Según informes basados en datos recopilados del BCRA correspondientes al mes de mayo, se revelaron conclusiones intrigantes para la economía del país sudamericano: más de la mitad del gasto público se financió con emisión monetaria, llevando la impresión de dinero argentino a un récord de 30 años. Mientras tanto, en un informe propio del Banco Central, se evidencia el aumento de expectativas de inflación para los próximos 2 años.

Argentina es un país que cuenta con historia inflacionaria desde el siglo pasado, sin embargo, con toda la experiencia que pueda tener, el país sudamericano no ha prescindido de la tradicional práctica de imprimir papel moneda para financiarse. Según datos extraídos del BCRA por IDESA, los impuestos como vía de cumplimiento para el gasto público se redujeron del 74% en el primer trimestre de 2020 al 47% para el mes de mayo, el restante 53%, se saldó con esta masa monetaria recién salida del horno

.

La expectativa de inflación no para, y los “plazos fijos” quieren permanecer intactos.

Por su parte, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) en su informe de Resultados del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), donde mensualmente expone expectativas económicas de analistas y encuestados profesionales, revela que éstos capacitados ubican la inflación en 51% para los próximos 12 meses, un dato que supera en 2 puntos porcentuales al informe del mes anterior. El mismo dato para los próximos 24 meses alcanza un 37,4% con una suba de 1 punto porcentual con respecto al mes anterior.

Si se quiere traer un dato más que afirme el futuro poco prometedor para los ahorristas argentinos, el BCRA expone que los participantes en el REM previenen una tasa de interés nominal que en su mejor caso roza el 30%, esta cifra anual para los depósitos en plazos fijos parece no ser suficiente ante las cifras actuales de expectativa de inflación.

Las criptomonedas son una opción viable y accesible ante el problema inflacionario

Ya se había explicado el papel de las criptomonedas ante las restricciones que tiene el mercado cambiario de Argentina. Hoy más que nunca, las criptos destacan la misión que tienen por cumplir: formar una vía de escape a la catástrofe inflacionaria que atenta contra el bolsillo de los argentinos.

Los datos de inflación interanual en Argentina para el primer trimestre del 2020 alcanzaron un 48.4%, diluyendo el poder adquisitivo mientras se veían venir las trabas para conseguir dólares en el mercado oficial, límite que hoy en día se ajusta a 200 unidades por persona. Ante estos datos del pasado y los posibles del futuro, los pesos no son la mejor opción. Sin embargo, si mencionamos una criptomoneda como Bitcoin, desde el inicio del 2020 hasta el día de hoy se ha revalorizado un 109% contra el peso argentino y un 35% con respecto al dólar estadounidense.

Las criptomonedas son una opción legal y accesible en Argentina, y Bitcoin es sólo una de las múltiples opciones que existen. Si bien BTC es un activo que presenta una volatilidad considerablemente alta, las stablecoins o “monedas estables” son una opción para los ahorristas que quieren refugiarse en el dólar, ya que éstas son criptos cuyo valor está anclado al de otra moneda existente, como podría ser la misma moneda estadounidense.