Interés vs conocimiento: ¿dónde y de quién aprender sobre el sector cripto?

EN RESUMEN
  • ¿En medio de este cambio de quién aprendemos ahora?
  • Curiosamente la tecnología blockchain es probablemente el primer gran cambio de la humanidad cuyo conocimiento no proviene de libros, universidades, instituciones o incluso de la industria militar.
  • La complejidad con la que el mundo avanza hace que la resistencia al cambio que presenta cualquier innovación disruptiva pueda romper sus barreras de adopción en cuestión de meses.
  • promo

    La Comunidad de traders de Telegram más TOP con los mejores estrategias Ven y únete!

En medio de una cena y probablemente sin pensar que dentro de mi influiría tanto, entre dos conversaciones escuché esta frase y para siempre hizo huella en mi cabeza. También en las últimas semanas hemos visto cómo muchos medios de comunicación han hecho eco sobre un evento multitudinario poniendo a prueba también esta pregunta ¿dónde se aprende sobre lo desconocido?.

Las emprendedores más disruptores que cambiarán el mundo dentro de cuatro años actualmente NO ESTÁN HACIENDO NADA, perdón si están haciendo una cosa muy importante y quizás más valiosa que cualquier otra tarea, están liberados de toda carga y paradigmas utilizando su tiempo para aprender”.

La frase también me reafirmó en lo que creía desde hace tiempo y en mi trabajo fomentando con todas mis fuerzas desde NWC10Lab a ayudar a SÚPER PIONEROS tecnológicos cripto y blockchain con proyectos reales, cómo es el caso de Leif Ferreira CEO de Bit2Me, proyecto al que tengo la suerte de ayudar desde sus inicios. Qué mejor manera de aprender sobre aquello que participar en la tendencia de los últimos cuatro años, consiguiendo así construir una comunidad de miles de personas que tenían la misma inquietud que yo, quienes también ayudan a estos emprendedores.

¿Y dónde están aprendiendo estas personas? ¿Dónde se está produciendo a día de hoy el cambio? ¿de quién aprender entonces?. Curiosamente la tecnología blockchain es probablemente el primer gran cambio de la humanidad cuyo conocimiento no proviene de libros, universidades, instituciones o incluso de la industria militar como lo hicieron algunos avances anteriormente. Por primera vez el conocimiento se está produciendo de forma global mediante las conexiones de innovadores liberados de su tiempo, y dedicándolo para investigar, y algo curioso, renunciando incluso a trabajar en empresas porque en ellas pueden sentir que no aprenden nada o no pueden explorar innovaciones que su entorno todavía no entiende.

La complejidad con la que el mundo avanza hace que la resistencia al cambio que presenta cualquier innovación disruptiva pueda romper sus barreras de adopción en cuestión de meses como nos ha demostrado eventos vividos como puede ser el COVID, y por tanto la necesidad de escuchar y aprender de esas personas de las cuales todavía no tenemos referencias suficientes para validar su conocimiento ni sus intenciones.

¿En medio de este cambio de quién aprendemos ahora?

Cuando el interés por algunos temas en la sociedad sobrepasan el conocimiento que hay sobre ello, y se dan casos como el vivido hace unas semanas donde miles de personas quieren aprender sobre un novedoso tema en un lugar demasiado familiar para aprender algo complejo. Es cuando saltan las alarmas.

¿Y cómo saber qué conocimiento es correcto? ¿cómo diferenciamos la fuente de la que aprendemos?. No es fácil en un entorno donde la innovación o el conocimiento de nuestra industria ha nacido directamente desde Youtube, desde grupos privados de Telegram, están en Comunidades de Discord, está en repositorios de código abierto como Github y curiosamente NO está en libros ni en universidades, ni instituciones; la velocidad con la que todo sucede está provocando que el cambio se tenga que aprender casi en tiempo real, casi en marcha.

El mundo cripto y blockchain está demostrando cómo las mayores disrupciones de nuestra sociedad ya están delante de nosotros sin apreciarlas y están creándose por personas que en muchos casos no han encontrado en el sistema educativo esa curiosidad o esos conocimientos para ser innovadores.

El mundo cripto y blockchain está también demostrando la importancia y responsabilidad que tiene toda la industria tecnológica de llevar todo su conocimiento a la sociedad a través de fuentes de confianza para el ciudadano, esto va a llevar trabajo pero es MUY IMPORTANTE dar pasos firmes sobre ello.

Educación blockchain

Desde mi humilde opinión y aportación con mi día a día (y desde aquí invitando a cualquiera que pueda ayudarle), siento que el mayor reto para fomentar el aprendizaje que tiene todo el sector cripto en este momento, parte de trabajar junto a universidades, instituciones y empresas; primero construyendo confianza con ellas, y tras ello trabajando duro para que estas reconocidas entidades puedan convertirse en fuentes de confianza sobre el cambio y el futuro, para toda la sociedad como han sido hasta ahora, y en algunos casos desde hace cientos de años.

Lo desconocido siempre trae nuevos desafíos: construyamos juntos, el futuro y el cambio necesita de todos.

Sobre el autor: José Luis Cáceres

José Luis Cáceres BeInCrypto

Ingeniero industrial y emprendedor en internet desde el año 1997, actualmente Chief Marketing Officer de Bit2Me y CEO de NWC10Lab, laboratorio de ideas Blockchain con una red de Súper Pioneros que cofundan su proyectos junto a cerca de 25K innovadores interesados por aprender de ellos y ayudarles.

¿Tienes algo que decir sobre la educación en el sector cripto o cualquier otra cosa? Escríbenos o únete al debate en nuestro canal de Telegram. También puedes encontrarnos en Instagram, Linkedin, YouTube, Tik Tok, Facebook o Twitter.

Las opiniones publicadas en BeInCrypto no deben determinar ninguna decisión financiera de los lectores, son opiniones personales del autor.

Descargo de responsabilidad

Toda la información contenida en nuestro sitio web se publica con buena fe y sólo con fines de información general. Cualquier acción que el lector tome sobre la información encontrada en nuestro sitio web es estrictamente bajo su propio riesgo.