Director Ejecutivo de la ONG Bitcoin Argentina:

“Su popularidad es impresionante si se tiene en cuenta que con tan solo nueve años se han creado más de 16 millones de unidades y han nacido más de 800 nuevas criptomonedas (…) Brasil, Argentina, México, Venezuela y Colombia son los países con mayor actividad y crecimiento en el uso de criptomonedas”.

La lastimada economía colombiana y la luz al final del túnel

Un informe publicado por El Banco de la República prevé que será de la situación económica del país en los años próximos a la crisis post-COVID-19. Los resultados no son muy alentadores, pues las complicaciones avanzarán en el país, haciendo que la economía tenga una recuperación lenta. Puede incluso haber una recesión económica de larga duración.

Si estas proyecciones emitidas por el Banco de la República resultan ser ciertas, entonces el crecimiento planteado para el 2021 se verá afectado y no entraría en el panorama hasta mucho después.

Sin embargo, es sabido que Colombia ha tenido un largo historial con las divisas digitales. La gigante tecnológica IBM ha hecho acuerdos con el gobierno de este país para impulsar las tecnologías disruptivas, entre las que se incluye la blockchain. Además, recientemente, Bitrefill puso a disposición de los ciudadanos más de 60 comercios de todo tipo que aceptarán criptomonedas como método de pago.

Se estima que, con el uso y la compraventa de divisas digitales, la economía colombiana pueda salir a flote pese a las complicaciones posteriores que la pandemia pueda traer al país.