La empresa Rapipago, dedicada a los servicios extrabancarios de pagos con diferentes fines, lanzó una solución que permite a sus usuarios pagar distintas obligaciones a través de WhatsApp, en las que se incluyen pagos de facturas de servicios y recargas de tarjetas de débito.

La manera habitual de utilizar los servicios de Rapipago en Argentina requería presencia física en alguna de sus múltiples sucursales, pero, gracias a la coyuntura pandémica del coronavirus la movilidad se vio claramente reducida y complicada. Ante esto, Rapipago ha lanzado su propio bot de WhatsApp

con el que sus usuarios pueden interactuar para realizar distintos tipos de pagos.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

En medio de una revolución fintech y clara adopción de medios financieros digitales en Argentina, la nueva modalidad del líder de los pagos en metálico, Rapipago, se presenta como una simple solución al tema de la movilidad, ya que con tan sólo agendar un número de WhatsApp correspondiente a un bot de la compañía, el usuario puede realizar pagos con factura, pagos sin factura y recargas, por mencionar sólo algunas posibilidades.

Rapipago también acondicionó su plataforma web con las mismas funcionalidades que ofrece en la app número uno de mensajería instantánea. Con un sencillo botón de “Pagá Acá” la sucursal de Rapipago se encontrará en tu navegador web listo para pagos y recargas.

“Evolucionamos nuestro ecosistema digital porque queremos que las personas tengan diversas alternativas para el pago de facturas sin salir de su casa. Rapipago es la red extrabancaria con la mayor oferta digital de pago de servicios, tanto para las personas como para sus empresas clientes”, detalla Walter Barisone, Director de la Unidad de Negocios Rapipago a iProUp.

Según datos expuestos por la ONG Latinobarómetro Corporation cubiertos por iProUp, ocho de cada diez argentinos posee un teléfono inteligente con WhatsApp activo. La estrategia de usar la app de Facebook como rampa para sus servicios y no como proveedor oficial de información, es la mejor jugada de Rapipago para estos tiempos de aceleración digital globalizada.