C Capital de Hong Kong recauda $500 millones para invertir en activos de blockchain

Traducido por Eduardo Venegas
EN RESUMEN
  • C Capital, un proveedor de servicios financieros de Hong Kong, ha destinado 200 millones de dólares para un fondo blockchain.
  • La empresa apuesta a que los precios de las empresas privadas y los activos digitales están tocando fondo y mejorarán "después de otros seis a nueve meses".
  • El cofundador de la empresa, el multimillonario Adrien Cheng, dijo que compraría y desarrollaría un terreno virtual en Sandbox el año pasado.
  • promo

    Accede a más de 70 CFD de las principales cripto, sin comisiones y con spreads ínfimos Accede

Un proveedor de servicios financieros cofundado por el magnate inmobiliario de Hong Kong, Adrian Cheng, está recaudando 500 millones de dólares para invertir en activos de blockchain, crédito y capital privado durante los próximos 18 meses.

C Capital, cofundada por el exbanquero de Bank of America Merrill Lynch, Ben Cheng, tiene planes para un fondo de blockchain de 200 millones de dólares y tiene la intención de recaudar alrededor de 300 millones de dólares para estrategias de capital privado y crédito privado el próximo año.

A pesar de que comenzó como inversionista de capital de riesgo hace cinco años, C Capital se ha expandido más recientemente a empresas en etapas posteriores. Hasta el momento, la empresa ya ha invertido mil millones de dólares en más de 60 negocios, empresas privadas, activos digitales y créditos.

Observatorio Coinmotion

Según Cheng, las estrategias crediticias y de capital privado ocupan alrededor del 40% de su capital, mientras que el 20% restante desplegado en la clase de activos de fondos de cobertura se centra principalmente en el trading de criptomonedas.

Creencia en el fondo

La recaudación se produce a pesar de la caída de los mercados cripto durante el año pasado, ya que la empresa apuesta a que los precios de las empresas privadas y los activos digitales están tocando fondo. “Cuando la gente está a la defensiva, nosotros estamos a la ofensiva”, dijo Cheng, quien también es CEO.

Según él, este tipo de ambiente históricamente “dará el mejor resultado. Después de otros seis a nueve meses, volverá”. Después de duplicarse el año pasado, Cheng dijo que el valor de sus inversiones cripto existentes aumentó en 40% en la primera mitad.

Cheng invierte en el unicornio de Hong Kong Animoca Brands

Adrian Cheng es nieto del magnate Cheng Yu-tung, director ejecutivo de New World Development, heredero de la fortuna de la familia Chow Tai Fook y no relacionado con su cofundador de C Capital.

El año pasado, Cheng anunció que compraría y desarrollaría un terreno virtual en The Sandbox , una subsidiaria del unicornio de juegos de blockchain con sede en Hong Kong, Animoca Brands, en la que C Capital ha invertido.

El “centro de innovación” contará con 10 empresas vinculadas o asociadas con New World Development y la firma de capital de riesgo de Cheng que ofrecerá tokens no fungibles (NFT), experiencias inmersivas y entretenimiento.

“Proporcionar plataformas para que la próxima generación esté capacitada para crear, innovar y sentirse parte de algo que allana el camino para el futuro es fundamental para el progreso”, dijo Cheng. “El mundo digital está en constante evolución y debemos estar a la vanguardia de estos cambios mediante la exploración y el desarrollo continuos del metaverso”.

Cheng dijo que quería mostrar el éxito comercial de las nuevas empresas en el Gran Área de la Bahía, una nueva zona económica que conecta Hong Kong y Macao con nueve ciudades de Guangdong.

Como parte de ese proyecto, el multimillonario, coleccionista de arte y promotor inmobiliario de Hong Kong de 42 años reveló planes a principios de este verano para abrir un amplio complejo cultural y comercial en China continental en 2024.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.