Como todos temían: plataformas de Petro en mantenimiento indefinido

Compartir artículo

A partir del pasado 4 de enero, el Banco de Venezuela anunció que su plataforma BiopagoBDV estaría en mantenimiento hasta el 10 enero; con miras a adaptarla a los pagos con la criptomoneda petro para proveer un mejor servicio. Sin embargo, mediante un comunicado oficial realizado en la fecha límite, se anunció que tal mantenimiento se extiende indefinidamente.



Cabe resaltar que el comunicado, también por parte de la Superintendencia Nacional de Criptoactivos y Actividades Conexas (SUNACRIP), informa que “se ha iniciado la segunda fase de la construcción del ecosistema Petro”, implicando que existen varias fases desconocidas y que aún no se ha terminado de construir la infraestructura necesaria para el uso de la criptomoneda.

En esa línea, también se incluyen las plataformas Patria Instituciones y la PetroApp, que podrían entonces estar o no en mantenimiento de igual forma; pese a que parecen estar funcionando. Asimismo, el comunicado elude mencionar directamente el término “mantenimiento indefinido”, pero deja claro el mensaje por pura omisión:



“En este sentido, una vez culminado el proceso, la activación del monedero Petro del canal BiopagoBDV será informada oportunamente a través de nuestros canales oficiales”.

No se anuncia fecha de término ni se otorga más información.

Críticas y acusaciones

El anuncio fue recibido en Twitter con un mar de críticas y acusaciones. Hasta la fecha, el BiopagoBDV había sido prácticamente la única forma de poder utilizar los petros en el país; así que muchos comerciantes se quedaron sin inventario durante las fechas decembrinas.

Según les habían indicado a varios de ellos, los fondos gastados en petros por medio del Biopago les serían redimidos a bolívares en los días siguientes; pero esto nunca sucedió. Como consecuencia, quienes se quedaron sin mercancía temen ir a la quiebra; pues el Petro no es intercambiable más allá de las fronteras del país e incluso adentro es muy difícil que otros lo acepten como método de pago. Eso incluiría a sus proveedores.

 

De la misma manera que estos usuarios indignados vía Twitter, la organización de gremios empresariales venezolana Fedecámaras Lara declaró a un medio local que ninguno de sus miembros había recibido aún los abonos prometidos en bolívares a cambio de los petros:

“La información que manejamos es muy escueta. Desde el 18 de diciembre, los empresarios tuvieron que sortear las inmensas colas en sus comercios para atender a personas impulsadas por el desespero de gastar los petroaguinaldos en comida o insumos de primera necesidad, antes que tuviera menos capacidad de compra y ahora al demorarse la reposición del dinero, estos vendedores están en riesgo de quiebra, porque la mercancía está cada día más cara”.

Y no sólo los comerciantes han presentado quejas. Usuarios individuales han criticado rudamente los problemas traídos por el petro y han reportado que incluso los bonos sociales en bolívares de la plataforma Patria están paralizados debido al mantenimiento.

https://twitter.com/AraujoFredy/status/1215701129734033415

Por su parte, la Asociación Nacional de Criptomonedas (Asonacrip), publicó un tweet asegurando que se confirmaron los pagos a los comerciantes con petros únicamente. No obstante, tal afirmación no está respaldada aún de manera oficial.

También de forma extra-oficial, esta organización aseguró que, presuntamente, el mantenimiento del sistema BiopagoBDV para adecuarlo al uso de los petros estaría listo para el lunes 13 de enero. No mencionaron nada sobre el pago a los comerciantes.

Irregularidades técnicas

Aparte de todos los problemas acontecidos en la práctica, lo cierto es que el Petro tampoco gana mucho por teoría. Ya desde su Libro Blanco, que por cierto no resulta fácil de encontrar en su página web oficial, pueden observarse signos de malestar.

Este Libro Blanco está conformado por 14 páginas, pero la descripción del funcionamiento específico del Petro como criptomoneda se da apenas en dos. El resto hace énfasis en lo político y en los métodos de compra; los cuales, para el caso, solo incluyen a las casas de cambio nacionales aprobadas (o más bien patrocinadas) por la SUNACRIP.

Según este documento, el Petro es una criptomoneda con blockchain propia que utiliza Prueba de Participación (PoS) y Prueba de Trabajo (PoW) para validar las transacciones, además del algoritmo X11 en PoW y la posibilidad de crear masternodos con al menos 5.000 PTR, equivalentes, según su calculadora, a 295.100 USD.

El repositorio de su código en GitHub es privado, así que no hay forma de corroborar estos datos. Sin embargo, al momento de intentar buscar alguna de las direcciones generadas por la PetroApp en el explorador disponible en la página web del Petro, podemos descubrir rápidamente que este no funciona.

Si revisamos su código fuente, notaremos que apenas está construida la página visible y no más allá. Lo mismo ocurre si ponemos un número del 1 al 205983 en el buscador: salen presuntos datos de los bloques disponibles, pero es imposible saber por el código de dónde han salido esos datos. Todo indica que fueron copiados a mano.

Pero una señal más visible la podemos ver si damos click en cualquiera de las transacciones, sin importar la altura. En el resumen del bloque se puede ver una hora y fecha, como “Jan 11, 2020, 10:02:40 PM” pero, al entrar en las transacciones listadas, todas ellas, sin importar en qué bloque, muestran como monto solo el símbolo PTR (sin número), ninguna confirmación y como fecha el 31 de diciembre de 1969.

Por otro lado, la PetroApp no es, en ninguna forma, una cartera determinística. Los usuarios desconocen sus llaves privadas, si es que existen, y no se les otorga ninguna clase de semilla en forma de palabras para recuperar sus fondos en otro sitio. Todo el sistema es manejado de forma absoluta por el Estado, sin más opciones de almacenamiento e intercambio.

Incluso los exchanges disponibles solo existen dentro de las fronteras del país. Ningún otro ha querido listar al Petro y, como consecuencia, no aparece en populares páginas web de criptomonedas, como CoinMarketCap.

La palabra “estafa” no deja de rondar entorno al Petro. Su legitimidad viene siendo tan dudosa como la del propio gobierno venezolano liderado por Nicolás Maduro, así que su futuro es igual de incierto.

Share Article

Profesional en Letras en el criptomundo desde 2016. Escritora, investigadora y bitcoiner. Venezolana viviendo en Colombia, interesada en la cacería de estafas. Trabajando por un mundo mejor, con más descentralización y café.

SEGUIR AL AUTOR

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos