La Reserva Federal de EE.UU. ha anunciado compras ilimitadas de activos hasta que la economía vuelva a estar en línea con sus mandatos. La acción, sin embargo, es probablemente demasiado tarde para prevenir una recesión profunda y duradera.

Las medidas de flexibilización cuantitativa han estado llegando gruesas y rápidas del banco central de los EE.UU., con alrededor de $2 trillones en QE desde el balance del 11 de marzo y más en camino. El QE es cuando un banco central compra activos bancarios para aumentar la liquidez en los mercados financieros.

QE ilimitado

Un informe reciente del proveedor de información del mercado RANsquawk sugiere que la FED ha girado hacia un programa de QE “ilimitado” hasta que las cosas empiecen a mejorar económicamente.

Añadió,

“El objetivo de la tasa de los fondos federales y el interés sobre el exceso de reservas se mantuvieron sin cambios en 0,00-0,25% y 0,10%, respectivamente.”

Otros informes confirmaron que la Reserva Federal anclará su tasa de interés de referencia cerca de cero durante un año, posiblemente mucho más tiempo. Los bancos centrales están esperando que la economía capee la tormenta y vuelva a los objetivos fijados anteriormente; sin embargo, esto podría ser más largo de lo esperado dado el estado actual de las cosas y el bloqueo en curso.

El anuncio de la reunión de esta semana no especificó qué tipos de activos serán comprados sin límites. El banco indicó previamente que compraría $500 billones en bonos del Tesoro y al menos $200 billones en valores respaldados por hipotecas.

La falta de claridad en el futuro deja la puerta abierta para que la Fed continúe sin límites

en sus compras. El resultado de esto es probable que sea la producción de más moneda para cubrir el costo de esta medida de QE extendida y sin precedentes.

Choque al sistema

El informe añadió que los comerciantes estaban decepcionados por la falta de una orientación explícita hacia el futuro, y ha quedado claro que la Reserva Federal está mal equipada para manejar un choque tan violento para el sistema.

El cierre de COVID-19 le ha costado a la economía de EE.UU. más de 24 millones de puestos de trabajo y enormes dificultades humanas y económicas. Los políticos han acordado que la crisis del coronavirus pesará mucho a corto plazo y “plantea riesgos considerables para las perspectivas económicas a medio plazo”.

El jefe de la Reserva Federal, Jerome Powell, se sumó al panorama sombrío, diciendo a los periodistas,

“Llevará algún tiempo [alcanzar] cualquier cosa que se asemeje al máximo empleo.”

Los paquetes de estímulo fiscal sin precedentes podrían hacer que el banco central proporcionara $4 trillones en fondos a empresas, estados y municipios afectados por el brote de coronavirus. Otros $2 trillones en compras de activos elevan el total a $6 trillones, y es probable que haya más a medida que la recesión se profundice.