Las nuevas regulaciones contra el lavado de dinero (AML) entrarán en vigor el 10 de enero en Europa. Las reglas, que se dirigen a las empresas de criptomonedas por primera vez, parecen tener un gran impacto en la industria.

La Fifth Anti-Money Laundering Directive (5AMLD) (Quinta Directiva contra el blanqueo de capitales, en inglés) entrará en vigor en menos de un mes. Fue detallado por primera vez en mayo del año pasado.

Las reglas, por primera vez, definen lo que se entiende por moneda virtual:

“… una representación digital de valor que no es emitida o garantizada por un banco central o una autoridad pública.”

Las regulaciones entrantes requerirán que aquellos que ofrecen servicios de custodia para monedas virtuales cumplan con las regulaciones AML establecidas bajo 4AMLD. Esto significará que las exchange que ofrezcan servicios dentro de la Unión Europea tendrán que presentar información sobre los clientes a las autoridades competentes y realizar controles de diligencia debida sobre la actividad de los usuarios que se considere sospechosa.

Esto va a tener un impacto dramático en la industria. Como señala el reportero Larry Cermak (@lawmaster), gente como Binance y OKEx, dos gigantes absolutos de la industria cambiaria, de repente tendrán que seguir las nuevas regulaciones o dejar de ofrecer servicios a Europa.

Binance, una de las exchange más populares gracias a sus altos límites de retiro sin requerir cheques de KYC (conozca a su cliente), necesitaría revisar sus propias políticas. Actualmente permite a los usuarios retirar dos BTC sin ningún control de KYC. Esto claramente no cumple con las regulaciones AML y necesitaría ser abordado. Alternativamente, podría decidir retirar todos sus servicios de la UE.

Publicidad
Continúe leyendo a continuación

Ante la creciente presión regulatoria de algunas jurisdicciones, Binance ya ha demostrado que está dispuesta a comprometerse a seguir ofreciendo sus servicios a mercados globales clave. La plataforma se retiró repentinamente de los EE.UU. antes de lanzar Binance US, un exchange muy reducida, pero que cumple con las normas para usuarios estadounidenses.

Algunas empresas ya han cerrado, citando las medidas reguladoras entrantes. BottlePay, por ejemplo, declaró la semana pasada que las nuevas regulaciones harían imposible continuar ofreciendo su servicio de propinas en los medios sociales de una manera consistente con su operación actual. En lugar de comprometerse, la empresa anunció que dejaría de operar a finales de año, a través de un comunicado de prensa. Otras empresas, como Simplecoin y Chopcoin, también han hecho anuncios similares.

Aunque las regulaciones entrantes ciertamente sacudirán la forma en que operan las compañías europeas de criptomonedas, algunas parecen estar abrazando el cambio. Un representante del exchange de activos digitales EXMO, Valeriya Kolomiychenko, escribió en un post de Medium que las nuevas reglas proporcionarían una mayor seguridad – algo que muchas empresas del mercado han estado ansiosas en los últimos años.