Han llegado numerosos informes, tanto de dentro como de fuera de la industria, sobre cómo grandes franjas de datos de los ciudadanos están en peligro o están siendo explotados. En estos tiempos, en los que el mundo depende de los datos digitales, las criptomonedas y la tecnología blockchain se erigen como un baluarte contra la vigilancia y la explotación de datos.

Las preocupaciones que muchos tienen sobre el estado actual de la privacidad en Internet no son sin razón. Parece que hay un número cada vez mayor de fugas de datos, venta de datos y casos de explotación en un mundo donde todo parece ser digital.

Recientemente, un informe de PreciseSecurity demostró que los estados de Georgia, Florida y California representaron un tercio de los casos de robo de identidad de los Estados Unidos en 2019, lo que supone unos 211.000 casos. La cifra total fue de más de 650.000.

La mayoría de los casos estudiados estaban relacionados con el fraude con tarjetas de crédito, lo cual ocurre con demasiada frecuencia. La privacidad sigue siendo uno de los factores que impulsan la adopción y el crecimiento de las tecnologías descentralizadas. La tecnología blockchain está bien documentada como solución contra el fraude en los pagos, así como en la protección de la identidad y los datos de los consumidores.

El navegador Brave presenta demanda a Google

En este punto, el éxito y la calidad del navegador Brave es bien conocido, con numerosas fuentes alabándolo unánimemente por sus cualidades centradas en la privacidad. Brave también ha aumentado rápidamente su base de usuarios, y este rápido crecimiento está presente en todos los dispositivos.

El propio Brave parece tomarse muy en serio el asunto del estado actual de la privacidad en la web. El equipo tiene un historial de publicación de múltiples informes que ofrecen algunas conclusiones funestas sobre cómo se explotan los datos de los usuarios, incluyendo un informe reciente sobre cómo se explotan los datos de los sitios web del consejo del Reino Unido.

El 16 de marzo, Brave dio un paso más al presentar una denuncia contra lo que describe como el monopolio de los datos de Google, lo que seguramente desencadenará numerosos debates. Tanto Google como Facebook han estado bajo el foco por utilizar datos y generar ingresos a partir de ellos.

Mientras tanto, Brave ha instalado una nueva función que impide el seguimiento del navegador, incluso cuando éste está cerrado, al impedir que se tomen las huellas dactilares del navegador. Esta es una de las muchas características disponibles con Brave que protege a los usuarios casi completamente.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Sin embargo, Brave es sólo una entidad en esta lucha contra el abuso de la privacidad – muchos otros proyectos están aportando su propia solución.

Distributed Ledger Technology (DLT) aboga por la protección de los datos de los consumidores

Las criptomonedas y la tecnología Distributed Ledger Technology (DLT) son, por su propia naturaleza, favorables al consumidor, ya que distribuyen la energía de manera más uniforme entre los interesados y dan a los usuarios la posibilidad de opinar sobre el funcionamiento de un producto o servicio.

Uno de los nichos más discutidos -que ha interesado incluso a personas como Microsoft– es la creación de soluciones de identidad digital que dan al usuario un control completo de sus datos. El nicho de la gestión de identidad digital tiene varios proyectos y empresas establecidas que trabajan en él, como Civic, SelfKey, Hydro, Microsoft e IBM.

Al evitar que una entidad centralizada tenga estos datos, ya podemos eliminar los muchos tipos de comportamiento atroz que se producen en el espacio publicitario y en Internet en general. Eso no quiere decir que la industria de la publicidad se desmoronará – Brave le da a los usuarios la opción de recibir publicidad, lo cual es una gran diferencia.

La naturaleza inmutable y descentralizada del blockchain es el paso adelante ideal para una Internet más justa y libre, una en la que el día a día de las operaciones de Internet no esté dictado por unos pocos monopolios poderosos. Todavía está lejos, pero las soluciones existen antes que nosotros.

Lo que la web hizo con su invento para la disponibilidad de la información pronto será reforzado por procesos más democráticos y la propiedad total de los datos – pero tenemos que luchar por ello.