El Banco de la República publicó esta semana un informe en el que prevé que la recesión económica causada por el coronavirus pueda extenderse en el tiempo y causar severas limitaciones en el crecimiento económico. Lejos de pensar en una recuperación en “V”, las proyecciones plantean un crecimiento en “L”

En un informe titulado “La profundidad, duración y forma de la recesión del covid-19 contenida en los pronósticos de crecimiento de mediados de 2020”, el principal ente rector bancario de Colombia ha mencionado algunas de las proyecciones que tienen sus economistas para los años venideros a la crisis post-covid.

Como introducción a la idea planteada, los estudiosos mencionan que “los resultados indican que en las economías avanzadas la recesión es en forma de V”, y hacen una comparación con las economías emergentes y en desarrollo para mencionar que el desarrollo y salida de la crisis se hará en forma de “L”.

Particularmente, en el sector productivo es donde se hace la mayor diferencia entre ambas economías, resultando que, en las economías emergentes, el más afectado es su sector productivo y siendo este elemento el que conllevará a la lenta y prolongada recuperación.

Analizando los números más concretos, el informe menciona que proyecta para las economías avanzadas una recesión del -9.2%, con una duración de 4 años, en forma de V, y con algunas perturbaciones en la demanda y oferta dentro del mercado.

Por el lado de las economías emergentes, entre ellas obviamente la colombiana, se espera una recesión menor, específicamente de un -6,5%, también de 4 años de duración, aunque, aquí la forma de la recuperación no será en forma de V, sino de L.

¿Qué significa que la economía colombiana vaya a una recuperación en forma de “L”?

Cuando se menciona una recuperación en forma de “L” se hace referencia a que se tendrá una recesión económica de larga duración antes de la recuperación deseada. La caída suele suceder de forma pronunciada y acelerada, mientras que la recuperación se plantea de forma lenta.

Este tipo de panoramas es contrario a la recuperación en forma de “V”, que también plasma una caída abrupta, pero muestra un rebote en el fondo que le permite una recuperación rápida.

De ser ciertas las aseveraciones que ha proyectado el Banco de la República, se iría en contra de los análisis planteados por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público de la Nación, quienes proyectaron que para el 2021 la economía colombiana tendría un crecimiento exponencial del 6,6%, lo que implica que recuperaría el terreno perdido en el 2020 (proyectado en una contracción del 5,5%) y se tendría una recuperación en forma de “V”.

Para justificar esta recuperación, desde el Poder Ejecutivo evalúan que en el 2019 la nación tuvo un crecimiento de 3,3%, lo que demostró un rendimiento “acelerado” de la economía colombiana, marcando que esa es la tendencia que se seguirá en el futuro.

Sin embargo, en el supuesto de que las proyecciones que dan desde el Banco de República resultan ser ciertas, ese crecimiento planteado para el 2021 estará muy lejos de verse en el panorama.