¿Por qué necesitamos blockchain para salvar el planeta?

Compartir artículo
EN RESUMEN
  • El sistema global de servicios medioambientales es arcaico, analógico, manual e ineficiente, blockchain podría cambiar esto.

  • Las DAOs pueden ayudar al planeta y a limpiar el sistema actual de créditos de carbono.

  • A través de blockchain podemos hacer que el proceso de emisión de activos de carbono y de remuneración de la conservación sea rápido, barato y creíble.

  • promo

    ApeCoin está en auge. Comienza a operar con CFD en ApeCoin, ¡el nuevo proyecto cripto más popular!Negocia ahora

El Trust Project es un consorcio internacional de organizaciones de noticias que establecen un estandar de transparencia.

El sistema actual de emisión de activos medioambientales, como los créditos de carbono, es excesivamente lento y caro: blockchain aportará la eficiencia que necesitamos urgentemente para salvar nuestro planeta.

En una reciente declaración, Greenpeace anunció (de forma bastante sensacionalista) que “bitcoin está alimentando la crisis climática” y sugirió que un cambio en su código resolvería el problema.

Esto es un poco extremo: la minería de Bitcoin emite 114 millones de toneladas al año, es decir, el 0,15% de las emisiones mundiales (en comparación con los 1.400 millones de nuestro uso anual de Internet). Como he argumentado en mi anterior columna en BeInCrypto, las emisiones de la minería de Bitcoin son mínimas en base a cada activo, y compensarlas supone un coste mínimo del 0,05% por activo. Los activos “Proof of stake”, como Celo y Polygon, emiten un 99% menos que Ethereum.

Así que, una vez establecido que las emisiones o el impacto ambiental de blockchain son mínimos e irrelevantes, vamos a discutir por qué su uso es clave para salvar el planeta.

El sistema global de servicios medioambientales es arcaico, analógico, manual e ineficiente

El sector de los servicios medioambientales es uno de los pocos que aún no ha sido perturbado por la tecnología. Veamos, por ejemplo, la emisión y verificación de los créditos de carbono por deforestación evitada. Los registros mundiales definen un protocolo (una lista de requisitos) basado en trabajos científicos, y cobran una tasa por cada crédito de carbono generado para financiar sus operaciones.

Los propietarios de bosques o los proponentes de proyectos de conservación contratan a una empresa consultora, llamada empresa de certificación, que les ayuda a preparar un documento llamado “PDD” (documento de diseño del proyecto). El PDD debe incluir varios análisis sobre las características de la zona, como la biodiversidad y la caída de agua, pero sobre todo incluye las proyecciones de las emisiones evitadas que se generan al proteger esa zona específica.

El concepto se basa en el hecho de que la mitad de un árbol está formada por átomos de carbono, por lo que cuando se protege un bosque, se está protegiendo un enorme inventario de carbono y se evitan emisiones. Cuando se quema un árbol, los átomos de carbono de sus moléculas de celulosa se liberan a la atmósfera en forma de CO2, CH4 (metano) y otros gases contaminantes.

Esta labor de protección es una solución relevante para las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo: los expertos estiman que el 20% de las emisiones mundiales provienen de que talamos y quemamos nuestros bosques.

GReen

Por tanto, si dejamos de quemar nuestros bosques, reduciremos las emisiones mundiales en una quinta parte. Si se paga a la gente a través de la venta de créditos de carbono, ganarán dinero con la conservación y se alinearán con la salvación de los bosques del mundo.

¿La mayor industria artesanal del mundo?

Por increíble que parezca, la mayor parte de los análisis realizados por estos consultores se siguen haciendo a mano en hojas de cálculo. El establecimiento de la línea de base, o el punto de referencia para comparar los trabajos de protección del bosque, es subjetivo y varía mucho de un caso a otro. En muchos casos, los ingenieros forestales visitan el proyecto muchas veces antes de terminar su análisis. Suelen medir los troncos de los árboles con cinta métrica.

Una vez terminado el DDP, es auditado (manualmente) por una empresa auditora previamente autorizada y, finalmente, el documento se somete, de nuevo, a la verificación (manual) del registro. Todo este trabajo manual conlleva un proceso lento y unos costes muy elevados: se necesitan 3 años y más de 700 mil dólares para certificar una superficie, independientemente del tamaño de la misma (cuesta lo mismo una hectárea que un millón de hectáreas).

Blockchain medioambiente

Ahora bien, este proceso no ha cambiado mucho en los últimos 20 años. La eficiencia que aporta blockchain a este procedimiento descrito anteriormente es monumental. Para empezar, los registros globales tienen 3 funciones:

  1. Establecen el protocolo
  2. Verifican los datos y certifican el proceso de los créditos de carbono
  3. Gestionan la base de datos y cobran una (fuerte) tasa por el registro de las transacciones.

Pues bien, de entrada, la última parte es completamente sustituible por blockchain. Esa es una de las principales razones para la creación de blockchain: registrar las transacciones de forma segura, transparente y barata. No hay absolutamente ninguna razón para que los registros establecidos lleven ese peso de ejecutar una base de datos fuera de la cadena (y cobrar en exceso por este servicio). Actualmente, el sistema se basa en la credibilidad y la confianza de estos registros para gestionar las bases de datos. Sin embargo, cómo utilizan una tecnología muy anticuada, son propensos a los errores humanos, a los ataques de los hackers, a los cortes de energía, etc. Blockchain permite una gestión descentralizada, anónima y sin permisos de dicha información y transacciones. Lo mejor de todo, elimina el riesgo de “doble gasto”.

Históricamente, las compensaciones de carbono (sinónimo de créditos de carbono) tienen mala reputación por ser utilizadas más de una vez, o vendidas más de una vez, o vendidas cuando no hay un proyecto detrás. El uso de la cadena de bloques (blockchain) ha eliminado este riesgo y ha añadido un valor significativo a la cadena.

Actualmente, se pueden reflejar los distintos conjuntos de datos, como las imágenes por satélite, en blockchain, lo que hace innecesaria la auditoría de la veracidad de los datos. A fin de cuentas, los protocolos de certificación no son más que algoritmos (un conjunto de reglas) en los que se introducen datos por un lado y se obtienen potenciales créditos de carbono como resultados por el otro.

Blockchain

Actualmente, sobre todo en nuestra era de inteligencia artificial, reconocimiento óptico de caracteres y automatización mediante codificación, nada de este trabajo de certificación de procesos y protocolos tiene que hacerse a mano. De hecho, muchas instituciones, como NCX Restor y Nori, han empezado a utilizar bases de datos digitales e inteligencia artificial para la determinación y emisión automática inmediata de créditos de carbono.

DAOs para ayudar al planeta

Por último, el mejor y más apropiado uso de blockchain y de la web 3.0 es la determinación del protocolo. Creo firmemente que deberíamos llevar a cabo este proceso a través de una DAO, una organización autónoma descentralizada.

DAO Ethereum

El uso de la gobernanza de la blockchain en una DAO permitiría a las distintas partes interesadas criticar y contribuir a la creación del protocolo, de una manera colaborativa y de código abierto, en contraposición al oscuro e increíblemente lento proceso utilizado por los actores actuales.

Muchas personas y los medios de comunicación critican erróneamente los créditos de carbono porque no entienden el protocolo de emisión. Si tuviéramos el proceso de establecer las reglas para la emisión abierto a todos, de forma pública, con la ventaja de una gobernanza dinámica, en lugar de reuniones a puerta cerrada por comités elegidos de forma política o poco clara, probablemente legitimaríamos la creación de créditos de carbono y confiaríamos mucho más en el sistema.

A través de blockchain podemos hacer que el proceso de emisión de activos de carbono y de remuneración de la conservación sea rápido, barato y creíble. Y llegar al pequeño proyecto de conservación que ha quedado fuera del sistema. Esperemos que el mundo reconozca esto a tiempo para que podamos salvar el mundo

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.
Share Article

Co-fundador y CEO de Moss. Luis trabajó de 2012 a 2019 como gestor de carteras y socio de fondos de operaciones en largo de renta variable de acciones latinoamericanas en Newfoundland Capital Management. Durante su estancia en Newfoundland, Luis creó el mayor fondo de renta variable latinoamericana ex-Brasil de la región para fondos de inversión y de pensiones de Estados Unidos y Canadá, y el mayor fondo de renta variable local de Argentina. Anteriormente, fue Director General de York Capital Management, trabajando como gestor de cartera para las inversiones de la firma en América Latina. Antes de trabajar en York, Luis fue socio de BRZ, un hedge fund brasileño, trabajando como analista de materias primas y gestor de carteras. Luis comenzó su carrera trabajando como asociado de investigación de instituciones financieras latinoamericanas en Credit Suisse y posteriormente se trasladó a la mesa de propiedad del banco en São Paulo. Luis es licenciado en Ciencias de la Gestión e Ingeniería, con especialización en Economía, por la Universidad de Stanford y se graduó con matrícula de honor en la Phillips Academy de Andover. Es nativo de Brasil y habla con fluidez inglés, portugués y español.

SEGUIR AL AUTOR

Opere con Plus500 el Proveedor n.º 1 de CFD en España*
*Investment Trends. 77% de las cuentas minoristas de CFD pierde dinero.

Comienza a Operar

Crypto.com DeFi Wallet - Manage 400+ tokens, earn interest, and more      

Install

Crypto.com DeFi Wallet - Manage 400+ tokens, earn interest, and more      

Install