El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, ha declarado su victoria tras unas elecciones cuestionables, ya que el gobierno parece haber bloqueado el acceso a Internet en todo el país.

Durante las elecciones más controvertidas del país en años, el Internet en Bielorrusia fue bloqueado. Justo antes de las elecciones, la candidata de la oposición Svetlana Tikhanovskaya huyó de su casa después de que la policía detuviera a algunos otros funcionarios. Actualmente se desconoce su paradero.

Este será el sexto mandato consecutivo del presidente Alexander Lukashenko desde que asumió el cargo por primera vez en 1994. Con un control estricto sobre el país, lo han llamado “El último dictador de Europa“.

La policía y los manifestantes han estado enfrentando desde el sábado.

Bielorrusia azotada por cortes de Internet

La interrupción a nivel nacional comenzó el 9 de agosto y ha afectado a la mayoría de los proveedores de servicios de Internet y redes móviles inalámbricas.

Los servidores DNS también están inactivos, lo que restringe a quienes tienen acceso a Internet para visitar páginas web, mientras que las principales plataformas de redes sociales también fueron desconectadas.

Esta interrupción de Internet comenzó durante los disturbios públicos antes de la realización de las elecciones presidenciales. Los manifestantes dijeron que los resultados serían falsificados y salieron a las calles donde chocaron con la policía antidisturbios.

Una segunda ola de cortes de Internet se produjo cuando se abrieron las urnas el domingo, informó NetBlocks.

Los medios de comunicación con conexiones internas habían advertido sobre un corte de Internet durante las elecciones. Aunque los informes iniciales predijeron que los cortes solo ocurrirían en Minsk, parece que la mayor parte del país vio interrupciones. Las empresas de telecomunicaciones incluso están bloqueando las VPN.

Soluciones de la nueva era ante la censura

En los últimos años, el uso de la web ha aumentado drásticamente en Bielorrusia. Internet ha sido un lugar para que los ciudadanos obtengan información fuera de los medios de comunicación estatales.

La mayoría cree que el corte de Internet fue un golpe deliberado para evitar que los manifestantes se organizaran.

En una entrevista el lunes, Nikolai Kvantaliani, miembro de la junta de Digital Communication Network Belarus, explicó por qué cree que se bloqueó Internet:

Por lo general, durante las elecciones tenemos una oposición clásica, gente que pertenece a algún partido político… Aquí teníamos tres candidatos que no eran líderes de partido sino símbolo del cambio. Logran tener una muy buena campaña de movilización con un mensaje de que nos gustaría tener elecciones libres y justas.

Esto asustó a Lukashenko, dijo Kvantaliani, lo que llevó a su gobierno a bloquear Internet. La evidencia muestra que más de 3.000 personas fueron detenidas durante las protestas.

Reacción mundial

Los líderes de todo el mundo han reaccionado con sospecha a la victoria de Lukashenko. En Alemania, el portavoz de Angela Merkel dijo que tenían “fuertes dudas” sobre los resultados de las elecciones.

Mientras tanto, en la República Checa, el primer ministro del país, Andrej Babis, calificó la respuesta de la policía a los manifestantes como “no libre ni democrática”.

Algunas tecnologías blockchain dicen que pueden ayudar con estas interrupciones. Orchid (OXT) es un proyecto que permite a los usuarios gastar su criptomoneda para crear VPN descentralizadas.

El whitepaper de Orchid dice que puede evitar las VPN censuradas, al menos por ahora. Curiosamente, Lukashenko dijo que estaba interesado en construir un centro de datos para minar Bitcoin el año pasado.

No obstante, los manifestantes se están organizando en todo el país. Algunos comparten información a través de líneas telefónicas tradicionales. Otros usan aplicaciones encriptadas como Telegram para difundir videos y fotos.

Informes recientes muestran que miles de personas forman bloqueos en las principales calles de Minsk. La capacidad de un gobierno para detener la nueva tecnología ciertamente se pondrá a prueba durante este punto de inflamación.

A medida que los informes continúan saliendo del país, los mensajes cifrados imploran a más personas que se unan a las protestas. Un mensaje esperanzador decía: “Somos más. Ganaremos”.