A pesar de que el precio de Bitcoin ha estado en ascenso la mayor parte del 2019, no se observa nada parecido a la manía por las criptomonedas que se vivió en 2017 cuando el precio superó por primera vez los $10.000. Algunos analistas creen que el aumento de los precios en los últimos meses, junto con un la aparente falta de interés de los inversores minoristas son señales de que los inversores institucionales están impulsando la presión de compra que ha llevado a Bitcoin nuevamente a las cinco cifras.

Un Nuevo Grupo

Según el análisis de la cuenta de Twitter @realcryptostats, los exchanges de criptomonedas no están viendo los mismos niveles de nuevos seguidores que durante e inmediatamente después del espectacular ascenso y caída de Bitcoin a fines de 2017. De hecho, la cantidad de nuevos seguidores por mes se ha mantenido alrededor del mismo nivel en Binance, Bitfinex y Coinbase desde hace un año.

Aunque estos datos están lejos de ser conclusivos por sí mismos, respaldan otra evidencia que sugiere que la presión de compra de este año proviene de un conjunto diferente de inversores. Al analizar Google Trends por ejemplo, se observa que las búsquedas del tipo “comprar Bitcoin” no están ni cerca de su nivel de 2017.

El argumento súper alcista sería que las instituciones, los mayores administradores de dinero del mundo, estan comprando grandes cantidades de Bitcoin. Quizás sea Bakkt, la tan esperada plataforma de futuros de Bitcoin de Intercontinental Exchange (ICE), que está acumulando BTC antes de su fecha de lanzamiento recientemente anunciada para fines de septiembre.

La razón detrás de tales argumentos es que los inversores institucionales típicos no van a Google a buscar “cómo comprar Bitcoin” antes de registrarse en Coinbase para hacer su compra de millones de dólares en BTC. Favorecerían las transacciones over-the-counter (OTC), al igual que cualquier esfuerzo de Bakkt por comprar Bitcoin antes de su lanzamiento.

¿Pueden Competir las Altcoins?

Sin embargo, la evidencia especulativa observada también respalda un par de argumentos mucho menos emocionantes. Dado que el dominio de Bitcoin está aumentando a niveles vistos antes de la corrida alcista de 2017, hay un aparente abandono del llamado mercado de altcoin. Gran parte de este capital terminó en Bitcoin, esperando la próxima “temporada de altcoins”, o quizás porque se percibe a la criptomoneda original como una mejor apuesta. Las personas que contribuyen a la presión de compra causada por una salida de las altcoins claramente no necesitarán buscar en Google cómo comprar Bitcoin o ser un nuevo seguidor en una plataforma de exchange de criptomonedas.

Del mismo modo, aunque menos probable, la presión de compra puede estar siendo causada principalmente por el mismo conjunto de inversores minoristas que sufrieron pérdidas durante el 2018. Quizás quieran otra oportunidad para invertir en Bitcoin ahora que el mercado parece haber tocado fondo.

También se podría argumentar que la mayoría de los compradores de 2019 son de países como China, donde Google y Twitter no son tan utilizados. Cualquiera de estos escenarios podría explicar fácilmente la combinación de la falta de interés en Bitcoin en las búsquedas de Google o los seguidores de Twitter.

La verdad probablemente se componga de una combinación de todo lo anterior, más algunos otros factores que aún no conocemos. Sin otra evidencia, es díficil extraer conclusiones de métricas como Google Trends o Twitter.

¿Qué crees que podemos concluir de los datos de Twitter y Google? ¿Quién crees que ha estado comprando criptomonedas durante el 2019?


Imágenes cortesía de Twitter, Shutterstock.