Rendimientos, intereses, porcentajes y préstamos son algunas de las palabras con las que mayormente relacionamos al término DeFi; sin embargo, a pesar de tener claridad en lo que hace, cómo funciona, y el desarrollo que hay alrededor de él, existe una interrogante para los que indagan en lo más profundo: si DeFi es “Finanzas Descentralizadas”, ¿Bitcoin marcó el nacimiento de DeFi, o es Ethereum el que ostenta el origen del término cripto más importante de nuestros tiempos?

Con la disolución de las siglas de DeFi obtenemos como resultado en español la expresión finanzas descentralizadas. La definición literal de esta expresión puede definir rotundamente si Bitcoin es DeFi, o si Ethereum fue el origen. Pero hay un punto clave, el análisis que estamos planteando hasta ahora se basa sólo en la gramática del término finanzas descentralizadas.

DeFi podría tener otra respuesta si se toma la expresión como definición de un sector financiero de la industria cripto. En este caso, el término DeFi se desprendería de su definición gramatical y pasaría a interpretarse como simplemente una palabra que define algo. Su significado pasa a depender sólo de aquello que queramos que defina.

Una síntesis de lo expuesto anteriormente resuelve el debate entre Bitcoin o Ethereum con DeFi respondiendo una simple pregunta: ¿Qué es DeFi?

Descentralized Finance (DeFi): el origen

Un factor muy útil para definir a DeFi es la investigación de su nacimiento. Desde el evento principal dedicado a DeFi en la Devcon de 2019, el co-fundador y actual CEO de Set Protocol Felix Feng nos dejó un camino muy claro a seguir para esta incógnita.

Felix nos cuenta una historia muy interesante que comienza en el año 2018 con él y sus compañeros lanzando una startup. Después de trabajar muy duro para construir su protocolo, el emprendedor se percató de la existencia de proyectos paralelos al suyo que compartían muchas cosas en común. “Pasamos el rato con los chicos de 0x, Dharma and DyDx”, explicó en su relato.

Además de darse cuenta de todo lo que tenían en común, Feng explica cómo compartían el amor por aquello que estaban construyendo:

“Imaginamos que el trabajo que hiciéramos ayudaría a construir un nuevo sistema financiero que fuera mejor de lo que ya era: más justo, transparente y equitativo”.

Pero, dentro de sus proyectos también compartieron obstáculos importantes: construir una compañía basada en smart contract de servicios financieros los sentenciaba a estar aislados. No existía ningún lugar oficial donde compartir ideas, problemas, innovaciones o validaciones.

Después de acercarse cada vez más, las personas detrás de los primeros pasos del movimiento financiero descentralizado junto a Felix se dieron cuenta de que era hora de dar a conocer lo que estaban construyendo, pero, había otro problema importante, sabían que estaban construyendo los cimientos de “algo”, pero ese “algo” no tenía nombre aún.

Terminaron en quizás uno de los focos de conversación en torno al mundo cripto más importantes del mundo: Telegram. Sí, un grupo de Telegram fue el destino de los emprendedores detrás de un término que los ayudaría a definir ante el mundo el camino de sus proyectos. Después de una interesante lluvia de ideas, DeFi como acrónimo de “Descentralized Finance” fue el ganador, pues al parecer definía muy bien ofrecer servicios financieros de manera descentralizada.

El origen del término DeFi en el chat de Telegram donde participaron los primeros desarrolladores de protocolos de finanzas descentralizadas. Imagen: Story of DeFi: How it Started, Where It Stands Now, DeFi Definition Revisited, en Medium.com

Hasta este punto tenemos una pista muy interesante que ayuda a definir según el origen. DeFi fue un término elegido para definir un momento de la historia específico con características particulares, sin importar cuál fuese su estricta definición en el diccionario. De hecho, por decisión propia los participantes decidieron que DeFi se pronunciaría “defy” en el habla inglesa, equivalente a “difai” en el habla hispana. Claramente, ya que los proyectos involucrados en la elección de la terminología fueron desarrollados sobre Ethereum, se podría concluir que DeFi nació allí.

DeFi desde el punto de vista gramatical

Si DeFi es el acrónimo de la composición “finanzas descentralizadas”, desde su definición literal, sería coherente definir por separado “finanzas” y el verbo “descentralizar”. En primer lugar, según Oxford Languages, finanzas se define como “conjunto de actividades que tienen relación con el dinero”. Por otra parte, desde la misma fuente el verbo descentralizar significa “hacer que una cosa deje de depender de una dirección central”.

Entonces, si el conjunto de actividades que tienen relación con el dinero dejan de depender de una dirección central, estaremos definiendo las finanzas descentralizadas, y a su vez, el origen gramatical del término DeFi. Desde aquí, si Bitcoin es un protocolo de dinero que permite portarlo, recibirlo, enviarlo, emitirlo y contabilizarlo, estamos hablando de actividades que tienen relación con el dinero, y claro está, descentralizadas. Efectivamente, si con ésta explicación Bitcoin es DeFi, y antes de Bitcoin no existía nada que tenga que ver con dinero descentralizado, pues DeFi nació con Bitcoin.

El instructor, orador e investigador de Bitcoin y blockchain Juan Pablo Mejía, mejor conocido como Juan en Cripto en Youtube, explicó su punto de vista similar:

“Entendiendo que DeFi significa finanzas descentralizadas, para mí DeFi nace en 2009 con el nacimiento de la blockchain de Bitcoin. El protocolo de Bitcoin permitió por primera vez en la historia acceder a servicios financieros descentralizados, como almacenar valor, transferir valor y crear fideicomisos financieros  sin necesidad de acudir a un intermediario. Para mí, estos servicios financieros descentralizados dan nacimiento a DeFi”.

No se debe olvidar un último punto importante, para que algo se defina como “no dependiente de una dirección central”, y así se pueda llamar descentralizado, debería cumplir con todo lo que dicha definición significa. La verdad es que no existe la descentralización absoluta, en algún momento de la historia de Bitcoin tuvo que haber alguna directriz focalizada, al igual que en Ethereum. Pero si podemos medir la descentralización en grados, Bitcoin sería más descentralizado que Ethereum,

Publicidad
Continúe leyendo a continuación
y por el simple hecho de existir centralizaciones que dirijan proyectos DeFi dentro de Ethereum, cosa que en Bitcoin no puede suceder, la duda estaría aclarada.

Al final, la respuesta a la pregunta que titula este análisis es ambigua y depende del punto de vista del lector. Pero, desde la funcionalidad de DeFi podremos obtener más información que nos ayude a identificar dicha posición.

Bitcoin y Ethereum frente a la funcionalidad de DeFi

Es cierto que el común conocimiento de DeFi está centrado en la mayor diversidad posible de los servicios financieros que se ofrezcan, es por esto que, podemos aceptar la definición de DeFi como los contratos inteligentes de servicios financieros en Ethereum para después preguntarnos si Bitcoin es capaz de participar en este entorno.

Si bien Ethereum es el hogar de esta percepción de DeFi como aquellas interacciones que nos permiten acceder a préstamos, intercambios, intereses, inversiones, colaterales, y demás estructuras de finanzas descentralizadas, ¿Bitcoin es excluido o puede ser partícipe de esto?

Para Cristóbal Pereira, CEO de de LatAM Tech y gran exponente del ecosistema cripto hispanohablante, la respuesta reside en que “la posibilidad de crear esos distintos tipos de servicios financieros de manera descentralizada es propio de redes que permiten la programación de contratos inteligentes como Ethereum, es decir, la posibilidad de crear estos servicios en la misma red y sobre todo que sean interoperables entre ellos. Bitcoin es dinero, y de eso estoy claro. Bitcoin no permite la construcción de estos servicios salvo un tipo que serían los fideicomisos, de resto nada, y ni si quiera pensar en la interoperabilidad. DeFi excluye Bitcoin y está bien que así lo haga.”

Por otra parte, recalcó que “lo único donde si veo interoperabilidad es en sidechain como RSK, que no es Bitcoin, pero permitiría el desarrollo de DeFi dentro del ecosistema Bitcoin”.

Para Juan Pablo Mejía, Bitcoin estaría apto para trabajar en el entorno DeFi que Ethereum ya definió gracias a la misma premisa de que “en alguna sidechain de Bitcoin, como son Liquid Network o RSK se pueda desarrollar un ecosistema similar al ecosistema que actualmente existe en Ethereum”.

Nuevamente, el debate se torna objetivo y válido desde varios puntos de vista. Si el robusto código de Bitcoin no permite el desarrollo de smart contracts dentro de sí mismo, mucho menos podrá ser parte de DeFi como Ethereum sí lo es. No obstante, podríamos maximizar la similitud agregando un protocolo externo que se acople a Bitcoin, como una sidechain o blockchain paralela para que en conjunto se logre expandir su funcionalidad.

¿DeFi podría evolucionar a algo más que Ethereum?

Hoy Ethereum es el hogar de la mayoría de los protocolos de smart contracts de DeFi, como también de la mayoría del capital de involucra estos proyectos. Su cantidad sorprende, pero aún más su crecimiento. No cabe duda que pasar de 690 millones a 9 mil millones de dólares en el valor total bloqueado en DeFi estudiado por Defipulse es razón suficiente para hablar de masiva adopción.

El hoy está claro, pero el mañana es responsable de la evolución. Ethereum es el lugar nativo de estos contratos inteligentes, y aunque hoy otro protocolo no se le pueda acercar en esta materia, por qué no decir que en el tramo evolutivo de DeFi se hablaría de expansiones futuras hacia distintas blockchains.

La contundente opinión de un desarrollo DeFi nativo de Ethereum y número uno en valor total bloqueado del momento es un buen punto de partida para esta discusión. Pablo Candela, encargado de soporte técnico y manejo de comunidades en Aave, nos responde si es posible que existan otras vías de desarrollo para DeFi en el futuro:

Actualmente si y no creo que esto cambie de aqui a un futuro. Esto es principalmente debido a la liquidez y composibilidad disponible en la propia red, la red de Ethereum es la que ahora mismo engloba mayor liquidez en una red decentralizada y ademas con multitud de protocolos que pueden interconectarse e interactuar entre ellos. Es posible y diría que probable que estos servicios también aparezcan y crezcan en otras redes, es importante denotar que para que estos sean decentralizados es también requerido que la red/blockchain donde estén estos servicios lo sean, si no esa decentralización no se sostiene ya desde la base.

Queda muy claro que Ethereum es el rey de DeFi como lo conocemos, no por la singularidad de permitir su programación, sino porque ha sido elegido para ser el lugar donde se enfoque todo el poder que las finanzas descentralizadas puedan producir, y migrar esto no sería una tarea para nada fácil. Mientras que Bitcoin, ocupa fuertemente el lugar para el que fue creado sin sufrir el desprestigio de una falsa rivalidad.

A pesar de que Bitcoin y Ethereum no coexistan en el mismo apartado cuando se relacionen con el término DeFi, la realidad es que los desarrollos crecen y se adaptan a sus propias condiciones. RSK y MoneyOnChain en Bitcoin, están como ejemplo. Y por supuesto, los 9 mil millones de dólares en sólo DeFi de Ethereum, afianzan que el buen desarrollo resulte en crecimiento.