El último token DeFi con temática de comida ha sido lanzado y se espera que tenga un mayor éxito que algunos de los que le antecedieron. BurgerSwap se lanzó en los últimos días en el DEX Binance Smart Chain, y busca capitalizar los “defectos” del proyecto SushiSwap para afianzarse en el mercado de las finanzas descentralizadas.

Ahora que el proyecto DeFi BurgerSwap está en Binance Smart Chain, ha captado la atención de Changpeng Zhao (CZ). El jefe de Binance tuiteó al respecto, debido a que, tras el fiasco de SushiSwap, este lanzamiento fue recibido con escepticismo. Un seguidor sugirió que ya hay suficientes “proyectos de estafa”, en respuesta a lo cual CZ señaló los “pros y contras” del mundo descentralizado, señalando que “cualquiera puede construir cualquier cosa” y Binance “no puede detenerlos”.

Fuente: Twitter

¿La carne en el asador?

BurgerSwap ha comenzado, en función de la cantidad de atención que ha recibido hasta ahora y el volumen en su plataforma desde su lanzamiento el 10 de septiembre. Según ellos, citando el Binance Smart Chain Explorer:

“Hemos generado un número récord de transacciones en Binance Smart Chain y hemos atraído a personas de todo el mundo para que utilicen nuestra aplicación”.

Hasta el momento, se han producido 120.509 transacciones de BurgerSwap, según BscScan.

Ahora BurgerSwap ha salido a la luz, defendiéndose de los críticos que son escépticos de que otra moneda con temas de comida en el espacio DeFi pueda ser legítima. Primero, sostienen que, a diferencia de la chef Nomi de SushiSwap, BurgerSwap no es un proyecto anónimo, simplemente han estado “ocupados construyendo”.

El equipo de BurgerSwap explica en una publicación de Medium:

Fuente: Medium

Dicen que cuentan con el cofundador de Ankr, Ryan Fang, como asesor y que tienen personas trabajando dentro del proyecto provenientes de los Estados Unidos, Reino Unido, China y Turquía. BurgerSwap todavía está contratando personal.

Surfeando la ola de la comida

A diferencia de SushiSwap, que es un fork (bifurcación, en español) de Uniswap, el código central de BurgerSwap, al que llaman DEMAX, “no se bifurca ni se copia”. Ellos dicen:

“Está construido desde cero y fue de código abierto durante las 24 horas posteriores al lanzamiento de BurgerSwap”.

Los Burger tokens están disponibles para la agricultura, pero las auditorías actualmente solo se realizan de forma interna. Están buscando auditores externos para agregar más credibilidad al proyecto y están ofreciendo una recompensa de 1,000 BNB al primero en completar la tarea.

BurgerSwap eligió surfear la ola de la comida como una decisión puramente de marketing, y dicen que se centran en crear herramientas DeFi que amplíen el espacio. El tiempo dirá si esta decisión les funciona o no.