• La Gioconda podría ser tokenizada y vendida con el objetivo de recaudar fondos por la crisis provocada por el Covid-19.
  • La idea pretende salvar la dañada industria de la cultura en Francia.
  • La ventaja de tokenizar el arte es que una obra es divisible y verificable con blockchain.

Actualmente, no es tan raro hablar sobre tokenizar objetos del mundo físico. Eso es precisamente lo que propone Stéphane Distinguin, CEO de la empresa de innovación Fabernovel, con el famoso cuadro de La Mona Lisa, ubicado en el museo Louvre en París, Francia.

De ser el caso, la representación de la obra también conocida como La Gioconda podría dividirse en porciones o tokens. La idea también fue respaldada por Albert Dessaint, consultor y analista de Blockchain Partner. [Journal du geek]

Distinguin sugirió a la revista Usbek & Rica Magazine que La Gioconda podría ser tokenizada y vendida con el objetivo de recaudar fondos que ayuden a subsanar y compensar pérdidas derivadas de la crisis económica y sanitaria provocada por el Covid-19 o coronavirus. El CEO indicó:

“Sería como una gran suscripción global. Legal y técnicamente, esta solución tendría muchas ventajas: permitiría a Francia y al Louvre mantener el control de la pintura”

Tokenización del arte y la cultura como forma de acceso

Aunque la propuesta de Distinguin ocasionó cierto revuelo en los franceses y puristas del arte, ¿a quién no le gustaría ser “el dueño” de un fragmento de La Mona Lisa?

La realidad es que solo alguien con una gran fortuna podría permitirse comprar una obra de tanto valor como lo tiene La Gioconda y tan solo para verla en directo, en la mayoría de los casos, se necesitaría como mínimo un boleto de avión. El acceso a la llamada “alta cultura” estuvo durante mucho tiempo negado para el ciudadano común

.

Así, lo que más resalta de la posibilidad de tokenizar la famosa pintura es que permitiría a más personas y entidades, gracias la tecnología blockchain, optar por ser el propietario de una representación digital del cuadro, sin siquiera salir de su casa. De la misma forma en que un llavero o un recuerdo con la foto de La Mona Lisa, llevó la obra a la cultura pop.

Por otra parte, la tokenización del arte permite también que las obras o piezas puedan ser verificadas; es decir, se pueda asegurar su validez mediante el registro inmutable que ofrece la tecnología nacida de Bitcoin o blockchain.

Tal es el caso de Forever Rose, una rosa única que fue registrada en un smart contract de la red de Ethereum y una de las “cripto-obras” más costosas del mundo, que ya ha sido adquirida por varios coleccionistas. Asimismo, los tokens coleccionables son una de las formas en que una obra de arte, o cualquier otro producto, puede ser representado como una pieza única en el registro inmutable de una blockchain como Ethereum.

Damian Escobar

Lector de oficio y hobbie. Bitcoiner desde 2017 y convencido de la libertad que las criptomonedas pueden ofrecer. Me gusta explorar, leer y escribir sobre el potencial de blockchain en el arte y la cultura, además del impacto social de bitcoin en la sociedad actual.

Seguir al Autor

Quieres aprender más?

¡Únete a nuestro Grupo de Telegram y consigue señales de trading, cursos de trading gratuito y análisis diario con otros fanáticos de las criptomonedas!

La página web utiliza cookies.
Haz clic aquí para aceptar el uso de las cookies. Vea nuestra política de cookies

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar