Cómo el mismo gobierno de Venezuela mató al Petro mutando su ADN (Parte 2)

Compartir artículo
EN RESUMEN
  • Existen muchas presiones internacionales para el fracaso de la criptomoneda nacional, sin embargo su desprestigio es debido a un problema interno del país.

  • El Petro ya no está respaldado sobre el Petróleo.

  • Existe una gran confusión creada por los constantes cambios sobre el Petro realizados por el gobierno venezolano.

  • promo

    ApeCoin está en auge. Comienza a operar con CFD en ApeCoin, ¡el nuevo proyecto cripto más popular!Negocia ahora

El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

El proyecto de cripto activo soberano de Venezuela “Petro” deja a muy pocas personas con una posición neutral. Mientras algunos alaban al proyecto por considerarlo una herramienta poderosa dentro del juego geopolítico, otros critican al proyecto calificándolo de estafa, pobre o por lo menos de no haber cumplido las expectativas.

Muchos pueden argumentar que esto se ha debido al “sabotaje” y a las presiones internacionales, pero es indudable que buena parte de la culpa también recae en las autoridades del país que no han sabido entender la realidad detrás del token, implementando varias políticas que han probado ser perjudiciales.

A continuación analizaremos algunas de las decisiones más criticadas desde el punto de vista legal y social, que han golpeado la credibilidad del Petro como proyecto soberano. Si desea conocer un poco la historia de los cambios tecnológicos, un artículo previo los analiza en profundidad y puede dar una mejor visión para comprender este análisis.

petro

El nuevo sistema jurídico: O como cambiar todo para no cambiar nada

El marco jurídico del Petro ha sufrido una serie de cambios producto del empeño de los políticos para darle claridad a una nueva figura que nunca había existido. Cuando nació, el Petro fue concebido no necesariamente como una “moneda” per se, sino como la tokenización de un contrato a futuro exigible en cualquier momento por un barril de petróleo.

Así inició y así comenzó a venderse la idea. Una suerte de stablecoin emitida por el Estado y respaldada directamente por un barril de petróleo. El gobierno venezolano no tenía posibilidad de influir en —o manipular— los precios del token, y cualquier persona podía adquirir un token, con la plena seguridad de que en caso de alguna negativa de pago o de cumplimiento de contrato por parte del gobierno, existían instancias legales nacionales o internacionales que le permitían exigir el cumplimiento de ese contrato.

En Venezuela existen mecanismos para exigir la ejecución de contratos. Imagen: Slideshare Italia Rojas
En Venezuela existen mecanismos para exigir la ejecución de contratos. Imagen: Slideshare Italia Rojas

Todo esto estaba establecido en el art 4 del Decreto N° 3196 del 08/12/2017 y no dejaba absolutamente ningún lugar a dudas frente a su naturaleza y las estipulaciones legales aplicables.

Sin embargo, posteriormente, la Asamblea Nacional Constituyente creó un decreto más amplio, en el que abarcaban la facultad del estado para crear otros criptoactivos. El actual “Decreto Constituyente Sobre Criptoactivos y la Criptomoneda Soberana Petro elimina cualquier mención a la exigibilidad del Petro o a su naturaleza como contrato de futuros por un barril de Petróleo tokenizado en un blockchain y le otorga una rimbombante pero vaga definición:

“El Petro es un novedoso mecanismo financiero alterno al sistema financiero tradicional, favoreciendo el crecimiento de un nuevo ecosistema económico basado en la confianza, integridad, transparencia, eficiencia y rapidez que garantiza la tecnología de cadenas de bloques”

Y ya aquí inicia el primer problema, pues el respaldo del Petro por un activo físico y una obligación explícitamente señalada en una ley, simplemente dejó de existir. Y esto sucedió después de una preventa de tokens con una multimillonaria inversión según fuentes oficiales.

Cuando se dio el contrato de compra-venta de tokens, no se puede cambiar la causa del mismo deliberadamente. Si un grupo de inversionistas compraron al gobierno de Venezuela una serie de contratos a futuros de Petróleo, éste no puede simplemente ofrecerles otra cosa fuera de lo pactado —llámese “cesta de commodities” como el nuevo whitepaper o “novedosos mecanismos financieros” según el nuevo decreto.

venezuela petro

Al final, ese instrumento legal estipula que “Se autoriza la afectación del desarrollo potencial” de un bloque petrolífero “para el desarrollo de una economía digital independiente, transparente y abierta a la participación directa de los ciudadanos”. Y aunque muchos argumentan que esto significa que el Petro tiene respaldo en petróleo, lo cierto es que legalmente no: Un desarrollo potencial no es un desarrollo efectivo ni exigido, y la ley debe ser explícita en su contenido. Si no se establece como en un principio que el Petro tokeniza una acreencia, al final cualquier nuevo gobierno —o incluso el mismo chavismo— puede argumentar que no está obligado a entregar ningún bien a cambio (y eso es lo que han hecho hasta ahora).

Posteriormente, crearon un “Decreto Constituyente Sobre el Sistema Integral de Criptoactivos, el cual no brinda en absoluto claridad respecto a la naturaleza del Petro, su valor exacto, pero sí estipula que se deberá adecuar la infraestructura bancaria para usar este y otros cripto activos soberanos.

Los Petros que no son Petros: o la confusión de Venezuela frente a su propia criptomoneda

Además de las dudas generadas por los cambios legales y técnicos, los líderes venezolanos han tenido una falla aún peor, que ha golpeado fuertemente la credibilidad de su token: El mal manejo político.

Cuando se aceleró el impulso al Petro, el Presidente Nicolás Maduro prometió al pueblo que el salario mínimo sería de medio Petro (cerca de 30 dólares).

Pero allí comenzaría el viacrucis del venezolano, pues en realidad se reveló posteriormente que Maduro no estaba hablando en realidad de la criptomoneda Petro. Cuando el dólar comenzó a subir, y el sueldo se mantuvo igual, los venezolanos se dieron cuenta que cuando les dijeron que ganarían Medio Petro el gobierno no estaba hablando de la criptomoneda sino de una “unidad cuenta” con el mismo nombre, que solo cambiaba por decreto presidencial y que no tenía nada que ver con el precio de la famosa criptomoneda.

Entonces en un momento se llegó a tener en Venezuela un Petro con un valor oficial de casi $60 estáticos, un petro con un valor de menos del 50% en el mercado real, y un Petro con valor cercano a los 10$ usado como unidad de cuenta para sueldos y salarios. Incluso hoy día se ha convertido en cultura popular decir “meter medio petro” como expresión burlesca de índole política.

Y si esto no fue suficiente confusión, actualmente los Venezolanos pueden tener sus petros en dos tipos de Wallets y ambas son incompatibles entre sí: La Petro Wallet es usada para pagos P2P y la wallet de Petro en el Sistema Patria es usada para pagos a través del Sistema bancario, pagos de gasolina y para la recepción de beneficios sociales en criptomonedas otorgados por el gobierno.

Esta diferencia confunde a los venezolanos pues algunos compran Petros por la Petro wallet creyendo que podrán pagar por gasolina, o algunos creen que pueden usar el Sistema Patria para pagar el pasaporte (o comprar en tiendas) y no es así. Ambos sistemas son incompatibles, como si se tratara de dos criptomonedas totalmente diferentes.

Tuit sobre la incomprensión de las carteras de Petro
Fuente: Twitter

Todos estos problemas han sido creados por el mismo gobierno y la situación parece cada vez más compleja, sin embargo existe un grupo cada vez más grande de entusiastas y emprendedores que podrían dar algo de luz al gobierno si este lo permite, y aprovechar la ventaja que tiene el país sobre el resto del continente.

Puede verse luz al final del túnel, pero el vehículo está muy maltratado.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.
Share Article

Periodista freelance y editor de la sección de opinión. Ex-editor jefe de BeInCrypto ES. Adicto a cripto desde el 2017 y gran admirador del proyecto de Satoshi Nakamoto. De nacionalidad española, aunque con un enfoque internacional al haber vivido desde la infancia en Londres, Bruselas, Santiago de Chile, Amsterdam, Barcelona, actualmente alternando entre Madrid y Palma de Mallorca. Licenciado en Comunicación Audiovisual y con un Master de Web Design and Development. Ama escribir, analizar y debatir sobre el ecosistema cripto.

SEGUIR AL AUTOR

Gane hasta un 30% de recompensa de stake en cualquier momento con nuestra aplicación móvil.

Instalar ahora

Crypto.com DeFi Wallet - Manage 400+ tokens, earn interest, and more      

Install

Crypto.com DeFi Wallet - Manage 400+ tokens, earn interest, and more      

Install