• Cada vez es más fuerte el rumor de la muerte del dictador norcoreano.
  • Corea del Norte ha cometido múltiples cripto-crímenes.
  • ¿El sucesor de Kim Jong-un acabaría con los ciberataques?

Reportes recientes sugieren que el actual dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un, ha fallecido o cuando menos se encuentra en grave estado de salud. El medio TMZ llegó a publicar hace unos días sobre su muerte, aunque se retractaría poco después. Sin embargo, los rumores sobre su salud no dejan de llegar en avalancha por parte de distintas fuentes.

Es difícil tener noticias verídicas sobre Corea del Norte por obvias razones: este país se ha cerrado al resto del mundo debido a su liderazgo tiránico. Su vecino, Corea del Sur, ha desmentido dichos rumores, así como China. No obstante, esta última nación envió un equipo de médicos hacia Pyongyang este jueves, provocando aún más rumores respecto a Kim Jong-un.

Por ahora, solo queda esperar anuncios oficiales, pero en el peor de los casos surgen, entre otras, preguntas como: ¿cambiará Corea del Norte en el ámbito internacional? Y para el mundo de las criptomonedas, ¿Morirán junto a Kim Jong-un todos los crímenes relacionados con las criptomonedas que se le imputan a esta nación?

Pese a que lo han negado fervientemente, lo cierto es que los hackers de Corea del Norte se han ganado su mala fama a pulso. Es bastante probable que usando diversos malwares y lavado de dinero con criptomonedas hayan reportado al gobierno surcoreano miles de millones de dólares desde el ascenso de Kim Jong-un al poder en 2011.

Los cripto-crímenes

De acuerdo a un reporte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hackers norcoreanos al servicio del gobierno se las han arreglado a lo largo de los años para llevar a cabo hackeos millonarios a distintas exchanges de criptomonedas alrededor del mundo. Mediante este método, han logrado robar más de $2 billones destinados al financiamiento de su programa armamentista.

Asimismo, se hacen responsable a hackers norcoreanos por el mayor ataque de ransomware de la historia: el WannaCry en 2017. Este malware aprovechó una vulnerabilidad severa en Windows para colarse en miles de dispositivos en todo el mundo, cifrando casi 200 tipos de archivos y solicitando hasta 600 dólares en Bitcoin como rescate por dispositivo infectado. Firmas de la talla de Disney, Hitachi y Telefónica se vieron afectadas, así como más 200 mil víctimas alrededor de unos 150 países.

El cryptohacking también ha estado en la agenda de estos hackers. Esta táctica ocurre cuando “secuestran” la capacidad de tu dispositivo y de tu electricidad sin tu conocimiento, con el fin de minar criptomonedas (sobre todo Monero) para su beneficio. De hecho, la firma de ciberseguridad Recorded Future ha reportado que Corea del Norte está multiplicando sus operaciones de minería de Monero (XMR); con toda probabilidad para oscurecer de donde provienen sus fondos.

El lavado de dinero, a su vez, ha incluido millones de dólares pasados por exchanges de criptomonedas en partes pequeñas, a través de redes de brókeres cómplices y transacciones automáticas.

Los sucesores

Entre otras operaciones ilegales, lo cierto es que los crímenes con criptomonedas han ayudado bastante a financiar el régimen de Kim Jong-un, pese a las múltiples sanciones de Estados Unidos.

A su muerte, ¿esto continuaría sucediendo? Para responder esa pregunta, es necesario considerar a sus posibles sucesores. Y hay que decir que no hay muchas opciones disponibles: en Corea del Norte solo pueden gobernar los miembros de “sangre real”, por lo que, en teoría, solo algún miembro de la familia de Kim Jong-un está destinado a convertirse en el nuevo “líder supremo” del país.

Kim Jong-il, líder supremo de Corea del Norte hasta su muerte en 2011, tuvo cinco hijos: Kim Jong-nam, Kim Sul-song, Kim Jong-chul, Kim Jong-un (actual líder) y Kim Yo-jong. El mayor, Kim Jong-nam, murió envenado y en el exilio en 2017.

Kim Sul-song es la hija primogénita y, según informes, fue asignada al departamento de propaganda de los Trabajadores del Comité Central del Partido. Se ha involucrado más en asuntos literarios que en políticos, y esto sumado al hecho de que es una mujer en una sociedad estrictamente patriarcal pueden descartarla para el liderazgo.

Kim Jong-chul, el tercer hijo, ha tenido cargos dentro del sistema de gobierno norcoreano, pero no se ha involucrado en la política. Según algunos desertores en el exilio, prefiere tocar la guitarra con su propia banda musical, así que tampoco sería muy apto para gobernar.

Antes de llegar a la última hija del antiguo líder, es necesario mencionar que se ha reportado Kim Jong-un tiene al menos tres hijos, pero el mayor de ellos rondaría solo los 10 años. Por tanto, estarían lejos de una edad adecuada para tomar el mando.

Kim Yo-jong, la hermana menor de Kim Jong-un, resuena entonces como la sucesora más probable, pese al hecho de ser mujer. Es la Directora del Departamento de Propaganda y Agitación del Partido del Trabajo de Corea y ha acompañado a su hermano en múltiples eventos y viajes oficiales. De hecho, se dice que cuando él estuvo enfermo en 2014, fue ella quien asumió los deberes de Estado para cubrirlo.

Futuros probables

De acuerdo al analista Cheong Seong-Chang, del Instituto Sejong en Corea del Sur, Kim Yo-jong es, de hecho, la sucesora más probable:

“En la élite del poder en el norte, Kim Yo-jong tiene la mayor probabilidad de heredar el poder y creo que esa probabilidad es mayor al 90 por ciento. Corea del Norte es como una dinastía y podemos ver el linaje Paektu como sangre real, de modo que es improbable que alguien ponga en tela de juicio la toma del poder por Kim Yo-jong”.

Este escenario, sin embargo, no traería muy buenas noticias. Desde enero de 2017, fue incluida en la lista de “Nacionales Especialmente Designados” del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos por “su papel en los abusos contra los derechos humanos de Corea del Norte”.

Se dice que ella ha sido la principal responsable de diseñar el culto a la personalidad de su hermano y su familia y que, pese a no estar oficialmente involucrada en purgas y desapariciones, está bastante enterada de ellas y funge como consejera principal para su hermano Kim Jong-un.

En pocas palabras y considerando lo visto hasta ahora, si ella tomara el mando, no habría muchos cambios en el régimen norcoreano. Por tanto, las sanciones estadounidenses seguirían vigentes y esto implicaría que Corea del Norte seguiría buscando “métodos alternativos” de financiamiento ilegal. Entre los cuales se incluyen sus favoritas: las criptomonedas.

Claro que es probable que, solo por su género, Kim Yo-jong sea derrotada a favor de alguna clase de liderazgo colectivo, conformado por la cúpula del Partido de los Trabajadores de Corea y liderado por algún miembro (varón) destacado entre ellos. Así lo considera el académico Paul R. Gregory del Instituto Hoover, quien ha reflexionado sobre una Corea del Norte tras Kim Jong-un.

En este caso, podría darse una “forma más suave de gobierno”, menos beligerante con el resto del mundo, aunque quizás no mucho más abierta. Habría más probabilidad de que los ciberataques, cuando menos, se redujeran; pero no que desaparecieran del todo.

Ahora bien, existe una tercera opción un poco más sombría. Si la cúpula del Partido de los Trabajadores de Corea y los sucesores del antiguo líder no acuerdan en un corto lapso de tiempo quién es el más apto para liderar el país, se crearía un vacío de poder. Y allí existiría el riesgo de intervención militar por parte de Corea del Sur, Estados Unidos y China.

En este último caso los resultados son más bien impredecibles y pueden llevar a una crisis internacional. Corea del Norte podría incluso llegar a desaparecer tal como la conocemos, con lo que, en definitiva, se acabarían los ciberataques por su parte… pero quizás el costo de ello sea demasiado alto.

Por ahora, Corea del Norte continúa con sus operaciones usuales y no se han dado declaraciones sobre el estado de salud de su actual líder. Tan solo nos queda esperar por los resultados, sean mañana, en unos meses o en unos años. Después de todo, Kim Jong-un también es mortal.

Isabel Perez

Profesional en Letras en el criptomundo desde 2016. Escritora, investigadora y bitcoiner. Trabajando por un mundo mejor, con más descentralización y café.

Seguir al Autor

Quieres aprender más?

¡Únete a nuestro Grupo de Telegram y consigue señales de trading, cursos de trading gratuito y análisis diario con otros fanáticos de las criptomonedas!

La página web utiliza cookies.
Haz clic aquí para aceptar el uso de las cookies. Vea nuestra política de cookies

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Señales diarias, análisis de Bitcoin y chat con otros traders. ¡Únete a nuestro Telegram hoy!

Vámonos

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar

Lo estamos discutiendo en nuestro Grupo de Telegram

Entrar