Recientemente, la empresa estatal de Uruguay Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE), dio a conocer a través de su portavoz, la presidenta Silvia Emaldi que dicho país tendrá su propio sello de energía renovable con tecnología blockchain. La iniciativa aprovechará la popularidad de dicha energía que se ha ido desarrollando en el país.

La presidenta, acompañada por el gerente de Planificación y Medio Ambiente de la UTE, Pablo Mosto, expuso sobre “La Matriz Eléctrica de Uruguay y la importancia de los Certificados de Energía Renovable” en el marco de la 3er Blockchain Summit Global que se celebró hace unos días en Montevideo. Según palabras de la propia Emaldi:

“Uruguay es segundo en el mundo, luego de Dinamarca, respecto a la participación de energías renovables variables en su matriz de generación. El actual desafío entonces es ¿cómo trasladamos a los clientes los beneficios de este cambio?”

Pablo Mosto añadió a la explicación que el objetivo es poder complementar esta disposición de energías renovables con certificados adecuados

. Se refiere así al interés creciente que existe entre los inversores hacía las políticas de descarbonización.

Se ha especificado que los certificados de energía renovable muestran de forma segura y trazable que la energía recibida por el usuario final realmente fue producida por energías renovables.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Para progresar en esta estrategia, la UTE se asoció con la Energy Web Foundation, organización que lidera el desarrollo de la tecnología blockchain en el campo energético a nivel internacional. Se espera utilizar su plataforma blockchain Energy Web Chain y empezar con las primeras pruebas conceptuales.

La certificación planea incluir un mapeo de la energía consumida, lo cual dará a conocer a un cliente su consumo de cierto período con el sistema de esta energía y así poder verificar si realmente viene de una fuente renovable. La UTE busca dar el siguiente paso con una normativa que regule la emisión de los certificados, en conjunto con el Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM). Esto permitiría consolidar el “Sello Energía Renovable Uruguay”.

Blockchain se viste de verde

En la actualidad, la tecnología blockchain ha marcado terreno en diversos ámbitos de la vida diaria. Lo ecológico no es la excepción: blockchain lleva ya algún tiempo vistiendo de verde para algunas corporaciones.

La gigante de telecomunicaciones Vodafone, que posee una rama que ofrece servicios tecnológicos para otras empresas, ha unido fuerzas también con Energy Web Foundation para mejorar la conectividad y trazabilidad de sus activos energéticos renovables, con la ayuda de Internet de las Cosas (IoT) y blockchain. Este proyecto se realiza con la finalidad de ampliar la red y mantener la estabilidad de los activos.

Por su parte, la firma española Acciona ha utilizado esta tecnología digital desde el año 2018, con el fin de afianzar el origen de la energía renovable que provee a otras empresas. Este método de verificación ha llegado a manos de dos compañías estatales chilenas, interesadas en dar su aporte en esta área: la Empresa Nacional de Minería (ENAMI) y Nueva Atacama.

Blockchain expande su utilidad a diversas áreas que marcan pauta en el futuro global. La energía renovable es un respiro para el ambiente, a diferencia de las energías fósiles que solo han causado daño al planeta. Se espera que sigan expandiéndose estas ideas entre compañías e inversores dispuestos a realizar más trabajos de esta índole.